martes, 10 de marzo de 2015

¿Y si en vez de saquear los dungeons optásemos por protegerlos?


Llevo varios días dándole vueltas a algo a raíz del constante, doloroso, innecesario y barbárico progromo que la escoria del ISIS ha iniciado contra el Patrimonio de la Humanidad, los tesoros de las primer civilizaciones que habían resistido a imperios, guerras y desastres naturales...pero que nada han podido hacer contra la enfermiza obcecación de los fanáticos enemigos de su propia historia. Es una chorrada como un piano pero creo que , o al menos espero, puede resultar interesante. La lectura de D&D Next también tiene algo que ver.

Aviso, soy consciente de que se me ha ido la olla un poco con esta entrada, pero lo que esos mierdas están haciendo sin que nadie haga nada me está pasando una auténtica mala factura. Hasta he llorado, joder

La cuestión ¿y si cambiamos algunos de los elementos de las clásicas aventuras de mazmorreo? Hablo del pateamiento de puerta y el saqueo indiscriminado de todo lo que no estuviese unido de forma indivisible, tal vez gracias a pegamento enano, al recinto dungeonil. Queramos o no, esas misiones no son más que saqueos de tumbas, palacios, castillos, karak's perdidos y ciudades abandonadas. Expolio del patrimonio, empleando alguna palabra más moderna. Si, es cierto, dentro de estos espacios históricos llamados por algunos dungeons suele haber cosas u criaturas, malos okupas que no hacen nada por la comunidad o antiguos inquilinos que se resisten a quedarse muertos...que pueden hacer y hacen más mal que bien por lo que se suele justificar el pillaje que los PJ's llevan a cabo.
"Es que necesitamos una recompensa" o "Sin tesoro ¿para que vamos a venir?".

Propongo que le demos la vuelta, al menos una vez a ver que se siente, Que los PJ's vayan al dungeon X no para saquearlo en búsqueda de oro y gloria,..sino para protegerlo. Para que evitar que orcos, goblins, humanos con ganas de sacar dinero fácil o profanadores con odio hacia un pasado que no reconocen como suyo, ahí no sé porque he pensado en los Suelios de Greyhawk, destrocen el patrimonio de la gente de la región. No solo por motivos prácticos (es que en tal dungeon hay un mal encerrado, es que en tal dungeon hay un artefacto que evita que el malo tal salga de la dimensión chuchurra para asolar el mundo) sino porque debe hacerse. Así de fácil.

Y no me vengan con las mentalidad de los habitantes de los mundos fantásticos en cuestión...que sus mentalidades y horizontes mentales, sus economías morales, son bastante contemporáneas. De modo que la pirueta dialectica e intelectual para justificar este giro es fácil de hacer.

¿Que tal si en vez de evitar trampas deben asegurarse de reactivarlas tras el paso de los saqueadores, mientras se encargan de eliminar las que hayan podido poner esos desgraciados? ¿Y si en vez de matar al otyugh que vive en la zona B9 deben encargarse de que está bien puesto que forma parte de un ecosistema único instalado en esa zona del complejo dungeonero?

¿Los kobolds de los alrededores no son en realidad una eficiente protección de ese tesoro arqueológico debido a sus hábitos antropófagos? Esos golems que llevan guardando la tumba del rey Sargonian desde hace cinco veces mil años ¿no son en realidad una forma alucinante de arte, una muestra de las habilidades artísticas de los pueblos del pasado? Y esos cabrones con cimitarras y las manos manchadas con la sangre de su propia gente se los ha cargado por razones tan absurdas y contradictorias que ni me molestaré en escribirlas en este pozo de Mordor que llamo blog. Habrá que darles una lección de respeto al patrimonio.

Se me ocurre como meter esta lucha por la protección del patrimonio, a vuela tecla, en dos mundos. En Eberron aparte de razones más mercantilistas las naciones de las Cinco "ah no que somos más" naciones tienen que salvar esos tesoros ¿por qué? porque muchas naciones de Khorvaire son muy muy jóvenes y se han independizado de estructuras mayores, de un enorme imperio centenario ¿acaso no son parte de su identidad, un pasado al que mirar para tener un futuro? Y en Midnight...bueno, Izrador está destruyendo toda la belleza del mundo, todo el saber antiguo, todo lo que hubo antes que él. Creo que no hace falta decir más. Y menos con esos hijos de la gran puta destrozando nuestro pasado.

