miércoles, 5 de septiembre de 2012

Los Mercenarios 2 ¡DALE CHUCK!



Buenas noches queridos lectores, acabo de llegar a mi casa tras ver The Expendables Two...película especial donde las haya, un sueño para muchos y un coñazo para otros. Una cinta de acción y humor, un homenaje a unos actores convertidos en leyendas del cine de acción y a un tipo de cine que ya no se estila en el tiempo de lo políticamente correcto. Una cinta sin más pretensiones que emocionarte poniendote en pantallas, juntos y matando unidos como hermanos a los actore/personajes/conceptos/potencias de la acción de tal manera que hace unos años solo hubiese sido posible en los sueños húmedos más oscuros de cientos de nosotros.
¿Quienes la disfrutaremos? Aquellos que entendamos la clave de la cinta y conozcamos a los personajes, y como mínimo los hayamos idolatrado en algún momento de nuestras vidas. Gente que crea que la Jungla de Cristal 4.0 es un rollazo light (¿Hola, y la sangre, y el malo con carisma?), por ejemplo.
Conocer a los personajes es clave, y nada fácil pues no es cuestión de haber visto la primera parte, que ni hace falta pues apenas hay argumento, sino de visionar a lo largo de los años docenas de cintas con los actores que componen el potente cartel de Los Mercenarios 2. Porque aunque se llamen de otra manera los tíos que están ahí clavando cuchillos y pegando patadas, disparando toneladas de balas sin recargar y rompiendo cosas son el Chuache, Estalone, Dolph “Ivan Drago” Lundgren, Vandame y Chuck Norris. Mejor aún, son lo que nosotros, el espectador, hemos imagino que son: poderosos, brutales y divertidos. Unos Aquiles del siglo XX, los guerreros definitivos y nuestros heroes de acción.
Funciona, la peli funciona ¿es tonta? Si ¿tiene argumento? No ¿Sentido? A que te disparo...
Pero funciona, funciona porque QUIERES que funcione, porque ¿como no va a funcionar una peli que ante todo te da lo quieres? Chuck Norris es el hombre capaz de aniquilar un pelotón entero en cuestión de segundos sin pestañear ni apuntar, porque puede hacer pues al fin y al cabo perdió la virginidad antes que su padre. Vandame es el malo, un malo espectacular porque es tan excentrico como él, está loco y es un teatrero de cojones, funciona porque lleva gafas chulas y gabarnida a lo Matrix. Funciona porque Dolph es un sueco enorme que ronca, lleva por cuchillo una espada pequeña y está tan zumbao como solo puede estarlo un químico reconvertido en actor de acción. Funciona porque sale el Chuache, viejuno y algo arrugado, pero es él, Terminator y Conan: invencible, siempre volverá.
Fueron los más grandes, y siempre lo serán, hostias.
Bien pensado si es un homenaje no a los actores ni al genero en realidad, los Mercenarios 2 es un homenaje al fan incondicional. Le da lo que quiere, tal y como le gustaba en sus tiempos: violento, brutal, sangriento. Como nunca debió dejar de ser. Y si alguien os dice de ver alguna puta mierda de esas modernas con tonos azulados, fríos...le reventáis con una mirada que refleje el poderío del reparto de esta gloriosa cinta.
Si te has criado viendo cine de acción políticamente correcto Los Mercenarios 2 no es para ti, amigo. Con suerte en tu propia rencarnación seguirás el camino de Die Hard, Terminator 1 y 2, Rambo, Rocky, Walker Texas Ranger, Desaparecido en Combate, Soldado Universal 1, Arma Letal y otras cintas maravillas, y solo entonces podrás entender porque a muchos esta película nos ha hecho disfrutar más allá de la mera risa que provoca a posta. Y el brutal subidón de testosterona que provocará que hasta vuestros dientes tengan músculos y vuestras abuelitas meen fuera de la taza de lo machas que se sienten.

Dolph es el puto amo, mi personaje favorito de todos, de lejos el más divertido ¡te quiero Dolph!

Ah, la china sobra. Y el novio de Hanna Montanada también, pero bueno, su parte la hace bien, buajajajaja.

(A ver como duermo hoy con el subidón testosterónico que llevo)

1 comentario: