lunes, 21 de abril de 2014

Encuentros Rúnicos 2014, historia de una ida y una vuelta (constante)

Pues ya se acabaron los Encuentros Rúnicos 2014 y, como no, toca la reseñita de 3 de los cuatro días de Jornadas (como tenía cumple no pude ir a la despedida, peeeeeeeeero bueno). Adelanto que mi valoración es muy positiva pero que hubo cosas que realmente me parecieron innecesarias e incluso molestas, cosas que entran fuera de las competencias de la organización.

JUEVES
En la mochila: saco de dados, Mournblade, Caja del DJ de Mournblade y Satarichi
Llegada junto a 5 miembros de la Logia a Rentería, inscripción y primeros abrazos con amigos y conocidos a los que hacía mucho que no veía. El Mercado Viejo (conocido por algunos como Menzoberranzan) es amplio, con muchísimas mesas  a lo largo de una única planta. Me preguntan los de la organización si quiero ir de pintxo pote ( se ve que es actividad, me quedo extrañado).
La mayoría de las fotos mías que veréis en Rúnicos
son de este pelo
Para empezar a amortizar las Jornadas coloco un cartel de partida (Mournblade) y me dispongo a dirigir un módulo propio para dicho juego a Tenfes, Aker y otros miembros de Kondaira (como el inefable Gorka, al cual mando un saludo). Y la verdad es que fue bien, muy bien; el sistema me parece genial (elegir entre tirar 1D10 y sumar atributo pifiando solo si sacas 10 o menos de diferencia hacia abajo respecto a la dificultad, o tirar 1D20 y jugártela puesto que los impares no suman y sacar 1-11 es pifia automática). Me dio rabia no haber metido el tema de Runas en juego pero dado que el manual está solamente en francés me iba a tomar excesivo trabajo, amen de complicar demasiado la partida.
Hablando de ella ¿que puede salir mal cuando vas a Nadsokor para ver si puedes hacerte con una reliquia melnibonesa llamada el Portal del Éxtasis? Muchas cosas, sobretodo si hay agentes de la Ley infiltrados, un grupo de hechiceros granbretanos perdidos entre mundos y...nuestros jugadores. Pero fue bien.

La mierdi ficha que hice de Mourblade, 5 paginas...
Después de la partida parada para ir a comer y ligero frikerío. Me compré el Pequeños Detectives de Monstruos que fue firmado por sus encantadores autores. Me ha parecido una preciosidad de juego.

A estas alturas ya se había llenado de gente y los gritos de "OOOODIIIIN" con un cuerno empiezan a aflorar. Las primeras diez veces bien pero ya al rato la cosa solo molestaba, en el poli no hubiese sido tan jodidamente molesto pero es que los techos bajos del Mercado Viejo...es otra historia.

Más gente, mucha más gente y más abrazos. Tres personas me reconocen como Crom y se hacen fotos conmigo, luego medio en coña me piden autógrafos (la gente está fatal). Todo muy bonito y divertido. Me paso por el stand de NSR y conozco a Pedro J así como a parte de Colectivo 9, el Satarichi empieza a cambiar de manos. Se me pide una partida, otra vez.
Repito la partida de la mañana y el resultado es distinto, pero en general el acuerdo es el mismo: el juego mola mucho. Estaría bien verlo en castellano.
Estamos un rato más, vamos al Stick a tomar un Thor después de cenar un poco y a casa. Durante el viaje Alex me convence para que escriba una aventura en la que se interpreten a orcos en un mundo hostil, vamos, un módulo donde poner a los jugadores en los calcetines de los sacos de PX's verdes.

VIERNES
En la mochila: Polaris (el francés) y Satarichi, el caso con cuernos, mi saco de dados
Llegamos a la mañana y me apunto a una partida de Hollowpoint, un juego indie narrativo molongo que va a sacar La Guarida del Trasgo. Me lo paso muy bien interpretando al señor Agente Naranja y su Cool 5, finalmente vencemos a Fuhborg(un clon cyborg de Hitla) de un besazo porque "Siempre acabo las misiones del modo más sexy posible". Sistema sencillo y muy divertido. Apalabro una entrevista con los chicos de La Guarida del Trasgo que subiré esta tarde. A todas horas gritos de "OOOODIIIIN".

Hago rato jugando al Cheez geek con Bernardo y un chico, conozco a Paula de Colectivo 9 y hablamos de universidades. Finalmente nos juntamos un grupo majo con este Colectivo y los de Kondaira, algunos quieren comer menú en el Blue Pick y otros preferimos bocata en la calle. El sitio está bien en calidad precio pero el servicio es leeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeento de cojones y la buena mujer una perdona vidas. Volví el sábado a la noche, y la verdad, quedé bastante descontento pero...

Bueno, comida en la plaza con Juan Sixto, Andrea, Joan, Paula y el resto del equipo de Colectivo 9, hablamos de rol, política y me parece que incluso de películas porno. Redescubro que soy un horror con los nombres. Pero ellos tienen presentación de la revista a las 16:00 y deben prepararla, yo en cambio tengo partida de Satarichi. Lluvia de autofotos (selfies les llaman ahora) con el manual en cuestión.

