sábado, 9 de febrero de 2013

Mamá, ternura de ultratumba


Ayer fui con María a ver Mamá, la primera película de terror que veo en cine en muuuuuuuuuuuuuuuuuuucho tiempo...y lo admito sin rubor, salté  del susto más de 4 veces y hasta grité una. Y vosotros lo haréis.

Andres Muschietti dirige su primera película bajo el amparo del director ejecutivo Guillermo del Toro, quizás os suene, obteniendo un notable que roza el sobresaliente gracias a una dirección inteligente que potencia el susto inteligente y no el gore de 4º fila que tan de moda se ha puesto ¿Las claves? un reparto de fábula (excepcionales Megan Charpentier y Isabelle Nélisse, las niñas), una selección de escenarios oscuros y tétricos, y un monstruo llamado Mamá bien hilado, interpretado por un señor que mola un cojón llamado Javier Botet, quien tiene un cuerpo bastante peculiar (es muy alto, extremadamente delgado y tiene unos dedos muy largos) por un problema médico . Dale un poco de maquillaje y ordenador para un resultado terrorífico.



Y lo peor del monstruo no es su apariencia, sino la ternura desquiciada y el cariño maternal que puede llegar a transmitir. No es una niña pelucas a lo The Ring u otras japonesas, es otra cosa, un SPOILER fantasma clásico FIN DEL SPOILER con un toque mágico muy a lo Guillermo del Toro.

La historia es sencilla a más no poder, la clásica historia de fantasmas cruzada con la historia del niño salvaje y algunos de los más tristes episodios de suicidios, y matanzas de familias, que esta puta crisis nos ha dejado. También tiene algo, sobretodo al final, de cuento de hadas. No digo nada más para no joderos la sorpresa, solo añadir que la guinda de esos elementos mezclados es que Mamá también es una historia sobre la maternidad, la familia y el cariño, pero con sustos en vez de excesiva ñoñería.

La trama desarrolla dos cauces de narración distintos, el día a día con las dos niñas en un ambiente en el que abundan los sucesos extraños y terroríficos que solo ellas parecen entender y tomar con naturalidad.  Megan Charpentier y Isabelle Nélisse realizan un papel brutal, la primera de hermana mayor vivió algo antes de ser asilvestrada y que se puede sentir cómoda de nuevo en sociedad, la segunda es la pequeña, salvaje y muy vinculada a su Mamá. Juntas llevan en su nuevo entorno la mayor parte de su forma de vivir  en lo salvaje, a espaldas de sus nuevos tutores que creen que solo son juegos. Increíble cuando en un mismo plano se desarrolla una escena de vida normal y otra sobrenatural. Esas niñas acojonan, son como el Damian ese pero en versión chica y en doble.



Por otro lado está el psicólogo que las trata, y que intenta descubrir que eso que hay detrás de Mamá. La parte más clásica de la cinta, no por ello mala.

La única pega que le veo es que hay una trama del padrastro que bueno, parece importante y luego no conduce a nada. Una pena.

Acojonante, impresionante y hasta emotiva. Os hará gritar y os hará disfrutar ¡A VERLA!


1 comentario:

  1. Paso, a mí lo de las pelis de miedo sobrenatural no me va nada. Luego las caras que veo por la noche saben que tengo miedo y me comen.

    ResponderEliminar