Creo que el giro puede ser curioso ¿que os parece?


8 comentarios:

  1. Me parece una genialidad. Un punto de vista que jamás había contemplado. La protección, restauración y conservación de dungeon no sólo aportaría grandes aventuras (los PJs tendrían que entrar en la dungeon y matar a los bichejos y saqueadores, sufrir el riesgo de que se salten trampas en su reactivación...) sino grandes valores didácticos. Un 10.

    ResponderEliminar
  2. Brigada de Mantenimiento de Mazmorras, acuda a la Tumba del Liche XD. No lo veo descabellado, serian aventuras geniales para un grupo de eruditos o monjes, restauradores, artistas, artesanos y otras clases similares que pudieran sacar partido de sus habilidades no centradas en el combate.

    ResponderEliminar
  3. Lo que más me gusta de la idea es que encima los monstruos que viven allí no tienen por qué ayudar a los PJs, sino que los PJs tendrían que protegerse de ellos... y no cargárselos en el proceso. Vamos, como alguien que cuida un parque natural en África, se enfrenta a los furtivos, y encima tiene que procurar que los leones no se los zampen.

    ResponderEliminar
  4. Pues esta entrada viene de perlas con el perfil Conservador-Bien Común que puse en mi entrada de Aventureros Arqueólogos esta mañana.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena la idea!! Pero me parece realmente triste el motivo por el cual has tenido esta brillante idea. A veces la realidad supera fatalmente a la ficción.

    ResponderEliminar
  6. Realmente el tema de conservación del patrimonio es algo relativamente nuevo en nuestra civilización (estoy seguro que tú como estudioso de la historia me puedes dar clases a ese respecto).

    Normalmente, un dungeon se plantea de tal manera de que la peor acción que puedes hacer, es dejar que los habitantes de que lo pueblan continúen haciendo de las suyas (en este caso, los habitantes serían como el ISIS). Por lo tanto, lo normal es saquear esas ruinas (cosa que realmente se hizo historicamente en el pasado, como expediciones de Napoleón y los británicos a Egipto y ese tipo de cosas).

    Sin embargo, al hilo de lo que comentas se me vino a la mente un ejemplo viejuno donde esto no es así. Hablo del librojuego "Retorno a Brookmere". Como bien conocereis, tomas el papel del hijo de un Rey élfico que ha sido enviado a explorar las ruinas de Brookmere, antaño su patria que fué invadida. Como protagonista, nuestra intención no es ni mucho menos "saquear" (o expoliar el património). Se trata de una auténtica misión de reconocimiento con la idea de posteriormente expulsar a los "expoliadores" y "restaurar el patrimonio". Por lo tanto, este es un escenario de dungeon clásico donde se plantea (muy primitivamente) ese tipo de ideas. Fácilmente se puede ir un poco más lejos, seguro.

    Otra cosa que se me ocurre, es darle la vuelta a la típica historia de maldiciones de momias y demás. Nuestros PJs pertenecen a una antigua orden dedicada a vigilar el descanso eterno de los reyes de antaño. Pero una complicada traición ha terminado en el robo del medallón sagrado del sumo sacerdote del dios del sol. Ahora, una extraña secta/culto, se ha visto en las inmediaciones de los sepulcros reales (pirámides, templos o complejos subterraneos, lo mismo dá). Debemos recuperar el medallón e impedir que saqueen las tumbas reales, pero existe un gran problema, a parte de los malos, tendremos que enfrentarnos (o evitar) a las momias, que responden al poder sagrado del medallón.
    Quizás este planteamiento se acerca más a lo que planteas, y creo que es muy plausible.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta muchísimo tu idea. Protegerlas, transportar figuras y construcciones para salvarlos de destrucciones futuros saqueos (que es lo que desearía que hubiera pasado en la realidad antes de que el fanatismo arrasase con verdaderos tesoros de nuestra historia).
    Es un maravilloso giro que le damos a nuestras aventuras.

    seeU!

    ResponderEliminar