miércoles, 27 de marzo de 2013

Escribiendo una ambientación con la Historia en la mano : Humanos de Talascaen

Hace tiempo empecé a escribir sobre Talascaen, una ambientación escrita con la historia en la mano...y hoy por fin volveré a escribir sobre este territorio en el que intento hacer algo tradicional pero nuevo. Toca empezar a hablar de los pueblos humanos de Talascaen. Espero que os guste.


Al norte de los territorios de la superficie de la República de Izbork se encuentra el Imperio de Jomo (Jomo es un nombre keniano), inspirado en parte en el Imperio Congo (un poderoso estado africano cuyos emperadores tuvo contactos con Portugal, que terminó provocando su ruina debido al caos que produjo la venta de congoleños como esclavos, que es justamente lo que podría pasar si el Emperador sigue permitiendo la venta de subditos a los elfos de Ramatai) y en parte en el imperio Sasanida, la bestia negra de Roma. Su caballería pesada, constituida por los hijos de los Senadores, similar a los catafractos y sus avanzados conocimientos en el arte del asedio, refinados durante varias guerras contra los fortificados enanos, serán uno de sus elementos más característicos. Su nivel tecnológico será el del Imperio Romano en su apogeo, con algunos elementos bajo imperiales (como el uso de pesadas armaduras).
La capital del Imperio Jomo es Turkan (derivado del lago Turkana de Kenia), y el Estado está dividido en multitud de pequeñas provincias dirigidas por familias cuyos cabezas se reúnen en el Senado para "asesorar" al Emperador, que pertenece a la familia senatorial más poderosa. La ciudad es enorme y es el auténtico corazón del Imperio, conectado con las otras ciudades gracias a una excelente red viaria por donde fluye la sangre: oro, esclavos, grano, tropas...

El senado

Además, forman un pueblo de piel negra étnicamente homogeneo descendientes de los esclavos huidos de las ciudades estado del Oeste, ya llegaremos a ellas, y que tras varios siglos empezaron a imitar el modelo social de los enanos con elementos diferenciadores hasta formar un potente estado, que amenaza con derrumbarse por las constantes revueltas campesinas que por un lado exigen el fin de la venta de esclavos a Ramatai y el acceso a los niveles medios del poder político (esto está basado en el conflicto patricio-plebeyo romano). Las clases urbanas se mantienen fiel al Emperador y al Senado, puesto que los esclavos sin principalmente campesinos o gente indeseable de las calles.
Los Jomo son un pueblo monoteísta con una solida iglesia similar a la Católica, que adora a un hombre hecho Dios llamado Lumumba (inspirado directamente en el socialista congoleño asesinado por la CIA) que los liberó de la esclavitud. Para dar un poco por saco la Iglesia está vetada a los hombres y solo las mujeres pueden acceder a ella.



Al norte del Imperio Jama están 3 jóvenes y belicosas colonias de hombres del Norte, los Isaken ( en honor a mi amigo danés), que beberán de las Trece Colonias que dieron lugar a los USA y, como no, a los pueblos nórdicos del siglo VI D.C (vamos, tus personaje de Yggdrasil, amigo lector). Serán un grupo bastante diverso expulsado del lejano Norte debido a sus creencias religiosas, puesto que no creen en deidad alguna sino en la reencarnación al más puro estilo hindú, y que tras barrer varias poblaciones de Ramatai y ser expulsado de las islas se instalaron en Talascaen.

Son un pueblo, que no un reino o estado, que domina el hierro y que rivaliza con los elfos en el mar, lo que les convierte en grandes comerciantes que dominan el circuito comercial de las ciudades estado del Oeste con la ciudad de Rurikgorod, capital de los enanos. Los recién llegados desconfían de los caballos de Talascaen y prefieren combatir a pié, armados con hachas y escudos principalmente. Son particularmente terribles porque muchos están tan convencidos de que por sus méritos se van a reencarnar en otro ser humano,  y por ello se lanzan a la lucha sin miedo a la muerte.
Ir acorazado y drogado suele ayudar.

