domingo, 10 de noviembre de 2013

Día 10: La historia que siempre cuentas con tus amigos

Uno de esos días que un grupo de héroes inadaptados del MERP se las tenían que ingeniar para introducirse en una cueva, buscando un mapa y una llave ¿cual era el problema? Muchos, espíritus y arañas, algún que otro ingenio asesino y, como no, dos enormes trolls que vigilaban la entrada. Entre los inadaptados estaba mi haradrim, un jovenzuelo que coqueteaba con la magia y la alquimia, y un hobbit...cuyo objetivo vital era "encontrar su agujero". Por supuesto estaba también el numeroneano negro y el rohirrim.
Al final se lo encontraron a él, pero adelanto acontecimientos.

Entre los talentos de mi personaje estaban sus conjuros de "sensualidad", una rama de la magia inventada por él, para ayudarle en sus correrías de golfo impenitente. Lanzó sendos conjuros de excitación a los trolls, pero estos no estaban por la labor de "relajarse" el uno con el otro. Ay, el master no tenía ganas de darme mi premio.

Total, miradas entre los 3 cabronidos cuyos personajes medían más de metro treinta y 10 segundos después teníamos al hobbit cogido por manos y pinrreles . Le tranquilizamos diciendo que no se preocupase, que esos dos campeones le iban ahorrar trabajo encontrándole el agujero ese que buscaba. Entre los dos trolls le hicieron el serrucho y vaya usted a saber que más, que nos metimos en las ruinas aprovechando la distracción.

Ven guapito...que te enseño otro jueguito.

Pero tranquilos, que el hobbit sobrevivió. Algo escocido, herido (mucho, le hicieron unas cuantas abiertas, juejuejue) y dolorido. Y creo recordar que uno de los dos trolls se encariñó con nuestro cedido amigüito, y nos siguió durante varias semanas. Ays, tendríamos que haberlo aprovechado como fuerza de ataque brutal.

Así que ya sabéis...los hobbits son duros y flexibles. En caso de apuro...

¡MANDAD A VUESTRO HOBBIT AL TURRÓN!

2 comentarios: