miércoles, 5 de marzo de 2014

Midnight ElRdlS: Orcos y Enorcos

Tras mucho tiempo sin escribir nada para El Reino de la sombra: Midnight ¡vuelvo con los ooooorcos! Y con el fruto de su impía entrepierna, los desgraciados enorcos.
¿Creías que ser un semiorcos de D&D lo tenían mal? Pues no sabías nada.

Orcos

Los orcos u odrendor son una raza inmunda creada y retorcida por la oscura voluntad de Izrador. Aunque en el pasado fueran etheldar emparentados con los actuales enanos, aunque estos lo nieguen con vehemencia (afilada, como no), que en épocas prehistóricas habitaron el norte de las montañas Kaladrun tras ser exiliados. En su exilio encontraron solaz y corrupción en el servicio a Izrador, transformándose en los espantosos seres que soy hoy en día.
Los orcos son enormes, el doble de un enano y más altos que los dornitas, y tienen fuertes músculos  que mueven sus poderosos cuerpos. Sus duros pellejos van del gris claro al negro carbón, y sus enormes testas están coronadas por largas melenas, que enmarcan sus duros rostros, rostros de depredador.
En cierta forma hay belleza en ellos.
En el Norte siguen viviendo en sus madrigueras fortaleza que las sacerdotisas orcas, kurasatch udareen (madres esposas de Izrador) controlan con mano de hierro. Desde su mismo nacimiento los orcos aprenden que todo lo bueno viene de ellas, forjándose una férrea lealtad que se fortaleza cuando lleguen las pesadillas que llenan sus noches. Lealtad hacia ellas y el Dios, odio hacia el resto de los seres vivos. Por ellos marchan desde su hogar hacia el Sur, para morir bajo las espadas y flechas de los últimos pueblos libres de Eredane, con una maldición de odio en los labios.
En la tierra de Eren los orcos han ocupado las ciudades conquistadas, convirtiéndolas en sus cuarteles y comunales, viviendo de los tributos que reciben de los humanos. Todas las ciudades tienen su guarnición de orcos, que cazan y subyugan a los humanos, que esperan a ser enviados hacia el Gran Bosque de Erethor o a las Kaladrun.
Son una raza marcial, fuerte y que viste por y para la guerra. Sus largos brazos están cubiertos de cicatrices, cada muesca es una víctima del orco (y generalmente, la mitad son otros odrendor). En sus manazas los pesados vardatch y las lanzas pesadas se mueven con ligereza. Masacrar y morir, ese es su sino.
Pero de vez en cuando en la mente de un orco sucede algo extraño, despierta una conciencia (sea por el odio a sus superiores, o por un gesto de amabilidad por parte de una “presa”) que es como un shock que vapulea sus mentes. Y empiezan a entender que la victoria final de Izrador será también su final. Solo unos pocos son lo suficiente valientes para huir, y entre ellos solo una minoría es capaz de sobrevivir entre refugiados llenos de odio, y de ganarse su aprecio.


Tamaño (0): Mediano
Características (1): Fuerza 14, Resistencia 11, Inteligencia 8, Carisma 8
Velocidad: 9 metros
Rasgos raciales (13): Aguante, Asustar, Competencia con armaduras (a elegir), Competencia con armas (marciales)*, Dureza, Énfasis en Habilidad (+4 Intimidar y +4 Saber Religión -Izrador u Saber: Tácticas), Entorno predilecto: Confines del Norte, Resistencia al daño: Frío natural I, Infravisión I,  Oponente Predilecto: Enanos,  Resistencia mágica I**, Trabajo en equipo I.

*Los orcos consideran los vardatch armas marciales en lugar de exóticas.
** Los orcos macho que se dediquen a las artes sortílegas pierden este rasgo y obtienen Favor Divino u Memoria Eidética. Las hembras pueden conservar su Resistencia Mágica. 

Enorco

Los enorcos son las criaturas más desafortunadas y desgraciadas de Eredane. Son los hijos bastardos de los asaltos orcos a los hogares enanos, y pocos son los que sobreviven a su nacimiento, pues suelen ser asesinado al nacer. Estos ¿afortunados? suelen tener vidas llenas de abuso y desprecio, de exilio y vergüenza. Los que no son exiliados mueren antes en peleas dentro del clan.
Los exiliados que sobreviven lo suficiente suelen acabar integrándose en el clan Durgis de los Kurgun, un clan famoso por su caracter salvaje, alienado y con reputación de aceptar a cualquier enano expulsado de su hogar, hiciese lo que hiciese. Los enorcos que son aceptados por los Durgis desarrollan una lealtad sin parangón nacido de un nuevo y maravilloso sentimiento de pertenencia, esta lealtad no tiene parangón. Ni siquiera entre los enanos.
Estas escasas criaturas son fuertes con orcos y resistentes como enanos, con un físico imponente pues combinan todo en un cuerpo tan alto como el de un humano pero de proporciones de fata. Los enorcos tienen la mirada salvaje y el duro cráneo de sus padres, mientras que de sus madres han heredado el color de ojos y el vello. No son hermosos, sino toscos y con enormes colmillos en sus bocas.
Si hay una raza que odie más a los orcos que los enanos son estos desgraciados enorcos. Culpan a los odrendon de su vida de exilio, y se vengan con cada orco que matan.
En la última batalla los Durgis mandaron una hueste enorca a combatir a Izrador, y las baladas que recuerdan su valor, sus hazañas, ferocidad y arrojo ante lo imposible son la única forma que nadie tiene de oír reconocimiento hacia los enorcos por parte de sus parientes.

Tamaño (0): Mediano
Características (0): Fuerza 12, Constitución 12, Inteligencia 8, Carisma 8
Velocidad: 9 metros.
Rasgos raciales (12): Aguante, Competencia con armas: marciales*, Dureza, , Duro de pelar, Énfasis en habilidad (+4 Atletismo y +4 Supervivencia), Entorno Predilecto: Kaladrun, Firme, Infravisión I, Oponente Predilecto: Orcos,  Resistencia Mágica II.
Bonificaciones (2): Voluntad 2

*Los enorcos deben elegir entre el hacha de guerra enana, el urgrosh o las hachuelas urutuk. La elegida se considerará marcial en vez de exótica.

2 comentarios:

  1. Me encantan estas razas de Midnight, ya era hora de que los orcos no fuesen carne de cañon para los pjs, y si personajes interesantes y poderosos.

    ResponderEliminar
  2. Lo que más mola es que es muy difícil que un orco traicione a Izrador ¡porque escuchan su voz mientras duermen! XD
    Dios! lo que daría porque reeditaran Midnight y todas sus expansiones en castellano

    ResponderEliminar