lunes, 19 de noviembre de 2012

Pensando en Vampiro


Llevo unos días nostalgico. Mirando la balda que ocupan mis manuales de Mundo de Tinieblas de tanto en tanto, releyendo el básico de "Vampiro: La Mascarada" y sintiendo ese hormigueo que sentí la primera vez que lo leí en profundidad, un juego distinto, oscuro y que en cierto modo me hacía pensar en los 90's, recuerdo el calor y recuerdo sobretodo los parajes donde se desarrolla Terminator 2, algo raro. Fue junto a D&D y Superheroes INC uno de los primeros manuales que me compré, y le tengo un cariño muy especial por ello.

Vampiro. Hace la tira de años que no lo juego ni dirijo, pero ahí está. Pienso a menudo en él, es un juego que me gusta muchísimo cuando lo jugamos bien (oscuro si, pero el rollo gótico-punk fuera, lo mio fue durante años la intriga, el horror y la violencia) con una ambientación 10, si obvias las mamarrachadas que White Wolf vomitaba sobre su obra. "Hombre Lobo: El Apocalipsis" me encanta, pero solo con Vampiro siento esa mosca cojonera que me dice que todos estos años sin jugar a Vampiro han sido una pena. Y lo cierto es que creo que parte de su valor para mi reside en que condensa muy bien una época de mi vida que viví como niño, que percibí como adulto solo gracias al prisma del cine...mis 90's, época en la que dirijo Vampiro por defecto y costumbre, son los 90's del cine americano mezclado con algo de GTA: San Andreas, cromos de Dragon Ball, Torrente y Felipe Gonzalez. Un mezcolato raro, pero que funcionaba. Ciudades enormes y estériles como solo estas pueden serlo, el sol, California, un gran canal, guettos, pintadas, Metallica, comics Image...el Pacífico.



No es de extrañar que Los Angeles sea una de mis ciudades favoritas para jugar. Con todo Madrid se convirtió en un gran parque de juego para mi cuadrilla de extremistas Sabbath con órdenes de desestabilizar el control de la Camarilla en España (pasamos un poco del temita de la ambientación oficial, no se sostenía ni de lejos), suplantamos al Borbón mediante vicisitud y otras hierbas sembrando el caos...provocando una matanza en medio del mensaje de navidad de 1999.

En estos años en realidad le he dado, en la medida que he podido, a otras cosas. La fantasía y la ciencia ficción, algo de horror cósmico. Dirigir Vampiro cuesta, necesitas un grupo concienciado y que sabe a que va a jugar, que cambie de Chip y entienda que esto no es Anima, D&D o Leyenda de los 5 Anillos. Vampiro, o al menos tal y como concibo el juego, precisa de una mentalización que ahora mismo yo no sé si tengo. He desarrollado el habito de poner bastante humor en las partidas, cosas escatológicas y absurdas, en un tono ligero de alta aventura funciona. Con algo como el MdT no, en absoluto.

Por otro lado, probé Requiem y no lo odié. Me gustó el sistema, cierto, pero aborrezco su ambientación. La encuentro fría, triste, sin gracia y sin chica. Crepusculosa incluso.

Quiero volver a jugar a Vampiro, pero creo que si lo intento voy a cargarme el buen recuerdo que tengo. De momento me quedan los libros.  Quizás la edición 20 aniversario, traducida por fans, acabe impresa, no lo sé...Lulu de momento no me deja porque es demasiado enormerrimo, y dudo que Fucktoría haga nada.
Casi mejor, oiga. Casi mejor.

8 comentarios:

  1. Buenas

    A mi lo que siempre me flipo de este juego, es lo bien pensados que estaban los clanes.

    En otros juegos la gente se escoge guerreros, magos, elfos... y no significa nada. Pero le preguntas a un jugador de Vampiro por su clan, y ya sabes que clase de persona es...

    Un saludo, de un Gangrel...

    ResponderEliminar
  2. Mira que jugué, y mucho a vampiro (sobre todo hombre lobo) y todavía tengo la primera edición de Vampiro en mi casa (cuando solo había pocos clanes y el ambiente me gustaba mas), pero después de leer Requiem... para mi gusto mejora bastante la ambientación quitándose mucha tontería de encima con los antiguos, la Gehena, y sobretodo, dan completa manga ancha para que decidas como es tu mundo de tinieblas, dando solo herramientas y consejos para tramas, todo lo contrario que en antiguo donde todo tenía que estar bien atado (un síntoma de que el mismo sistema y ambientación eran muy dados a irse de las manos).

    Pero si, hecho de menos las partidas donde ser un vampiro en Chicago era algo distinto de un montón de emos lamentándose.

    Un saludo, de un Fianna :P

    ResponderEliminar
  3. Crom, el tiempo pasa. Si ahora ves un capitulo de los Caballeros del Zodiaco te vienes abajo. Yo tengo 32 tacos, y te digo que es imposible jugar al vampiro. Te obliga una tensión y una dedicación que no todo el mundo se puede permitir. Eso sí, si tienes tiempo y jugadores...Adelante!

    ResponderEliminar
  4. Yo también adoro vampiro (y jugué grandes crónicas tanto a Mascarada como a Réquiem), pero sí que es cierto que requiere una dedicación como pocos juegos.

    Respecto a la ambientación, yo era más de ciudades americanas por aquello de ambientarlo con el rollito de las pelis de acción de los 90. Aunque es cierto que llegué a jugar crónicas con ciudades inventadas... una de mis mayores crónicas la ciudad era simplemente llamada La Ciudad y en otra era la Nightcity del cyberpunk. Hasta jugué una en una versión post-apocalíptica de México DF con el reglamento de Réquiem.

    Gran entrada nostálgica! Igual hasta te imito! xD

    ResponderEliminar
  5. Magnifica entrada, me identifico total.

    Por cierto, ese 20 aniversario traducido a ver si puede rular oiga.

    Saludos de un Salubri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale Cromjose, pa ti. ;)
      http://lascosasdecrom.blogspot.com.es/2012/04/brutal-noticia-un-v-l-i-e-n-t-e-ha.html

      Eliminar
    2. WoW que detallazo voy de inmediatoooooo!!!!

      Muchas gracias

      Eliminar
    3. http://search.4shared.com/postDownload/y89f6ZnQ/Vampiro_la_Mascarada_-_Edicin_.html

      Eliminar