domingo, 2 de febrero de 2014

Reflexiones sobre la Logia de la Marca del Este


Ayer tuvo lugar en Generación X Donostia la última partida del Capítulo de la Logia Donostiarra antes de ponernos con la caja negra, y en vez de jugar The Temple of The Frog como era la idea original, Tenfes dirigió una de las aventuras de la caja Azul. Bueno, el caso es que tras cerrar este primer ciclo de aventuras me gustaría compartir unas impresiones con vosotros.

En primer lugar creo que podemos decir que la Logia ha sido un éxito. Hemos un grupo bastante nutrido en cuestión meses, un grupo en el que un buen número no eran jugadores habituales y se han enganchado a esto del rol gracias a nuestra labor (dedicaré una reflexión a esto un poco más adelante). Pero no nos engañemos, de las 21 personas que tenemos apuntadas solo 7 son más o menos habituales, lo cual para mí no deja de ser un éxito cuando de estos la mitad no había jugado a rol en el pasado.
De hecho de los que se apuntaron y no han jugado más de una o dos partidas podemos decir que si conocían los juegos de rol con anterioridad. De hecho es algo generalizado (aunque me consta que tres no pueden jugar por razones de peso, como que se han vuelto a la bella Argentina).

Seguimos. Nuestro grupo es mayoritariamente masculino. En estos meses solo 3 mujeres se han sentado en la mesa de juego, dos de ellas acudiendo solo una vez al evento (una de ellas tuvo ayer su primera vez, y la otra solo acudió a la primera Logia para no volver, habiendo jugado a rol con anterioridad). Es algo que tenemos que solucionar en el futuro. No tengo ni puta de como.

¡Mirad, una mujer!

También somos un grupo donde la mayoría de jugadores son bastante jóvenes, desde un chaval de 14 años hasta gente que ronda o ha pasado por poco los treinta tantos (siendo ambos extremos poco representativos). Aunque lo hayamos intentado a los chavales jóvenes (dejémonos de paños calientes,niños) a los que se les ofrece jugar no les interesa demasiado prefiriendo ¿que? Las Magic. Un punto para ti Blizzard of The Coast.

Las aventuras jugadas hasta al fecha han sido todas menos una CANON de la Marca, esa excepción fue La Cripta de Lyzandred el Loco que dirigí hace dos findes. A título personal he de decir que en general el grado de satisfacción es elevado peeeeeeeeeero en ocasiones los textos de ambiente son algo garrafosos, con un vocabulario muy rico que confunde (sobretodo a los más jóvenes)
y excesivamente largos.

Con todo tenemos un nivel de captación bastante interesante, dentro de nuestras limitaciones. Ayer mismo dos personas mostraron su interés por participar: una de ellas era una niña que al igual que su madre era son de El Hobbit, que al ver jugar a nuestra nutrida mesa (6-7 jugadores, y hubo uno que no pudo participar por falta de espacio) dejó ver su interés por que su hija acabase en nuestra mesa. Nota, la madre conocía los juegos de rol de antes y me parecía que su conocimiento tolkeniano era tal que podía recitar los reyes de Gondor en orden cronólogico...
El segundo era un hombre de unos 30 años MUY interesado no solo en meterse en el mundo de los juegos de rol, sino en introducir a su grupo de amigas. Tuve una charla con él sobre como empezar puesto que encontraba que los manuales consultados no proporcionaban realmente un apoyo a la hora de decir " A rol se juega así", y que tampoco le servían demasiado las partidas grabadas en Internet (aquí emergió la frase "Aprender a jugar a rol buscando en Internet es como querer aprender a besar bien buscando en Internet"). Tras hablarle de diversos juegos, entre ellos La Puerta de Ishtar (ya sabeís que creo que es de lo mejorcito para empezar), finalmente preguntó si podía apuntarse a mirar una partida antes de atreverse a sentarse en la mesa. Le dije que sin problemas, y la verdad espero que se anime a tirar dados ese mismo día.

Reflexión: los manuales tienden a venir con explicaciones, cuando las tienes, sobre que es jugar a rol que a los ya iniciados nos pueden servir y parecer geniales, pero para gente que está empezando no. Deberíamos revisar eso.

Nuestro Capítulo tiene principalmente tiene dos limitaciones.

Por un lado estamos solo dos masters, aunque igual podemos ampliar a tres en un futuro, para un grupo bastante nutrido. Y que puede empezar a crecer. Eso realmente no es un problema, como si es...

Que juguemos en Generación X Donostia, no tanto por jugar ahí en sí sino por el espacio (que es limitado) y el hecho de que estamos sujetos al horario de la tienda (por lo que las partidas duran unas 3 horas), por lo que las cosas deben en ocasiones un tanto aceleradas. Ni nos hemos molestado en pedir ayuda al Ayuntamiento puesto que tras varios años de asociacionismo sabemos que su interés en estas actividades, y más desde que están los patanes de señor Izaguirre  a los que solo les interesa su concepto de lo vasco e Igeldo, es nulo, tanto como el apoyo que nos podrían brindar. Mejor nos lo montamos por nuestra cuenta sin interferencia ni puñaladas de esa gente.

Lo bueno de esta historia es que en la tienda tenemos una visibilidad que en otro sitio sería difícil. La gente nos ve, pregunta que hacemos y de cuando en cuando se apuntan. De no ser así nuestra captación sería mucho menor, aunque habría que ponerse con esos carteles en las universidad ¿no Tenfes? Juejuejue.

Y eso es todo.

Solo me queda agradecer a Tenfes que forme parte de este proyecto, a Generacion X (sobretodo a Dani) por dejarnos jugar en la tienda y a todas las personas mencionadas en este artículo por permitir este pequeño proyecto.

4 comentarios:

  1. Joer, lo de los carteles lo llevo diciendo ya meses y no termino de ponerme, si es que soy una vergüenza.

    En mi defensa respecto a no dirigir Temple of the Frog diré que estoy de exámenes, bastante apurado, de hecho, y no me daba tiempo a estudiarme en condiciones una aventura de cincuenta páginas en inglés.

    ResponderEliminar
  2. Tengo que decir que tengo pendiente acercarme a la logia algún día. Pero por alguna razón siempre tengo cosas que hacer.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar