domingo, 19 de agosto de 2012

Escribiendo un módulo friki-espacial para La Marca del Este


En los últimos tiempos La Marca del este está tomando un cariz friki-espacial pulp bebiendo de los orígenes de D&D, de módulos como Temple of the Frog y la inclusión del astronauta como clase opcional (como hicieron ya con los dioses lovecraftianos). Y como a mi La Marca me mola dos puñados y medio para dirigir, es fácil, dinámico y tan sencillo que no me complica las cosas a la hora de divertir a la audiencia he decidido optar por meter en mi particular setting (Forjado durante 2 años de partidas universitarias) referencias de este pelo, algo ya hice antes pero nunca de esta manera.

¿Y como? Pues escribiendo, a buen ritmo, una campaña que he llamado Rompiendo el Crujido  y que cuando acabe colgaré en un PDF bastante feo, ni maquetado ni nada porque no sé, en el blog, que estará dividida en 3 aventuras entrelazadas, siendo la primera de ellas Cayeron del Cielo (que va casi por la mitad). Las otras dos no tienen aún nombre, soy espantoso poniéndolos, pero si pensadas y tendrán de todo: Aliens, misterios del pasado, desapariciones, islas misteriosas, tecnología imposible, mutantes y también homenaje a la imagen que encabeza la entrada , pese a que no he leído ni jugado esa aventura la portada me parece impresionante. Pero si los autores de La Marca son deudores de autores como Dave Arnesson y Gygax o del pulp más salvaje, un servidor lo es de Warhammer 40.000, Fallout, Michael Morcock (la saga de The Runestaff especialmente), Mass Effect y los comics Marvel, y se notará bastante. O al menos eso espero, referencias no faltarán y los más avispados pillarán más de una más de tres coñas al respecto.



De momento Cayeron del Cielo avanza bien, encuentro muy agradable escribir una campaña que me obliga a mezclar fantasía y ficción, a pensar como un tipo que vive en una sociedad de espada y brujería afrontaría un contacto con algo del espacio...aunque al final es muy simple: si es útil es un extraño, si es hostil es un monstruo, si sirve de algo es algo mágico y si me muta está maldito. Así de fácil. La cosa es no complicar las cosas, los jugadores suelen ser prácticos y no tienden a hacerse preguntas mientras algo enorme y raro intenta zampárselos, las preguntas si eso van luego, pero como buen maister se las hago buscar.

Quiero que esta aventura mole y sea divertida, es probable que dentro de un año no pueda jugar más con mis amigos de la uni al acabar la carrera de modo que busco que se acuerden siempre de un loco llamado Pablo que les hizo a una cosa friki y extraña, con kobolds y cacharros raros.

-Oye Vespasiano ¿soy yo o esos orcos están como muy...ciclaos de músculos?
-¿Que más dará? ¡MAAAAAAAAAATAR!

De momento la cosa va bien, con mapas en paint y todo...no puedo esperar a ver a Vespasiano armado con un Guantelete de Poder o a Hammer portando una pistola laser, haciendo el cafre con tecnología de más allá de las estrellas. O encontrándose con un montón de orcos armados con sablers lasers...Al fin y al cabo ¿que diferencia un puño de combate de un Guante de Fuerza de Gigante? ¿Una pistola de rayos de una varita con el conjuro Rayo Eléctrico? Que molan mais porque son juguetes caros.


2 comentarios:

  1. He leído ya la primera parte de Cayeron del Cielo y puedo decir sin temor a equivocarmr que la cosa pinta MUY bien.

    ResponderEliminar
  2. Lo quiero, lo quiero, lo quierooooo...

    ResponderEliminar