lunes, 15 de julio de 2013

Las máscaras de Nyarlathotep: Locuras en Londres

 Este domingo volví a dirigir Las máscaras de Nyarlathotep, con un grupo mercurial en el que solo repite partida uno (a ver si conseguimos algo de estabilidad), en su episodio londinense. La sesión de ayer fue, como veréis, muy muy completa. Los jugadores de esta sesión fueron Tenfes (el único estable, aunque ya lleva tres personajes), Imanol (con un soldado), Sheila (anticuario experta en Egipto) y María (una ladrona de guante blanco).´
Como siempre hay SPOILERS así que si estáis jugando la campaña en cuestión o tenéis pensado hacerlo dejad de leer YA.

Imanol, Sheila y el cuello de una Bud.

 Con los nuevos refuerzos, los Investigadores deciden ir a ver que se cuece en la Fundación Penhew y hablar un poco con Gavigan, actual director de dicha fundación tras la desaparición de Penhew en la Expedición Carlyle. Recordaros que los Investigadores ya saben que hay un calendario apocalíptico, que hay sectas y se han topado ya con algunas cosillas de los mitos.
Tras desayunar fueron a la Fundación Penhew y tras ciertos traspiés con el personal consiguieron una cita con Gavigan, aunque cuando oyeron como se despedía de la recepcionista para ir a comer aprovecharon y de forma un tanto escalonada, caótica y raruna consiguieron colarse en su despacho. Lo cual no dejó de ser curioso puesto que la primera en entrar fue la ladrona de María (sin conocimientos académicos), el personaje de Telmo (otro militar), la anticuaria y por fin el pequeño Billy Potter. Encontraron un montonazo de material relativo a los mitos: arte, dos esculturas (de Cthulhu y la Dama Abotorgada, que tocaron), 3 textos de los mitos, dos dagas y 15 pergaminos. Voló bastante Cordura.
Sospechoso sospechoso, señor Gavigan...


Por supuesto, antes de largarse intentaron trastear con los motores eléctricos y otras cosas mecánicas que no vienen al cuento para quemar todo aquello junto al inglés, pero fallaron ¡BUAJAJAJAJA! Por supuesto, Gavigan no es (bueno, ERA) tonto y se dio cuenta...y más cuanto tuvo lugar la entrevista en cuestión. Aunque aún no moverá ficha. Aún.

A la salida del hotel recibieron una carta de un aliado, enemigo de la Hermandad del Faraón negro que firmaba como Horus. Les citaba esa noche en el cementerio de The Old Stone Mille. Una trampa de Gavigan, claro.

Pronto encontraron otra pista gracias al mejor periódico de Londres, el Scoop. En el Soho y desde hace un año está teniendo lugar una serie de asesinatos "egipcios" (la mayoría de las víctimas eran de ese país) investigados por un viejo contacto de Jackson Elias. Se entrevistan con el señor policía y descubren cosas interesantes:

1) Se entrevisto con Jackson Elias, que le dijo que los asesinatos eran cosa de la secta de la Hermandad del faraón Negro. Cosa que Gavigan y un vendedor de especias llamado Tewfik Al-Sayed negaron.

2)Los asesinados eran habituales de la Piramide Azul, un local de moda entre los egipcios del Soho.

3) Uno de los testigos afirmó que una víctima gritó "¡Hotep" cuando murió; Gavigan y el vendedor de especias, que por cierto fue guía en una de las expediciones de la Fundación, tradujeron eso como descanso o paz. Una exitosa tirada de Mitos de Cthulhu ayudó a recordar cierto palabro: Nyarlathotep.

Así pues se fueron a hablar con el vendedor de especias...y la cosa se puso calentita enseguida, cuando el militar le intentó dar un cuate por no colaborar (cosa que hacía puesto que estaba sobre aviso) y pifió. El egipcio sacó una pipa y la anticuaria lo dejó k.o de una hostia. Pasaron a investigar la casa del vendedor tras tomar las medidas oportunas (como cerrar el garito o atar al egipcio).
Suben a su casa y tras investigar algo se topan con un extraño espejo y cosas raras de sectario. Empezaron a torturarlo, pero en una de esas Tewfik Al-Sayed le lanzó un conjuro al que tenía más a manos, el militroncho de Tenfes.
Ale, una explosión mental, 10 puntos de cordura menos y unas horitas en el suelo alucinando con todos los hombres que mató en la Gran Guerra...y claro, disparó su escopeta recortada. Triquitaun, tiradas de Suerte, y Billy Potter falla.
Muerto.
A manos de un amigo. De un compañero.
Oh, triste destino Billy.

 Aquí vemos a Telmo reajustar sus puntos de Cordura, y María medita...

Bueno, las chicas siguen torturando a Tewfik Al-Sayed y este al final confesó la existencia de la secta, que Gavigan era el sumo sacerdote y el empleo del espejo. El pobre fue torturado a lo bestia.

Y ahora, con el espejo empiezan las cosas divertidas. En primer lugar lo emplearon para localizar a Gavigan, en su finca de Essex...pero cuando Telmo, más loco de lo normal tras entender que el mató a Billy Potter, lo empleó empezó lo gracioso. Con sus puntos de poder aumentados y una suerte tremenda en la tabla de Resistencia localizó a Gavigan en el baño y lo mató.
Abajo os dejo la tirada de daño que se llevó por delante a Gavigan, que antes de morir entendió que había pasado.


 Muerto Billy entra en juego Patsy, un sacerdote irlandés amigo del fenecido D'Jango (fue el quien lo convirtió a la auténtica Fe en la primera partida) que estaba al tanto de la muerte de su converso. Patsy tiene habilidades académicas, de las que el grupo andaba escaso, y con el uso del hacha ¡praise the lord!

Total, que fueron al tétrico cementerio, dieron muerte a esas criaturas (aberraciones a los ojos de Dios, dijo el padre Patsy) aunque el señor militroncho, Bruce Norris, sufrió alucinaciones con Billy Potter y acabó bastante jodido al final de la emboscada...Ays, delicias de la locura.

Imanol con la ficha de su personaje, el cuarto caído en lo que va de campaña.

¿En resumen? Buena partida, de lo pasaron bien, avanzaron bastante y dieron un buen golpe a la secta del Faraón Negro. Y solo un muerto, a manos de fuego amigo, y un tarado; no está mal. A ver cuanto les dura la suerte.
¡Tengo ganas de seguir!

7 comentarios:

  1. Como que Telmo?!.No me digas que el peregrino de caea es uno de tus pupilos..xDD

    ResponderEliminar
  2. Que envidia... hace años que no juego en mesa :(

    ResponderEliminar
  3. Molan estas entradas para hacerse una idea de la campaña, espero arrancar con ella después de verano...

    Buen trabajo! y suerte para esos investigadores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, y animo ¡es una campaña que puede abrumar un poco!

      Eliminar
  4. La semana que viene, mi grupo acaba Nueva York, y embarcan a Londres. Con un jugador más, a ver si sobreviven ;)

    ResponderEliminar