Mesa redonda muy interesante pero me fui a la mitad porque teníamos una cita con el horror: SATARICHI.
Bueno, no diré demasiado sobre eso porque Jokin ya le ha dedicado una entrada en su blog. Comentar que la partida duró hora y media, y que tras el tercer eterno combate tuvimos que dejarlo porque nos daba la risa de forma incontrolada. Andrea me pide los cuernos para una foto ( y si, dirigí Satarichi con mis vigorosos cuernos), le quedan mejor que a mí.
Acabada la partida me apunto a probar el juego de tablero de la Espada Negra con Ruben, uno de los Hermanos Juramentados. El juego es sencillo pero tiene mucha gracia y la verdad es que me gustó mucho, aunque no ganase ninguna de las tres partidas. Me pareció ideal para partidas de sobremesa y viajes en tren.
Entrevista a La Guarida del Trasgo registrada por Tenfes, gracias macho.
Al terminar la partida conozco a Verion y junto a mi buen amigo Iban e Iñaki nos vamos a cenar. Pizza, como no. Porque el Pizza Sprint está de puta madre.

Calma la sed
La cena genial, charlas muy interesantes sobre la situación del País Vasco, los juegos de rol y demás, muy interesante. Como tenia sed me pillé una jarra de agua llena de birra, acabé algo mareado pero a la hora y pico ya estaba perdiendo al Trivial en otra de las salas de los Rúnicos (puesto que el Mercado Viejo cerraba de noche). La zona de juegos es un acierto puesto que así no se molestan los unos a los otros, y es lo bastante espaciosa para albergar a la gente que quiere seguir frikeando de noche.

Descubrimos que el mono que escribe las preguntas del Trivial sigue vivo y al terminar Verion, parte Colectivo 9 y un servidor nos vamos al stick a tomar unos Galactus. Más abrazos con amigos. Teoría del rol y  muchas risas, hablamos de la revista de NSR, de juegos y autores. Muy buen rollo, decido que esta gente me cae muy muy bien.
Xabo, no de los antiguos organizadores, me ve con mis cuernos por primera vez en sintonía con la ambientación y nos invita a un poco de hidromiel, chupitos. Es como vino blanco sin gas y miel, está rico pero es excesivamente azucarado.
A Verion le quedan mejor mis cuernos que a mí.
Volvemos a la zona de juegos, seguimos de charleta y para las 4 Iban e Iñaki invitan a los Hermanos Juramentados a dormir a su caserío (que algún día será mio, por cierto). Me llevan a casa en coche, no sin antes de que ellos descubran que Iban no tiene buen sentido de la orientación.
Confirmo mi teoría de que si, de que esta gente me cae muy muy bien. Y van dos.

SÁBADO
En la mochila: Aventuras en la Marca del Este, Hawkmoon, los cuernos, el Brujería y ¿resaca? No, eso es de débiles
Ya no hace tan bueno y refresca.

Último día. Llego algo más tarde porque le debía un Blacksad a Aker, y me paso la mañana dándole a juegos de tablero. Odio el Masquerade porque soy un luno a esos juegos. Le paso a Andrea el Brujería, pero me olvidaré de recogerlo y tendré que quedar con los bilbainos para recuperarlo (ya ves tu que pena). Pizza, porque la pizza mola, y mucha charla rolero, muy muy muy muy ameno.

ZEMOS ORKOS
A estas alturas ya estoy muy afónico y mi partida de Semos Orkoz no mejorará la situación. Aventura muy básica, averiguar que hacen los humanos en el bosque y proteger a la tribu. Los jugadores fueron más por el lado cómico y jocoso del orko, lo que antes molaba de Warhammer vaya, e iniciaron una serie de muertes y desgracias gordas (finalmente 16 orkos muertos y un TPK de narices gracias a sus nefandos planes). Solo vencieron a Josetxo el Explorador...ays.

Cerveza con María y el Doctor Oprimare, reflexiones sobre la carpa. Sobra.

Frikerio y entrega de mapas de Liriam  a NSR, nos despedimos de los Hermanos Juramentados y cenamos. Charla sobre rol durante la HORA Y MEDIA que tardaron en servirnos en el Blue Pick. La ensalada Cesar más pobre de la historia (sin huevo, anchoa, queso ni pan tostado, y por 7 euros, un puto robo) y un descontento gordo. Charleta sobre rol, y finalmente vuelta a casa tras despedirme.

Conclusiones
Para mí uno de los mejores Encuentros Rúnicos a los que he asistido, y son unos cuantos ya. He oído que mucha gente está descontenta pero yo no, y la gente con la que he hablado tampoco. El Mercado Viejo estaba bien para jugar, aunque creo que habría sido buena idea habilitar una zona para juegos de mesa/rol y otra para los vivos (que por cierto, vi bastantes menos que en otros años). En general he echado de menos el poli deportivo aunque no he tenido problemas a la hora de organizar partidas, pero bueno, cosas del ayuntamiento.
Solo puedo agradecer a los organizadores y colaboradores haber luchado contra viento y marea para hacerlos posible.

¡HAIL RUNICOS!

Lo bueno: he conocido a un montón de gente estupenda,he puesto cara a gente de internet y he conocido a la persona que hay detrás, me he reído mucho, he dirigido como un loco y me lo he pasado genial. Un buen rollo de la hostia, se nota que echábamos de menos runiquear.

Lo malo: la carpa sobra muchísimo (¿que somos, monos de Feria?¿y su hubiese jarreado como otros años?), actividades raritas (pintxo pote, aja), los gritos de OOOODIIIIN (que en el poli no hibiesen molestado lo mismo que en un recinto tan pequeño) y que solo haya jugado una partida, pero es que estoy loco. Me quedé con ganas de un par de charlas más, CdB y Espada Negra, algo de Aquelarre también hubiese estado bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario