miércoles, 27 de junio de 2012

Escribiendo una ambientación con la Historia en la mano (I)

Esta es la 1º entrada de una nueva y ¿larga? serie de artículos sobre como emplear la historia para hacer una ambientación rolera. He elegido, como no, que sea una ambientación fantástica pero no medieval fantástica, al menos no del todo. Digamos que es lo que me gusta llamar fantasía pre-industrial, y así me quedo pancho no, lo siguiente.



Empecemos.

¿Que es lo primero que necesitamos? Un marco geográfico, un sitio donde instalar el pequeño pedacito de universo en el que queremos jugar; bien, yo no soy partidario de quemarme las pestañas escribiendo sobre TODO el mundo ¿la razón? ¿De verdad lo vas a usar? ¿No es mejor concentrarte en un ámbito más o menos amplio pero limitado? ¿No lo aprovechas mejor? ¿No consigues que sea más interesante? Por ejemplo, en el vademecum de La Marca del Este ¿cuales son los lugares más interesantes? Pues eso, La Marca del Este. Lo demás es atrezzo y no hemos de rompernos los cuernos.

Volviendo a lo que decía, para crear el marco geográfico el mundo real es perfecto. Un amigo mío llamado Martín, a quien mando un saludo que verá cuando le dé la caca por facebook al pasarle el enlace a la entrada, creo su mundo, Kratia, basándose en la geografía europea (y quedó muy bien); es pues una opción interesante y yo, que soy muy vago, optaré por ella también.
La zona de Anatolia me parece una localización estupenda: es amplia, variada y compleja. Una enorme meseta a 1.500 metros de altitud, rota por depresiones en las que se acumula el agua, y montañas de unos 2.000 metros (que elevaremos a los 3.000-4.000) y zonas deprimidas con lagos. Por el sur están las zonas más secas y áridas, que podemos entender por desierto, y al norte-oeste importantes masas de agua; por último tenemos el mar de Marmara donde está Estambul, que aprovecharé.



Pero para disimular un poco le daremos la vuelta al mapa.

¿Que? ¿Que os recuerda a Thedas? No me extraña.


Bien, ya tenemos algo que podemos considerar un buen marco donde empezar nuestra ambientación. Ahora toca ponerle un nombre que nos guste antes de ponernos a echarle condimentos a nuestra pizza; a mi me gusta pillar nombres de pueblos de mi zona, el País Vasco, que modifico un poco y fuera. Pero esto va de usar la historia para hacer ambientaciones de modo que he mirado un poco en mis libros de historia medieval  hasta encontrar un par de nombres que juntar: Talas (donde un ejercito turco-árabe paró la expansión de China por Asia central en 751) y Caen (un lugar de importancia dentro del arte románico, situado en Francia) ¿el resultado? Talascaen, no suena mal.

Vale, tenemos un nombre y tenemos la masa ¿que le echamos al plato? Bueno, como es una ambientación de corte fantástico clásica pondremos enanos (por supuesto), elfos (arg), medianos, humanos y orcos ¿otras razas? Bueno, si, pero de menor entidad y ya llegaremos a eso. Partiendo de esta base voy a elegir en que me voy a basar para crear la cultura de cada raza (o culturas) y luego ya me preocuparé de que todo quede atado y bien atado, como dijo cierto kaudillo orko.



-Enanos: como son mis favoritos serán una potencia importante, una cultura boyante, digamos que cogeremos un poco del sistema republicano romano (2 cónsules con algún nombre enanil, un senado, magistrados, un ejército popular, cursus honorum y MUCHA intriga política entre familias/clanes), una pizca del imperio Inca (el sistema de Mita para explotar el territorio y controlar la población, el sistema de anderías para explotar las laderas de los montes domesticando así el paisaje, el trabajo de la piedra) y un estatus tecnológico digamos que similar al Chino en el siglo X: Pólvora, imprenta, brújula, etc... El nombre de este MUY particular mezcolato republicano ha de sonar bien, duro y muy enanil; una vez tiramos de manual y vamos a echar un ojo a la zona de Europa del Este y Rusia ¿Smolensk? suena a panecillo integral, paso ¿Un señor llamado Rurik que se instaló en Novgorod? Podemos usar algo ¿su hermano Truvor se agenció Izborsk? Vale, creo que me mola la idea de la República de Izbork, con capital en Rurikgorod (que plagiaré a Estambul cuando toque hablar de ella).
Ah, y nada de cuernos, nada de barbas porque si y nada enanas barbudas. Que quede claro. 



