jueves, 6 de septiembre de 2012

Disfrutando de La Llamada de Cthulhu


Estas últimas semanas he dirigido dos partidas de La Llamada de Cthulhu, lo cual es todo un record para mi, y lo he disfrutado mucho. Me gusta el juego, lo he cogido con miedo porque soy consciente de mis limitaciones a la hora de producir terror, constantes partidas de La Llamada echadas a perder por mi incompetencias como Guardian abalan lo que digo, y saber mantener la tensión en partida, aunque con todo no soy del todo malo a la hora de dirigir partidas de investigación.
De momento las partidas jugadas han ido bien, han funciona bien más allá de la simple diversión mesera, los personajes han investigado y han combatido a dos fuerzas ocultas relacionadas con los Mitos, y les ha costado lo suyo en cordura, claro. Casi la pifían un par de veces, con suposiciones bien elaboradas pero erroneas, pero ¡eh! Ser Investigador es lo que tiene.
El caso es que solo me he atrevido a dirigir dos aventuras clásicas incluidas en el manual, he intentado escribir yo una solito pero no me sale, me cuesta, está claro que necesito mucho más rodaje con La Llamada para empezar a pedalear sin ruedines...sino me la hostia. Mi rollo es más lo épico y el humor algo tonto y oscuro, demasiado D&D y demasiada CiFi.
Así que ando recopilando material rolero de La Llamada de Cthulhu y desempolvando viejos librillos, como el absurdo compendio de Criaturas que sacó La Factoría y que es como muy cutresalchichero, que he acumulado estos años (Mascaras de Nyarlathopeth de JOC inclusive). También arramablo con toda aventura gratuita escrita por aficionados (Cthulhu for President pinta bien).
De modo que si, estoy gozando con La Llamada de Cthulhu, me parece un gran juego y yo no soy tan malo de Guardián como pensaba. Ya os informaré de mis progresos, espero poder echar pronto a volar a lomos de un Shantak yo solito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario