domingo, 21 de abril de 2013

Que no está muerto todo lo que yace eternamente...

... y con los evos extraños incluso la muerte puede morir, decía el genio de Providence. Pero ¿y si nos hemos apegado tanto a esa formulación que hemos "matado" en parte la esencia extraña, incomprensible y bizarra de su universo? Cthulhu yace en R'yelh, es una ciudad hundida en el Pacífico, es una especie de cabeza pulpo dragonoso y algo panzón, o al menos así es en nuestro imaginario, y eso ha convertido a los fenómenos del ideario lovecraftianos en algo, no sé, anodino o ya muy manoseado. Joder, incluso le han terminado saliendo hijos ¡es absurdo!
Creo yo.

En parte es algo que me gustó de El Rastro de Cthulhu, el resto del libro pues más bien poco (la sección relativa a la España de los 30's me pareció aberrante en particular) , que los Primigenios (los titanes y los dioses, como dicen ellos) no son una sola entidad, sino que se ofrecen múltiples alternativas que los hacen más extraños, intrincados, imposibles. Recuperan en parte ese espíritu de "Los primigenios fueron, los Primigenios son, los Primigenios serán" que tanto mola.

Bien. Llevo varias semanas pensando sobre ello, incluso he anotado algunas ideas para en un futuro hacer un esquema de campaña lovecraftiana con ese espíritu, pero primero me aguanto y termino con Las Máscaras.
La idea central de la campaña sería que actualmente Cthulhu no existe, no duerme bajo las aguas y desde luego no tiene forma de calamar. No, en realidad lo que los humanos y otros seres igual de inferiores hemos interpretado como la forma del Primigenio no es más que la más grande las Semillas Estelares, un mero "perro guardián" que protege la ciudad que en un futuro Gran Cthulhu deberá ocupar, pero aún no. Aún sigue vacía. Pero también protege otra cosa.

¿La razón? Pues sencillamente Cthulhu no ha nacido, no tiene forma física pero si es:

1) Un pulso psíquico que taladra las mentes de aquellas personas que lo adoran o que son susceptibles a él, como ciertos artistas. Cthulhu aún no existe como tal, pero su poder será tal que sobrepasa el espacio-tiempo (una mentira) y transmite su poderisisimo deseo de existir a las formas de vida inferiores.

2) Material genético almacenado en el ADN de una raza que en el pasado se dividió en dos, el antepasado de los profundos y humanos. Cthulhu forma parte de nuestro propio ser pero no lo sabemos. La razón por que su pueblo viajó hasta este mundo de mierda fue aprovechar la existencia de Abboth para empezar la ardua labor de crear a su Dios. Pero ¿por qué nosotros? Eso no se sabe, no se entiende, los Mitos son así de crueles.
Literalmente, Cthulhu nacerá de una madre humana.

3) Conocimiento. La tercer parte de Cthulhu que existe es un enorme ordenador, quizás la propia R'yelh, que tiene compilado todo el saber abominable de su raza, de sus conquistas, logros científicos, etc...Todo lo que habrá en la mente de Cthulhu palpita en el indiferente fondo marino. Por eso sus sectarios sueñan con la ciudad.

Con esta premisa sobre el "nuevo" Cthulhu se asienta este germen de campaña. Ahora necesitamos un motor, y ese será  el tuerto de este dibujo que hice hace la tira: Gustav Skrum.

No seáis malos, que tenía solo 15 años

Gustav Stern (no Skurm, Stern significa estrella) está loco pero no es un sectario. Gracias a un ritual que le proporciona 100 años de vida siempre y cuando mate y se coma a uno de sus descendientes, Stern ha podido recorrer la historia desde el año 509 de su nacimiento hasta la actualidad.  Y ha aprendido mucho, lo suficiente para saber 1) Las sectas que adoran a Cthulhu está equivocadas, y las desprecia por ello 2) El auténtico origen de la vida humana ("Ha habido más de un Innsmouth a lo largo de la historia ¿te suena Venecia?") 3) Que Cthulhu debe nacer.
Está convencido de que Cthulhu con su despertar purificará la Tierra de una especie que, incluido el mismo, no es más que una plaga de alimañas incapaces de hacer nada memorable. No ha visto nada en su milenaria vida que le convenza de lo contrario. También odia a los demás primigenios de la Tierra, a los que como unos parásitos que en cierto modo pueden estar interfiriendo con el nacimiento del Dios ¿quizás para evitar la extinción que ello provocaría?
No lo sabe.



El caso es que Stern es poderoso, no solo controla las potentes energías mágicas de los Mitos sino también tiene un poderoso imperio financiero (que evolucionaría según pasen los años) cuyo logo son 9 estrellas alineadas ("las estrellas están en su posición").  De cara al público Stern siempre parece un hombre de negocios duro e implacable, con muy buen ojo para las antigüedades y de trato exquisito. En realidad es poco más que un monstruo.
Gustav nunca ha dejado de controlar su imperio, una poderosa herramienta, y solo finge que traslada el poder a sus hijos, que se le parecen mucho...en realidad se los come, al menos a los más listos.
Y encima es alemán. Un alemán siempre queda bien como malo.

Stern ha localizado mediante métodos X (véase más abajo) a la mujer que en su seno puede tener a Cthulhu...solo que está en manos de unos sectarios con sangre de profundo. Sea como sea esta mujer no va a dar a luz un Hibrido, ni siquiera uno de esos híbridos imperfectos con tentáculos que no son sino "abortos" del Dios, sino a un Primigenio completo. Usando su influencia quiere encontrar a la secta, purgarla, salvar a la mujer y "ayudarla a superar el duro trance" en una de sus instalaciones, donde controlará el parto, crecimiento y por fin, el alzamiento de Cthulhu. Y para ello usará a los investigadores, que creerán haber encontrado en él un aliado contra los Mitos. Lo cual no deja de ser divertido.

O quizás la madre no sea precisamente una persona inocente ya que sabe perfectamente lo que tiene dentro de sus entrañas. Tal vez sea consciente de lo que le haga especial, una especie de Virgen María blasfema, o se haya rendido ante la pérfida influencia de la criatura que hay en su interior.

Solo con sudor, lágrimas y algo de curiosidad/ suerte podrían descubrir que su patrón es de hecho un alemán caníbal e inmortal (quizás porque han seguido a un peligroso sectario de Hastur hasta una de sus propiedades de Stern, pues desea matar al mocoso, y descubren una galería secreta donde hay docenas de retratos de él...en distintas épocas) , que el niño es algo muy malo...y ya si eso evitar que lo lleve a R'yelh, destruya el Sello y le haga alcanzar todo su potencial;  en su fase de cría es el único momento en el que Cthulhu es vulnerable. Aunque la nota amarga es que Cthulhu está en nuestros genes y que por tanto es imposible separarlo de nosotros mismos, por lo que lo único que han conseguido es algo de tiempo. Tarde o temprano otro niño (o niña) nacerá de nuevo para traer el Fin.

No, no tan evidente cojones...

 Aclarar que el niño no masacrará a todo lo que se mueva una vez se alce, no...necesita tiempo para madurar y crecer, de modo que empezará a escalar posiciones dentro del gran computo global, arrastrando a millones con su carisma a una "nueva era", convirtiéndose en un líder global. Y entonces seremos ovejitas incapaces de hacer nada salvar lanzarnos felices a las fauces de nuestro nuevo Dios.

Ahí dejo la idea.

Nota 1: Aunque adoro los años 20 creo que Stern quedaría mejor en los 90's, principalmente por el auge del poder corporativo neoliberal, que justificaría sus desproporcionado métodos  y por la existencia de los estudios de ADN. Pero bueno, todo se puede adaptar, solo hay que darle herramientas de los Antiguos u otras especies para justificarlo, o la propia magia. 

Nota 2: Buena parte de la campaña, el tema de la madre y el niño, los he sacado del comic Neonomicon de Alan Moore que ya reseñé en el pasado.


5 comentarios:

  1. La cerveza que quieres como pago te la daba pero de cajón. Me encanta el planteamiento de la historia, es diferente y... una cabronada, que para eso se trata de Cthulhu.
    Muy buena, gracias por compartirla con nosotros, indignos mortales
    ^^

    ResponderEliminar
  2. Enseguida he notado la influencia del Neonomicón, la verdad es que es un comicazo. Muy interesante, espero poder jugarla algún día ^^

    ResponderEliminar
  3. Interesante enfoque de los mitos... me quedo pendiente de la evolución de esto con ánimo de dirigirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, tienes una aventurica ya hecha con ese afan ;)

      Eliminar