Los Isaken son rubios y de piel clara, constantemente quemada por el inclemente Sol de Talascaen. Viven o instalados en una de las tres ciudades que han construido en la costa (cuyos nombres son los de los 3 líderes que instalaron a los varegos en Novgorod: Rúrik, Truvor y Sineus) , y que compiten fieramente entre si por el comercio y el espacio (esto está sacado de la historia del Norte Penínsular), o pequeñas aldeas que explotan la tierra mediante la formula de la encomienda (sacado de nuestra historia en América). Los Isaken practican la esclavitud pero no con humanos, puesto que les repugna inmensamente por cuestiones religiosas (no quieren arriesgarse a acabar reencarnándose en en un esclavo), lo que provoca un gran odio hacia los esclavistas de Ramatai. A su llegada intentaron esclavizar enanos pero esto provocó una brutal represalia por parte de la República y por ello optaron por capturar elfos, a los que tratan de igual forma que los Sureños a sus esclavos de color, como cosas.
El mestizaje también es tabú y los retoños que nacen de las uniones entre amo y esclava son asesinados nada más nacer, con la esperanza de que se reencarnen en un cuerpo digno. Si, son bastante racistillas estos chicos.


Las múltiples ciudades estado del Oeste, siendo la principal de ellas Sordoba (basada en Cordoba, como ya dije) son el tercer humano de mayor relevancia de Talascaen. Basados en las ciudades estado griegas (con un ejército ciudadano), los mayas y en el mundo otomano (que me fascina), estas sociedades humanas se autodenominan aleqmerzel (la unión imperfecta de la palabra Luna  y Casa en arabe).Su nivel tecnológico es similar al del Imperio Otomano en el siglo XVI, pero con algunos elementos contemporáneos  en cuanto a la guerra, puesto que los sabios aleqmerzel han sido capaces de inventar armas químicas y primitivos dirigibles para detener el avance de los orcos.

Los campos de las ciudades son trabajados por esclavos negros,  propiedad de la aristocracia y que por ello poseen un lugar preponderante en la sociedad: son ellos los que aseguran el abastecimiento de grano. Al igual que los hildagos españoles consideran que trabajar como artesanos (no digamos ya campesinos) es denigrante e impropio de su casta, por lo que incluso arruinados se ocupan como guerreros o mercaderes.
Por otro lado el mundo urbano está regido por un poderoso sistema gremial que asegura el pleno empleo en la ciudad y la falta de competencia entre los artesanos (los cuales son los mejores de todo Talascaen), que son vigilados por uno de los 4 visires que asesoran al Lector de los Astros (rey y sumo sacerdote) de la ciudad. En la actual situación de guerra uno de los gremios que más está destacando es el de Sabios, una categoría aparentemente difusa pero que en realidad engloba a los profesores de las universidades de cada ciudad, en muchas de ellas al menos un visir pertenece a este gremio. Son tan respetados en todo Talascaen que incluso los enanos más pudientes envían a sus hijos a formarse con ellos.

Un noble

La religión aleqmerzel afirma que el mundo ha pasado por docenas de ciclos, cada uno con un firmamento distinto y regido por una Luna diferente cada vez. Los ciclos acaban siempre con violencia, etapas brutales de guerra y muerte que matan de pena a los Astros; en esta concepción religiosa el Sol es lo único que se mantiene siempre y que se asegura sembrando tras la destrucción que la vida siga. La religión aleqmerzel ha llevado a esta cultura a refinar sus conocimientos de astronomía y matemáticas, aunque los reyes y sumos sacerdotes suelen estar menos versados en estas ciencias, la verdad.

En  la actualidad las ciudades estado han dejado de competir entre ellas ,como era habitual, para afrontar los ataques de los orcos de Bastión y Jácara y la brutal competencia que les llega desde el Imperio de Jomo. Para apoyar a sus ejércitos ciudadanos, compuestos por artesanos urbanos equipados con lanzas, escudos, espadas y arcos, así como  nobles capaces de costear sus armas de fuego han optado por contratar mercenarios Isaken y pedir ayuda a la República, que ve con preocupación la expansión de los orcos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario