lunes, 11 de agosto de 2014

El Reino de la Sombra: Goblins

Pues el señor Tenfes se me ha adelantado, porque esto iba a caer ayer pero entre pitos y flautas que no vienen al caso lo dejé para hoy. Pues nada, aquí están los goblins para El Reino de la Sombra basados en uno de los personajes de Orcs & Men: Estigio.
¿Son todos los goblins así? No, solo algunos...afortunados.

¡EMPEZAMOS!



Los goblins de Valsorth son una plaga infecta que desde los tiempos del Rey Dios se ha expandido por el continente, desde las Llanuras Grises a los bosques malditos de Shalanest Oeste pasando por las Kehalas. Nacidos de experimentos que Viis el No-Muerto realizó sobre algunos orkos en sus momentos de tedio, experimentos crueles y abominables que produjeron los primeros ejemplares de esta raza que soltó en sus mazmorras para atormentar a los prisioneros.
Y ahí medraron, y luego se expandieron. Durante la guerra nadie se fijó en los pequeños engendros verdosos que entre los fuegos del conflicto se dedicaron a saquear los campos y a comer el menguado ganado. Cuando las cenizas se posaron las miradas y garrotes de los campesinos se posaron sobre los goblins. Cientos fueron capturados, apaleados, colgados y quemaron pero poco importó. Las bestejuelas se replegaron a los lugares aislados y sombríos de Valsorth...las más frías montañas, los más pestilentes pantanos y las alcantarillas de los grandes estercoleros de la humanidad. Dado que apenas enferman y que sus partos son múltiples no es extraño que en pocos años una comunidad llegue a doblar, triplicar incluso, su tamaño.
En esos entornos empezaron a evolucionar, imitando a los humanos y rapiñando sus restos. Primitivos y toscos iniciaron el lento caminar hacia la civilización. Se organizaron en pequeñas tribus enfrentadas entre sí, formaron sus primeras religiones y descubrieron el valor del intercambio. Según aumentaba su número, pues son prolíficos como ratas, entre estos humanoides aparecieron algunos ejemplares movidos por una curiosidad innata que decidieron aventurarse fuera de sus hogares. La mayoría murió apaleada y devorada por algún perro de cierto tamaño, pero los hubo que prosperaron entre los humanos...y que al regresar a sus hogares se dieron cuenta de que ya no encajaban entre ellos.
Estos goblins viven una vida triplemente peligrosa.
Por un lado el mundo exterior suele despreciarlo...lo mismo que sus comunidades de origen.
Por otro viven la vida del mercenario, del asesino y del ladrón. En un caso particularmente infame: gigolo.
Y finalmente...no son pocos los estudiosos que buscan capturarlos para diseccionarlos y ver que les ha permitido elevarse sobre la barbarie.
Por supuesto los hay que hacen de tripas corazón y deciden hacerse con el mando de la tribu, de forma violenta y sangrienta, para dirigirla hacia objetivos más...sofisticados que revolcarse en heces, pelearse por ver quien copula y comer ratas. El saqueo, el robo y la extorsión son algunos de esos objetivos. Como lo es expulsar a los orkos que esclavizan a los suyos ¡para poder hacerlo ellos!
Los goblins son criaturas pequeñas, que caminan ligeramentes encorvadas y cuando corren suelen rozar con sus nudillos el suelo. Sus caras huesudas están dotadas de enormes narices, con un marcado y afilado mentón. Tienen la piel verde parduzca, recubierta de verrugas y cicatrices, sin pelo pero tremendamente callosa. Suelen ir desnudos, aunque los que sobreviven en el exterior suelen terminar vistiéndose, especialmente con capuchas para cubrir sus rostros con capuchas que les protejan de la perniciosa luz. Sus ojos son rojizos y brillantes, con un brillo malicioso. Farfullan una versión degenerada, si degenerada, del orkan...aunque tienen facilidad para aprender otras lenguas.
Huelen bastante mal. Y machos y hembras son prácticamente idénticos.


Tamaño: Pequeño
Características: Fuerza 8, Destreza 12,Carisma 8, Sabiduría 8
Velocidad: 12 metros
Rasgos raciales:Correr,Despierto,Énfasis en habilidad (+2 Atención y +2 Supervivencia), Énfasis en habilidad (+4 Sigilo) Entorno predilecto (a elegir), Infravisión I,Ocultación mejorada, Resistencia a enfermedades, Olfato animal I,Sensibilidad a la luz

No hay comentarios:

Publicar un comentario