-Elfos:  no me gustan pero voy a intentar hacerlos un poco más interesantes y salirme del molde. Vale, los instalaré en el montonazo de islitas que hay en la zona este, serán una cultura en decadencia basada en parte en la japonesa (una élite nobiliaria al servicio de un/una emperatriz ya sea como guerreros o funcionarios, una potente flota, un estricto código samurai y una brutal adhesión a la tradición) y en las sociedades esclavistas del sur de los EEUU: plantaciones enormes trabajadas por una ingente mano de obra esclava que es cosificada por una minoría, los elfos, tras ser capturados o comprados por los enormes barcos de esta longeva raza, que estarán más o menos sacados del junco chino (unas malas bestias), son el motor y la sangre de la decadente cultura élfica que se haya anclada en desde hace siglos en una anquilosada versión del feudalismo japonés. Guay, elfos capullos y peligrosos ¿que nombre le ponemos a esta particular sociedad? Voy a ser un poco friki más que historiador y le llamaré el Brillante Imperio (y aquí meto la historia, concretamente de Tailandia) de Rama (por el 1º rey del país) Tai (que viene del termino libre, Thai): Ramatai.



Pero claro, no voy a ser tan capullo y sé que hay gente a la que le gustan los orejas picudas, así que una rama de los elfos estará localizada en la zona sur, en esa pequeña formación que por muy poco no es parte integral de Talascaen. Estos, llamémoslos elfos silvanos y vivirán de forma similar a los indios caribes, como los miskitos, en un ambiente digamos ¿amazónico? si, me mola.  Alianzas federales presididas por caciques enfrentadas las unas a las otras por los recursos en un ambiente complicado para la vida, sobretodo porque me molan los dinosaurios y he cambiado a los jaguares por dinosaurios. Amazonía suena bien, de modo que solo añadiremos un par de cambios: Amathzonía, así suena más fantástico. Por supuesto ellos no lo llaman así.



-Orkos: aquí voy a ser una vez algo cabrón, y me voy a basar en ¡la España de 1492 y la conquista de América! Me explico, digamos que 2 poderosos kaudillos orkoz unen dos de los principales reinos de la zona norte de Talascaen (esa que parece árida y que efectivamente, es algo yerma) mediante la unión de sus dos primogénitos (chico y chica) que sancionan con la sangre de varios cientos de esclavos los clérigos de la brutal raza, vamos, una especie de reyes católicos pero verdes (aunque Isabel era bastante orka la buena mujer). Una vez hecho esto empiezan a sojuzgar a los pequeños señores de los distintos reinos que andan bastante revoltosos, no les mola eso de una corona unificada bajo el ceño cejijunto de una sola pareja de orkos, con la fuerza y algo de diplomacia, especialmente ayudados por los más civilizados trasgos que habitan ciudades y forman la llamada Hueste Sagrada (la Santa Hermandad castellana) para saldar cuentas con sus viejos rivales. Finalizada la pacificación de los advenedizos, que son enviados (si sobreviven) a la frontera del nuevo reino para dar por saco a los humanos, inician los reyes orkos la guerra contra el último bastión humano que habita su árido territorio, el reino de Sordoba (si, Córdoba). Por supuesto ganan y se lanzan a la conquista del resto de Talascaen con un poderoso ejército fraguado en una constante guerra. Bien, tenemos conquistadores españoles orkizados, una Isabel la Católico más guapa de lo normal y un Talascaen que las va a pasar canutas con las versiones de Hernan Cortez y Pizarro de mandíbula prominente y orejas porcinas. 
¿Un nombre? Bueno, ya que son dos reinos y están basados en los 2 principales reinos de la península (Castilla y Aragón, por si acaso) podemos llamar al reseco y ¿manchego? territorio de esta gente, que vive en una alta edad media sin armas de fuego, Reino de Bastión y Jácara (por Jaca). Orcos que viven del pastoreo y la agricultura en un campo difícil de tratar, gobernados por señores de la guerra o crueles clérigos de su divinidad (ya veremos cual), y trasgos que son más urbanos y se dedican a mantener el comercio, la artesanía y la creciente burocracia que exige la nueva corona orka. Me gusta como queda y rompe un poco con la idea tradicional del orco ¿Otros trasgoides? Bueno, digamos que algunos de los territorios de la Corona están habitados por osgos (gobernados por sus Viejos Padres, los parientes mayores vascos) y esclavos humanos y semiorcos en los territorios recién conquistados, a modo de judíos y musulmanes.



