domingo, 24 de noviembre de 2013

Día 24: La Sesión que menos ha durado



La primera partida de prueba de El club de la Estaca, que duerme el sueño de los justos y ya veremos que pasa con él (necesita mucho trabajo en cuanto a texto), que monté con unos amigos.
El juego era bastante asesino, lo concebí como un "survival-jorror", tanto por reglas como por los adversarios, los vampiros, que iban desde bichos de bajo nivel de amenaza pero que funcionan como maquinas de picar carne en gran número (a lo goblin) y engendros muy poderosos, pasando por criaturas más sutiles.
En aquella partida de prueba los Ilustrados eran 4: dos con experiencia militar, un médico y explorador. Con las pistas que obtuvieron en los primeros 10 minutos de partida ya habían averiguado que en la antigua casa de un comerciante de Indias se había instalado un engendro que se alimentaba de la carne de los hombre. Y agarraron el fusil para ir a por él sin más preparativos que encomendarse a la razón.
Sin contratar matones que muriesen por ellos.
Sin trazar un plan de ataque o de huida.
Sin hacerse con los planes.
Sin hablar con el antiguo dueño.
Sin información, sin plan...
Sin...esperanza.
Dos minutos después de echar la puerta abajo estaban muertos.
Apenas había durado 13 minutos.

1 comentario:

  1. Confundir juegos con D&D no suele salir bien. A mí me pasó (como director de juego) una vez jugando a Warhammer. La gente iba a lo loco... y no...

    ResponderEliminar