domingo, 24 de junio de 2012

Nuevo monstruo para Aventuras en la Marca del Este: El Extraño Volador

Hace ya bastante que no subo nada para la Marca, de modo que aquí os dejo un nuevo bichito sacado de la mente del Maestro Lovecraft y sus Nigth-Gaunts: El extraño volador. Son la versión en raza fantásticade los Ghaunts que aparecen en el Vademecum, que no me gustaban demasiado y he optado por cambiarlos un poco para hacerlos más a mi gusto, aprovechando la experiencia de mis partidas a La llamada de Cthulhu con cierto Guardian aficionado a ellos. También he escrito 2 nuevos conjuros relacionados con ellos.
Espero que os guste el resultado.



El extraño volador
Hay cosas que rondan en el mundo desde tiempos extraños, cosas sin rostro ni boca que cazan por extrañas razones, cosas aladas y peligrosas que a veces un mortal es capaz de llamar pero solo muy raros individuos son capaces de dominar. Las distintas culturas de Valion les han llamado de muchas maneras; son los Anto-eum para los elfos (los Sin Boca), para los enanos la palabra más apropiado es Trag Azanulbizar (Tallas Oscuras) mientras que para los medianos son los Ladrones de Niños; incluso los recluidos hombres serpiente saben de los Slaasghofin, los Cuervos Asesinos, del mismo modo que los también reptilianos hombres lagarto, que solo tienen agrias maldiciones cuando hablan de los ladrones de huevos . Los titanes les llaman en su extraña lengua Yugah'wyrdtraeilokendoa, la Odiada Plaga.
Pero quizás el nombre más evocador sea el de extraño volador, que le dió el clérigo de alma sensible y horribles textos Horawad Firdeas Loweregcrat.

Un extraño volador recuerda a la figura sombría de un humanoide alto y muy delgado, con unos brazos anormalmente largos que rematan unas manos garrudas y una testa coronada por cuernos que se retuercen. Tienen rostro, ni orejas ni vello alguno, no hablan, pero entienden todos los idiomas, y siempre se mueven en el más absoluto silencio, incluso cuando se mueven por el cielo con sus delgadas alas membranosas; de su espalda cae una larga cola acabada en una punta afilada como si fuera de obsidiana cortante, que se agita constantemente como una serpiente. La piel de estas criaturas asexuadas es lisa y grasienta pero no huele ni desprende calor. El como se reproducen es un misterio que quizás sea mejor dejar en paz, pues en pergaminos obscenos y tallas en las pirámides negras de Neferu se insinua que sirven a los más oscuros demonios de la creación, que la recompensa de los locos que les obedecen en ocasiones es la transformación en un siervo extraño y sumiso.

Suelen vivir en grupos de 10 a 20 ejemplares que moran en lugares de muy dificil acceso y oscuros, pero situados cerca de los mortales, a los que parecen depredar por mero gusto. Parecen disfrutar de ello, del dolor que causan a su paso, y dedican con oraciones silenciosas los tesoros de los que capturan, a los que previamente han dado una muerte horrible, a sus amos oscuros en extraños y simples templos de piedra negra. Se rumorea que en el Gran Pantano habitan una pequeña bandada de extraños voladores, y hay testimonios de un grupo muy nutrido en la Montaña del Cirineo.
Un mago que encuentre el conjuro Llamar al Extraño Volador (también llamado Silbido a la bandada negra o Reclamar al esclavo) puede llamar a una de estas criaturas y probar a darle órdenes, pero el extraño volador solo le hará caso si quiere y es probable que se vuelva en contra suya. Es necesario el empleo de otro conjuro, más raro y que requiere mayor maestría, que se conoce como Dominar al Extraño Volador para que una de estas aberraciones obedezca de pies juntillas a un mago...durante un día, detalle que en los soportes del conjuro se suele omitir.


Extraño Volador
Clase de armadura: 2
Dados de golpe: 8
Movimiento: 10 metros
En vuelo: 20 metros
Ataque: 2 garras/1 aguijón
Daño: 1D8/ 1D10 +2
Salvación: Guerrero 8
Moral: 12
Valor de tesoro: 0
Alineamiento: Caótico
Valor en PX: 1000
Capacidades especiales: los Extraños Voladores pueden Moverse en siencio y Esconderse en las Sombras como si fueran Ladrones de nivel 14, es decir, al 99%.
Son inmunes al conjuro Hechizar a las Masas.
Pueden “ver” criaturas invisibles.
Si tienen éxito con sus ataques con las garras cogeran a su incauto rival, siempre y cuando no sea mayor que un ogro, y elevarán durante 1D6 asaltos hasta llegar a una altura en la que la caida sea letal de necesidad. La victima puede intentar agarrarse al extraño volador y atacarle con un -4 al ataque.


Nuevos conjuros

Conjuro de mago y elfo nivel 4

Llamar al extraño volador
Alcance: 0
Duración:Permanente (o hasta que la criatura se aburra del invocador)
Este conjuro hace que un solo extraño volador sea llamado a la presencia del invocador, aparecerá en 1D3 noches aleteando en silencio. Cada noche, y desde el primer momento en elq ue aparece frente al mortal, hay un 70% de probabilidades que ataque al mortal que le ha incordiado con el fin de matarlo de manera espantosa. Este conjuro solo sirve para llamar a una de estas criaturas, no proporciona control alguno sobre ellas, aunque el invocador puede intentar darle órdenes que el engendro obedecerá o no según le parezca.

Conjuro de mago y elfo nivel 8

Dominar al Extraño Volador
Alcance: 100 metros
Duración: 24 horas exáctamente
Este conjuro se ha de lanzar sobre un extraño volador que el lanzador pueda ver, la criatura pasará a estar bajo su control total durante un día, sin tirada de salvación alguna, en el que solo podrá hacer cumplir con lealtad las órdenes que se le den ;aunque en el momento que los efectos se pasen atacará a su antiguo amo. Este conjuro permite dominar de manera indefinida a un extraño volador siempre y cuando se renueve el conjuro, que solo surte efecto sobre una criatura que vuelva a ser libre (y presumíblemente muy agresiva).


1 comentario:

  1. mmmm la famosa técnica de dejar que la gravedad mate a los pjs..... Excelente......

    ResponderEliminar