viernes, 22 de junio de 2012

La capa: creerás que un hombre puede volar...


Eric es un mediocre, un adulto que al crecer no ha superado sus frustraciones, que no ha cumplido sus sueños porque no tenía ninguno. Sus recuerdos más felices son los que tiene de su niñez, de cuando jugaba a superheroes con su hermano Nicky; él llevando encima una capa (un amuleto de la suerte) era el villano llamado Rayo Rojo mientras que Nicky era el heroe, el bueno, Centella. Pero aquellos acabaron cuando al caer de un arbol Eric casi muere y debe ser sometido a numerosas operaciones, cuando su madre coge la capa creyendo que por ella el chaval creía que podía volar.

Pero Eric ya es mayor, y mientras que su hermano consiguió ir a la universidad él vive con jaquecas, trabajando de repartidor hasta que acaba en la calle, su vida a ido de mal en peor; Eric no solo es mayor, sino que es un gandul frustrado con una vida que no cree merecerse . Solamente hay una constante positiva en su vida y es su novia Angie, con quien vive desde hace años y que le mantiene gracias a su agotadora vida como enfermera. Pero cuando todo acaba, cuando ella se cansa de él y le deja, tiene que volver a casa de su madre, al sotano...donde encontrará su vieja y roñosa capa con la cual podrá volar.
Podrá por fin enseñar quien es él a todos aquellos a los que acusa de haberle convertido en un desgraciado.
Como poco una idea interesante, una nueva vuelta de tuerca a la idea de un superhombre en un mundo que no los tiene, de como afecta el hecho de tener una capacidad extraordinaria a un hombre no solo ordinario, sino ya un infeliz (como el prota de Wanted) y como pasa a usar ese talento único.


Jason Ciaramella adapta una historia única de Joe Hill (el hijo de Stephen King), incluida pero en inglés en el tomo español, a una serie limitada que tiene todo lo necesario para conseguir mantenerte atado a él: personajes humanos con motivaciones comprensibles, un tratamiento inteligente de como sería en verdad la vida de una personaje como Eric si de pronto pudiese volar, situaciones de extrema violencia, diálogos y ritmo. Por no olvidarnos de situaciones francamente escabrosas y otras más gamberras, que nos podríamos esperar de un comic de Garth Ennis o Mark Millar, humor negro que casa bien con la historia de Eric. Hay un uso muy inteligente de los flashbacks con los que podemos comparar la felicidad e inocencia de la vida de un niño con el infierno de su vida, con el infierno que desencadena y con su trágico desarrollo. Eric el adulto es una versión enferma, retorcida, gris y malsana de Eric el niño, ha dejado que sus heridas gangrenen y ha decidido volver a jugar. Quizás eso es lo que lo haga tan interesante y siniestro, realmente es un personaje desagradable y por ello creíble.

El dibujo de Zach Howard me ha parecido soberbio. Tiene un estilo muy expresivo, plasma perfectamente lo que los personajes sienten o piensan, y es capaz de dibujar escenas con mucha fuerza, espectaculares, brutales y siniestras. El complemento perfecto para potenciar el puñetazo que supone en ocasiones La Capa para el lector. No hay superpeleas porque solo hay un superser, pero si hay violencia, extrema incluso.


Una lectura recomendada, lo tiene todo para haceros disfrutar de un relato tenebroso que nos habla del poder en malas manos. Planeta lo ha sacado hace unas semanas a 14,95 eurelios, yo que vosotros le echaba un ojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario