jueves, 23 de mayo de 2013

Una ficha

Estás haciendo orden en tu cuarto, que falta le hace. Cada vez vives más en un almacén que en un cuarto. Esto no puede ser. La mitad de las cosas que acumulan polvo y amarillean son de cuando estabas en la ESO. 
Si, hay que hacer limpieza.
Pasan los minutos, amontonas viejos cuadernos, apuntes, exámenes...guardas las redacciones de Lengua porque te gustan, antes escribías mejor. Sonríes al ver los bordes de la hoja dibujados, hay cosas que no cambian, solo tu falta de talento, que va a peor.
Las muñecas dices. La artritis.
De pronto encuentras algo.
Una carpeta hecha un cristo, con arañazos y mil dobleces. Miras que hay dentro. Igual merece la pena ser salvado algo de lo que contiene.
Fichas. Personajes de Warhammer, un tipo llamado Conan el Triturador. 
Dejas a un lado la de los antiguos amigos que ya no son nada. Conan se va con ellos. Adiós muy buenas.
Y te encuentras la de alguien que se fue.
Triste.
Contento.
Guardas las ficha junto a las otras que has salvado.
Dejas la carpeta con cuidado, en un sitio donde sabes que no vas a volver a mirar en un tiempo.
Triste.
Dejas la limpieza para otro día.
Contento.
Posiblemente ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario