sábado, 15 de noviembre de 2014

¡DEFENDAMOS AL OSGO!

Rolera, rolero, tu que lees estás palabras tal vez no lo sepas pero desde hace años una especie autóctona de este país está en peligro de extinción por la introducción de especies extranjeras que ocupan sus nichos. Criaturas majestuosas y castizas como el toro bravo, que moraban en los parajes forestales de España...hasta la llegada de nuevos competidores ,que junto a la acción del hombre, están acabando con sus parejas reproductivas al tiempo que les obligan a abandonar sus hogares.

Hablo, como no, del majestuoso y adorable osgo. Una criatura que desde hace décadas han morado en los manuales y módulos de decenas, miles ¡millones! de manuales, módulos y bestiarios de la Piel de Toro. El osgo, que solo se encuentra dentro de España, es pariente del europeo Gobelour que podemos encontrar más allá de los Pirineos. El osgo, que antaño campaba desde las costas de Finisterra hasta las Alpujarras pasando por las dos Castillas y los territorios del Cantábrico, ahora solo puede ser encontrado en tierras lorquinas y ciertos cotos propiedad de roleros preocupados por la supervivencia de la especie.

Traductores furtivos y roleros exportadores han ido metiendo dentro de sus territorios de caza y procreación a su más popular, gringo y moderno competidor: el bugbear americano. Concrétamente de los territorios D&DcuatroPuntoSida y de la reserva Pathfinder del PeñaNardo desde los cuales se exportan cientos de bosques de pino transformados en árboles con dibujines. No dudamos que el bugbear es una especie aparte, majestuosa y hermosa a su manera mas ¿no hay acaso ya sitio dentro de vuestro corazón para esta singular criatura, tan propia, tan nuestra y que ahora agoniza?

¡Mientras que los franceses y los belgas cuidan y miman de sus Gobelours en España se comete un genocidio silencioso que amenaza la superveniencia de una aberración peluda que ya forma parte de la idiosincrasia rolera patria! Ni las autoridades ni los clubs de rol parecen querer hacer nada por ayudar al osgo a recuperarse, si fuera un lindo felino otro gallo cantaría pero él ha tenido la mala suerte de ser un feo goblinoide peludo un tanto apestoso y vil nacido de una traducción ochentera ¡pero que es ya parte de la naturaleza de nuestros dungeons y bosques! Muchos masters creen que bugbears y osgos son la misma cosa, cuando son en realidad dos especies diferentes que separaron sus caminos hace ya casi 30 años.



Por eso yo os pido que encontréis en vuestras mesas y aventuras un sitio para el osgo, que le permitáis asomar su indefinida cabeza anclada a su cuerpo de cosa velluda llena de costras, le dejéis cazar humanos y otros sabrosos seres inteligentes que componen su dieta ¡al mismo tiempo que pasais a cuchillo a todo bugbear que ose decir cucú por sus terruños!

Plantale cara a la extinción. Apadrina un osgo. Apadrina un monstruo de pata negra.

1 comentario:

  1. Yo en mi condición de andaluz y sintiéndolo mucho, el término "osgo" me resulta muy incómodo de pronunciar, así que no secundo su protección terminológica, pero sí me gustó la traducción que le dio Martínez Roca al bugbear "espantajo". Me es más divertida y ridícula "¡Niño que vienen los espantaho!"

    ResponderEliminar