martes, 12 de noviembre de 2013

Día 12- El enemigo favorito al que te has enfrentado

La raza Kender. Toda ella.
Siempre que un kender asoma la cabeza, sonriente y agitando al aire su copete, moviendo ese estúpido tirachinas gigante y haciendo alguna broma siento ese hormigueo mágico. La retribución.
Siempre que el master nos pone un kender como guía u aliado en un dungeon, cada vez que activa una estúpida trampa porque "quiere ver como funciona" (os juro que son excusas que no han puesto) mis dados se agitan en la mano, miro a los ojos a otros jugadores y sonrío. Sobretodo cuando de pronto lleva mi espada o el báculo del mago negro.
Siempre que el personaje que nos pide ayuda es un kender sentimos ese pinchazo de alegría que te proporciona ser Neutral, ya que no pasará nada si te alías con los que le quieren abrir en canal. Nada salvo una piñata de felicidad.
Siempre que un jugador, ese jugador, dice que se va a hacer un kender le hacemos llegar una ficha en blanco. No vas a durar, muñeco.

Matar kenders, quemarlos vivos, lanzarlos desde acantilados, atarlos a piedras que van a servir como munición de catapulta, encerrarlos con una pareja de chuuls, recordarles que NADIE ha visto los ojos de una medusa, atarlos entre dos panes en la guarida de unos ogros...son cosas que para muchos insensatos que tuvimos kender's en la mesa, generalmente como PNJ's porque "le hacen gracia al maister" conocemos. Cumplimos esa noble obligación con orgullo.

Y sin embargo, apenas dan px's.

2 comentarios:

  1. Juas!
    Está claro que el enemigo natural de los Kenders (kinders en una de mis mesas, porque nunca sabías lo que ibas a encontrar al abrirlos) son los PJs...

    ResponderEliminar