martes, 2 de septiembre de 2014

Receta: la Big Isak (Hamburguesa)

Soy la Big Isak, y en la Unión Soviética
Yo te como a ti
El sábado mi viejo se puso pesado para que cocinase, y como tenían antojo de hamburguesa me puse manos a la obra con la versión 2.0 de la Big Isak.

¿Que tiene de especial esta hamburguesa? La carne humana...digo, no. El amor. Si. Y que tiene cerveza.

Como éramos 3, aunque al final 4 y yo me quedé sin poder probarla, compré 800 gramos de carne picada, ternera claro, y la puse en un recipiente. Acto seguido cogí un botellín de Guiness y eché dentro 3/4 partes del mismo, mezclé bien la carne con el delicioso fluido irlandés.  Luego eché lo normal, algo de aceite, dos cucharadas de pimentón de la vera y un poco de sal. Finalmente una cebolla picada muy fina fue añadida al montón, que mezclé con ganas. Ya teníamos la materia cárnica presta. Su forma final sería la de una hamburguesa del tamaño de una mano abierta.

Fase dos, el panecillo. Compré de los de Panrico a falta de unos muy ricos y más sabrosos. Calenté la plancha y eché mantequilla dentro. Ahí tosté el interior de los panecillos.

Fase tres, el jodido queso. La Big Isak se llama así debido al queso. Uso uno danés muy cremoso que venden en barra llamado Havarti...como danés también es mi amigo Isak. Dos lonchas, uno en cada panecillo, dan mucho sabor al conjunto. Fundido por el calor del pan, la carne y la cebolla es gloria del señor Khorne.

Fase cuatro, lo verde. Lechuga no había pero si cebolla y tomate. Apoché la cebolla en la sarten hasta que quedó perfecta, blandita y sabrosa, y el tomate fue cortado en cachos bien gordos. Producto de la huerta de mi amigo Mikel, por cierto.
La cebolla se puso aparte para que mi familia se sirviese agusto.

Fase cinco (en realidad la fase cero porque fue lo primero que hice), las putas patatas. Yo no como patatas, pero en mi familia son un plato habitual. Dos enorme patatones cortados en simpáticos gajos, recubiertos de aceite de oliva y pimentón. Dos horitas en el fuego a 180 grados para que se doren. Sal gorda. Me dijeron que estaban muy buenas.

¿El resultado? Un hamburguesón de cojones...por lo que me dijeron. Con la carne muy muy sabrosa y jugosa por la cerveza, y un toque picante por pimentón (saqué la idea de una receta posteada por Kano Goblin).

El homenajeado...con una riojana al lado

Espero que os haya gustado...espero que os haya abierto el hambre.

¿Yo? Me comí unas berenjenas y un pato de lenteja porque mi hermana se apuntó en el ultimo momento al festín.

2 comentarios: