sábado, 30 de noviembre de 2013

Día 30-Los juegos de rol deberían...


....ser más visibles. Salir de las tiendas y locales de juego, donde no están mal, y darse a conocer. Nos movemos dentro de una afición un tanto endogámica y cerrada, de juegos complejos que asustan y donde demasiada gente no tiene paciencia con los nuevos. Eso lo he visto demasiadas veces, que le digan a alguien que no por ser novato cuando lo que van a jugar no es precisamente una partida donde la veteranía sume absolutamente nada. Salir a la calle, montar partidas al lado de la playa o en la Gran Vía (en caso de que uno no viva en un infierno urbanístico/humano), hacer actividades no solo cuando toquen jornadas, invitar a potenciales jugadores yendo hacia ellos. No esperando nosotros. Y coño, lo del documental rolero SERIO estaría bien. Aunque lo veo chungo.

...ser anunciados por TV.

...tener más comunidades como IGAROL, por mencionar una en especial.

... ser más accesibles. Los juegos que veo en las estanterías de la tienda son en su mayoría juegos que "para empezar" son complicados. Y los sencillos o escasean o parecen complicados. En ocasiones hay manuales de rol que dan más miedo que un libro de deberes, solo de puro tocho y tabloso que es. Cosas sencillas, ruedines antes de empezar a andar. Ah, por supuesto que un manual de juego que exige otros 2 más complementos chachiflusticos tampoco son precisamente accesibles, ni asequibles. No llaman, acojonan.

...tener más profesionales que los traten con seriedad. Y no dejar mayoritariamente al aficionado todo el trabajo. Y que a estos no se les mamonee tanto, ejem ejem.

...no olvidar lo que son y dejar de intentar hibridarse con otros géneros creando cosas bastardas e inmundas. Ya sabéis a que me refiero. Renovarse conversando lo que siempre los ha hecho tan geniales: lapiza, papel, dados, birra.

...ser bendecidos por el monje budista de mayor nivel espiritual de Bang Lamung.

1 comentario: