sábado, 3 de agosto de 2013

Ayer en las Jornadas de Castrum Draconis ¡ROL!


Ayer me metí una pequeña paliza de buses para ir con Tenfes a las Castrum Draconis, en la hermosa ciudad de Castro Urdiales ¡los chicos y chicas de las jornadas son tan majos que cuando te inscribías te daban una chapa! Y entre pitos y flautas (como probar el sistems Valle de Tenfes) hice lo que normalmente hago en Jornadas: dirigir.

¿Y que dirigí? Pues en unas jornadas cthulhuosas la cosa estaba clara ¿o no? Pues en principio iba a dirigir Cthulhu: Edad Oscura adaptando una aventura de Aquelarre...pero soy tonto y me dejé en manual en casa. Así que fui al bueno y molón La Llamada de Cthulhu de toda la vida, y a la aventura que aparece en la Guía de Nueva Orleans.


Con cuatro atractivos jugadores (¡guapos! ¡más que guapos!) les puse al tanto de los particularismos de Nueva Orleans: criollos, catolicismo, vudu, calor, el Mardi Gras, lo pequeño que es el KKK, etc... Y luego empezamos la partidita. La cual se alargó algo más de lo que pensaba pero que en general creo que estuvo bastante bien, si alguno de los presentes opina que fue una bosta que lo diga sin miedo. La clásica partida de La Llamada con el clásico racismo años 20, las clásicas burradas, los clásicos planes raros y el clásico miedo a leer/saber/ver/oir/oler/etc...


¿Y los personajes? Pregenerados, como no, y variaditos. Un Cajún (miembro de Tribu) cuya familia se ha enriquecido enormemente gracias al petroleo y que era algo así como un  Rústico en Dinerolandia (extremadamente manirroto), un detective privado que sufría cada vez que alguien ofrecía un soborno de 300 dolares (o iban a comer por más de 4 dolares), un profesor de Universidad, un sacerdote Vudu y el clásico diletante sureño. Gente épica a más no poder, héroes en la gran lucha contra los mitos. O algo similar.

La historia es simple. La hermana viuda de un amigo de los Investigadores (clásico recurso de La Llamada) está "siendo estafada" por un practicante de Vudu que afirmaba ser el canal por el que se comunicaba su difunto marido. Y claro, el hermano de esta no está por la labor de que le siga sangrando, por lo que quiere algo con lo que meterlo en prisión. Por supuesto la verdad es mucho peor ¡que esto es La Llamada!

Y claro, empieza en nada el buen trabajo de investigación de los Investigadores, que se basará en el respeto a la propiedad privada, la ley y las diferencias etnicas que hacen de Nueva Orleans una ciudad tan maravillosa. Vamos, que sobornaron abudantemente (especialmente ese cajín manirroto que pagó 300 dolares por información a una testigo para que les diese la información que querían) ¿para que emplear argumentos si puedes aflojar la pasta que quieras por mucho que sufra el detective privado?

El cajún on fire

Con la información que buscaban (la residencia del supuesto estafador y la sospecha de la vendedora de que no sabía nada de vudu) acaban un sitio chungo chungo de esos que abundan, sitio sobre el que el sospechoso tenía alquilada un cuchitril. Por cierto, a estas alturas se unió una jugadora que interpretaría al profesor. Bien, la cosa se puso un poco chunga cuando entraron en el garito porque el cajún puso nervioso con su pijotera apariencia a los habituales..intentó arreglarlo con dinero pero no, finalmente invitó a ron y todos contentos. DE MOMENTO.



En el cuchitril, cuya puerta fue reventada por el sacerdote vudu que la tiró abajo de un hostión (esa tabla de resistencia buena) tras un fallo bastante majo del detective a la hora de forzar la cerradura. En ese encantador lugar encontraron entre otras cosas pasta (que se la quedó el cajún) y un diario de sueños MUY perturbador. Por alguna razón incognoscible el sacerdote vudu metió la mano en el retrete. Sin comentarios.
Bueno si, "doble chocolate".

Con el diario en su poder y la panza llena tras comer por ¡cuatro dólares! Fueron a hablar con la viuda, y tras hacer buenas migas con la criada mulata descubrieron varias cositas interesantes, como que el "marido" le había pedido vía farsante que le diese a este una pieza arqueológica un tanto rara. CTHULUOSA ¿tal vez?

En este momento el personaje del vuduista cambió de manos.

Bueno, con la información en sus manos se fueron a casa del diletante a pasar la noche. Pero cuando la criada volvió vio ALGO y gritó. Algo atacaba la casa, algo negro y volador, algo que se infiltró por el tejado, algo que asesinó a la cocinera y luego acabó con la electricidad de la casa. Todos sospechaban que eran, pero cuando descubrieron el pastel (NO MIRES NO SEPAS NO OIGAS) no evitaron quedar heriditos y algo más loquitos.

Y si quieren saber algo más ¡jueguen la aventura! Solo diré que el climax trajo consigo bizarros planes de infiltración, incluida la  idea de disfrazarse del miembros del Klan y quemar la casa donde tendrá lugar algo malvado, mujeres secuestradas, más racismo e infiltración.

Los planes son más de lo que el señor investigador privado puede soportar

La aventura que viene en el suplemento en cuestión es muy divertida y se la recomiendo a todo el mundo. Si hubiese podido hacerlo mejor habría llevado fotos y sonidos del Mardi Gras, o de la arquitectura del Vieux carré français. Aunque la humedad y el calorcito de Lousiana ya lo teníamos.

Una experiencia muy buena, una pena no poder quedarme más días.

3 comentarios:

  1. Ciertamente el investigador sufrió por cada dolar malgastado y tirado a la ligera :P.

    Y realmente una pena no haber podido contar contigo más días. Para la próxima vez partida de Satarichi XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, ya nos encontraremos en otras jornadas.
      Un auténtico placer dirigiros. :D

      Eliminar
    2. Tu prepara la aventura y veremos donde podemos coincidir ;)

      Eliminar