viernes, 23 de noviembre de 2012

"Mediohombre", de Alber Vázquez...la historia de un marino con los cojones como balas de cañón


Blas de Lezo, el gran y muy desconocido héroe de acción español, tiene ante si una tarea casi imposible, defender Cartagena de Indias del ataque inglés. Algo relativamente sencillo si no fuese porque la puerta del Caribe solo cuenta con una escuadra de 6 navíos (Africa, Galicia, Dragón, Conquistador, San Felipe y San Carlos) para hacer frente al monstruo de 200 tentáculos que se acerca desde la pérfida Albión, al frente de la bestia se encuentra Vernon, que comanda más de 30.000 hombres con los que se cree seguro vencedor.
Pero Vernon ha cometido un error de cálculo, despreciar a su enemigo.
Pero Blas de Lezo no es tan estúpido, los ingleses serán unos bastardos arrogantes pero no por ello dejan de ser peligrosos.

"Mediohombre" es una estupendísima novela de aventuras, acción, estrategia naval e historia, con un plantel de personajes realmente soberbio, encabezados por Blas de Lezo, un hombre que es tan buen estratega como grande es su mala hostia, un estratega frío que no se anda por las ramas ("He venido a avisarles de que se retiren de esta posición no por cariño hacia ustedes, sino porque necesito hombres que luchen y mueran por mí en otro lugar"), el mezquino y cobarde Virrey Eslava, el arrogante Vernon y su cohorte de lameculos empelucados. Los personajes son bastante reales, a unos les mueve la desesperación y el deber, a otros el orgullo, la codicia y el deber, consiguiendo incluso empatizar con las tropas y sus líderes que sufren y padecen en medio de la disputa. Igual le falta el presentar a los civiles, nadie que no sea militar abre la boca en toda la historia.

La narración es vivida, brutal, sangrienta. Con un arranque brutal, el momento en el que Blas de Lezo pierde su pierna sirviendo de guardiamarina en la Guerra de Sucesión española...con solo 15 años. Ahí empieza a perder cachos de su ser, y ve por primera vez a la Muerte, la cual le habla en inglés. Pero Lezo es Lezo, y en vez de caer como lo haría otro empieza a dirigir el fuego de sus 3 cañones para hundir a los bastardos ingleses que casi lo matan. No hay suavidad ni dulzura en al narración de Vázquez, es duro y directo, sangriento, lleno de salitre y pólvora  Abunda el humor negro, las burradas afloran con la misma facilidad que las entrañas de un inglés y son en ocasiones realmente divertidas (sobretodo si eres un anglofobo como yo), un ejemplo: Un perro inglés aullando de dolor como una mujer mientras la sangre manaba a borbotones de su oreja no era un espectáculo en modo alguno desdeñable.
¿Genial, no? Pues esto abunda.
Como debe ser.

Lezo es representado como una auténtica máquina, incansable, valiente y duro, sangriento y tenaz, no es diplomático en absoluto pero si un líder genial que se ve entorpecido por hombres inferiores a su genio sin par. Más una fuerza de la naturaleza que un hombre, un mediohombre, al menos en su forma de ser. Está centrado en su misión ¿resistir? ¡JA!
¡VENCER! Sea como sea, al coste que sea...¡CARTAGENA TIENE QUE SEGUIR SIENDO ESPAÑOLA!
Quizás hubiese estado bien ahondar en las relaciones del Almirante Patapalo, sobretodo con su mujer Josefa Pacheco (con la que se casó en Perú), para humanizarlo un poco. Pero quizás haciendo eso el relato perdería fuerza.
Porque la tiene. Como un cañonazo. En toda la jeta.

¡LECTURA OBLIGADÍSIMA!

(Su lectura puede ocasionar que sueñes con océanos de sangre inglesa, avisado quedas)

3 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta. Y tu lo describes de una manera que dan ganas de ir a pillarselo. Pero claro, eres el fan nº1 del Almirante asi que no eres parcial. ¡Pero que más da! ¡Es el Mediohombre! ¡Mola!

    ResponderEliminar
  2. Vazquez empezó con Emilio Bueso (y conmigo, aunque yo con 18 añitos era un actor bastante secundario y tenía un nivel muy bajo) en La Fábrica de Basura, y ya entonces destacaba por su brutalidad y lo directo de sus textos, en un colectivo de autores que destacábamos por nuestra brutalidad y nuestros textos. :D
    Y bueno, no puedo negar que Mediohombre es mucho más suave que la novela o relato más suave de la Fábrica, pero para ser una novela "mainstream" (en Castellón estuvo en los escaparates de todas las librerías), es muy dura.
    Y si te ha gustado, te recomiendo también Resiste Tucson. ;)

    ResponderEliminar
  3. Ya era hora que alguien hiciera una buena novela de Blas de Lezo, lo sorprendente es que no haya una buena película... pero realmente ya sabemos las causas del por qué no se hacen ese tipo de films en España... Quizás algún día.

    ResponderEliminar