domingo, 15 de septiembre de 2013

Una nueva sesión de Las máscaras de Nyarlathotep ¡Londres es sectario!



Este sábado a la noche tuvo lugar otra sesión de esta maravillosa campaña para La llamada de Cthulhu, y debo decir que fue una bastante particular puesto que a la habitual investigación se unió la supervivencia más terrible, épica y desesperada a los horrores de los Mitos. Horrores convocados por un error de uno de los investigadores. Como es habitual en mi mercurial mesa apareció Luis, un nuevo jugador que interpreta a un anticuario londinense que vive con cuatro chelines y que se comportaba muy a lo D&D al principio.
Por lo demás repetían Bruce Norris, el soldado texano forrado hasta los topes debido al petroleo, y Otero Pedrayo, otro investigador gallego. Ambos bastante tocados del ala , sobretodo Bruce Norris que veía a todas horas a Billy Potter (su antiguo compañero al que dio muerte de un escopetazo en medio de un ataque de locura).

La investigación les lleva a los puertos de Londres donde buscan información sobre el barco que llevó a la Expedición Carlyle a Egipto, sin resultados...aunque descubrieron el Viento de Marfil, un barco que era cargado con enormes cajas sacadas de un camión de la Fundación Penhew. Los trabajadores del barco eran una caterva de chinos mal encarados, y su capitán no era mucho mejor. Mientras el anticuario y Bruce Norris intentaban hablar con los chinos, el bueno de Pedrayo se encuentra con el capitán del barco, un noruego borrachuzo de nombre Lars Torvak, dándole al frasco en una esquina del muelle. 
Ambos hacen buenas migas a base de compartir alcohol, aunque el gallego termina ebrio perdido e inconsciente (¿que es eso que ve en sus visiones? ya lo sabrá), echando la papilla. A base de dinerín los investigadores consiguen convencerlo para echar un ojo a su barco, mientras los chinos se van a comer.

Ellos hacen lo propio, pero justo antes de irse a pillar una gastritis por comer puto fish & chips se pasan por la oficina del puerto para hacer algunas pesquisas. Ahí averiguan que hay poca información sobre el barco que usaron los miembros de la expedición, peeeeeeeeero que Torvak hace numerosos viajes a Asia, con una frecuencia inusitada. Además consiguen sacarle de forma OFF THE RECORD que el contratante londinense de el Viento de Marfil es la fundación Penhew. Muy interesante ¿no?

Torvak hace una visita a los investigadores a su cochambroso barco, y cuando llegan a la cubierta es encañonado, torturado y ligeramente herido por Bruce. El gallego se dedica a investigar las cajas y en ellas encuentra ABOMINABLES piezas mecánicas, con extraños grabados y desconocido propósito. Van dirigidas a Ho Fang, una vieja pista en China. Optan por sacar una de las cajas para ver si pueden averiguar más, pero antes provocan que el barco explote para borrar pistas. Mala suerte, se topan con los chinos y optan por saltar al agua. Solo Norris consigue superar la prueba, el resto empieza a hundirse en las lóbregas aguas del inmundo puerto inglés. Finalmente el barco explota y ellos han de salir por patas mientras el puerto se llena de curiosos.

Pasan una noche en el hotel. El bruto de Norris pilla una neumonía y el gallego, paranoico perdido desde su última aventura, empieza a sentirse observado. Por las esquinas...y de pronto, de una de ellas emerge un perro de Tíndalos con ganas de despedazarlo por haber osado ver el pasado remoto de la Tierra. Le dispara dos veces, el arma no surte efecto...y Pedrayo empieza a correr por los pasillos del hotel aullando como loco (solo ha perdido algo de cordura).


Bruce Norris le lanza un cuchillo encantado que encontraron en la Fundación Penhew al personaje de Luis y se lanzan al combate. La bestia mata al botones del pasillo que se interpuso entre ella y su presa, que realiza un extraño movimiento para huir. Se inicia una terrible melé con muy mala suerte por parte del perro, y muy buena por parte de los aventureros  Investigadores que consiguen imponerse  pese a perder muchos puntos de poder. Heridas que no curan, heridas que matan y te vuelven loco porque pierdes Poder y el poder decide tu cordura.

¡BUAJAJAJAJAJAJA!

Un vídeo...

Un jaleo de cojones. Investigación policial y todo...un nuevo personaje entra en juego para sustituir a un investigador que en breves morirá.

Superados los tramites policiales sigue la partida, Luis se va porque tiene que madrugar...de manera que quedan dos investigadores para seguir la aventura. Su objetivo es la mansión de Essex donde vieron a Gavigan por el espejo antes de matarlo empleando esa oscura brujería, con algo de torpeza se hacen pasar por periodistas que investigan la vida del fiambre. Los meten hasta el salón de la casa, abandonada  y misteriosa, y de pronto 12 sectarios arabes/chinos se lanzan a por ellos. Empieza un tiroteo salvaje donde un escopetazo brutal revienta a varios de esos sectarios, el gallego huye saltando por la ventana...pero se la hostia contra la persiana.

Llueven los cuchillos, salen las pifias ¡y Bruce es empalado por un chino armado con un cuchillo de cocina! Muerte, violencia, Pedrayo consigue la escopeta y acaba con ellos...la casa está vacía pero se va corriendo a Londres, asustado y sin ganas de investigar la tétrica mansión.

Vamos, que ya tengo excusa para la siguiente partida. Aunque tengo ganas, ganas locas añado, de empezar otro episodio. Estoy cansado de Londres ¡a ver si viajan ya!

Pobre Tenfes, le gustaba su personaje todo loco y carismático ¡la Llamada es así de asesina!

¡Pronto más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario