jueves, 28 de noviembre de 2013

Desafío de los 30 días - Defínete como máster


Un machete en manos de un psicópata.
Un puñetazo en toda la cara.
Y luego un tartazo, para compensar.
Creo que esas 3 líneas son las que mejor me definen como master. Improviso bastante, voy a por la yugular cuando toca y a veces cuando no toca ( para que no se malacostumbren o se duerman en los laureles, sobretodo en La Llamada de Cthulhu), y meto peenejotas a los que doy mucha cuerda. Intento aplicar la lógica, a mí no me veréis poniendo un troll en un cofre solo para evitar que alguien coja un báculo (como mucho podría ser un troll pigmeo de Reinos de Hierro) o un sectario con una recortada esperando en una escalera de incendios para pegarte un zurriagazo letal cuando te asomes.

Soy terrible dirigiendo a novatos por mi tendencia a ser brutal, pero no me importa (ni mucho menos) tenerlos en mi mesa. De hecho, los suelo curtir mucho y en general me porto bien con ellos, pero si alguno comete una pifia (rollo no clavar una estaca al compañero que ha sido mordido hasta la muerte por un jodido vampiro) suelo hacerles pagar el pato. Las malas decisiones se pagan en la vida real y en el juego ¡buajajaja!

Eso sí, si entras a saco y acabas fiambre...mala suerte. Porque en mi ciclo no nos andábamos con tonterías y siempre he sido muy fan de la selección natural. Lo cual no deja de ser curioso, pero como jugador suelo ir muy a lo loco, sobretodo si tengo un mal día y me apetece triturar goblins. También es verdad que durante mucho tiempo no he jugado y ahora aprovecho para hacer lo que me gustaba.

Improviso, muchísimo y siempre intento tener algo de humor, más o menos blanco, más o más negro según tenga el momento, y en general me importa que la gente se levante con la sensación de haber pasado un buen rato. Y si de paso aprenden algo nuevo por el camino mejor que mejor. Mentalidad docente lo llaman.

Soy muy honesto con las tiradas, si pifio pifio y si llueven críticos ¡YUUUDIHOOO!

Ah, y ODIO que mis jugadores tengan putos caballos. LO ODIO. No sé porque. ODIO. No me gustan las jodidas monturas, sobretodo cuando las intentan llevar por doquier.



7 comentarios:

  1. Los caballos son a veces un problema.. pero a ver cómo haces para separar al noble hidalgo de su montura en el Aquelarre... que no se a puesto puntos en espada, los ha puesto todos en montar. (veterano, ya sabe de qué va el juego... xD)
    En mi caso, lo que no me gusta nada es ver que un jugador se pase de munchkinero ( me da un asco atroz, no te imaginas...) o de que se haga siempre el mismo PJ en todos los juegos... Ah, y soy un máster mamá-cabrón: se me ocurren unas putadas tremebundas y las aplico, pero luego me quedo a medio camino y no destrozo a esos patéticos Pjs por pura pena. ¡Doy asco, lo sé! :_(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah, una mama cabrona.
      Si la pifian y no van cuidado...
      APLÁSTALOS. Te darán las gracias por ello.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Hola master, yo también te quiero... Sin mi, no hay rol xD
      Por cierto, muy bueno el blog Crom.
      Encontrarnos de forma aleatoria en la red master y jugador, es épico.

      Eliminar
  2. No, si lo sé. pero luego no hay huevos. Y no es porque sea pequeño.. que les parto la cara a todos juntos si hace falta, pero uno, que es un blando. ¨=(

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso que una aventurero (en juegos de fantasía épica tipo D&D obviamente) sin caballo, es como un actor porno sin polla. Acaso van a recorrer la distancia de un pueblo a otro a pie? en niveles bajos puede, pero en niveles medios como que es incomprensible, y por medio me refiero a 8 o así.
    Cuando la sangre reseca de cientos de orcos y trasgos se tiene que limpiar de las espadas, cuando el arquero tiene algunas flechas con punta de mithrill, cuando el hechicero/mago tiene magia para dar y tomar, cuando el guerrero lleva una armadura completa de brillante aleación de acero élfico, en ese momento, no tener un caballo es una deshonra.

    ResponderEliminar
  4. Con todas las putadas que puedes hacer con las monturas. Pifias, animales intratables y perdida de objetos por que el bicho se pira... ains que tiempos del señor de los anillos XD

    ResponderEliminar