-Los medianos: complicado, no quiero una comarca ideal y encantadora en Talascaen, no me gusta el concepto. Me llama convertirlos en los zingaros de la ambientación, un pueblo que ha llegado desde muy lejos huyendo de la esclavitud en su mítico lugar de origen Medha (de ahí la palabra mediano); el nombre viene de que el termino gitano viene de Egipto, de donde decían provenir los 1º romaníes que llegaron a Europa ( Acogedme simpáticos cristianos y al volver a Egipto os mandaré mis riquezas, y tal).
Nómadas, con su propio idioma y cultura, viajan por Talascaen en caravanas dedicándose a distintas labores de artesanía y trabajo itinerante, sin mucha consideración por la propiedad de los no-medianos, ajenos a la política hasta que esta se vuelve contra ellos (momento en el que desaparecen). Su cultura es de tipo bajomedieval también.
Como detalle siniestro voy a darles un regalito basado en los asesinos musulmanes (los assasins esos con cuchillas ocultas) llamado fradossins, encargados de matar a aquellos que puedan poner en peligro a las familias medianas, especialmente si es por razones religiosas. No son nómadas y viven en comunidades muy aisladas llamadas ralamuti (por Alamut, la más famosa fortaleza nizarí) comunicadas entre si mediante palomas mensajeras, sistema no del todo fiable dicho sea de paso.
 Algo curioso pero que tendré que elaborar más.

Creo que la entrada ya es muy larga y dejaré para la siguiente la cuestión de las culturas humanas. Espero que os haya gustado esta pequeña introducción.

Bibliografía empleada:
-Manual de Historia Medieval, José Angel García de Cortazar y José Ángel Sesma Muñoz-Alianza Editorial
-Historia de América, Juan B- Amores Carredano (coord.)-Ariel


4 comentarios:

  1. Moooola, ya tengo ganas de ir viendo cómo avanza.

    ResponderEliminar
  2. Y por cosas como estas no dirigiré nunca Aquelarre... xDDDD

    Está genial la ambientación, aunque solo la plantees como una idea de cómo usar la historia (relacionada con el carrusel blogero de junio), pero el principal problema es que este tipo de cosas e ideas solo están al alcance de aquellos que conocéis la historia.

    ResponderEliminar
  3. Siempre que creo una ambientación, expolio brutalmente a la historia, que para eso está y nadie se fija en estudiarla, así que...

    Yo andaba hace un tiempo haciendo 'el Valle Bajo', una pequeña ambientación con humanos tardoromanos, elfos germánicos, enanos un poco amalgama y medianos que eran nómadas fluviales. A ver si algún día lo retomo, pero todo tenía un cariz altomedieval que me encanta.

    Por otro lado, tu ambientación tiene buena pinta, pero los orkoz no me gustan demasiado, yo soy más de barbaros a saco y prou. Aunque ultimamente ya me estoy cansando de los orcos, fijate tu...

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos los que tenemos o estamos cursando el grado/licenciatura de historia (yo me uno al club de frikis-hisotiradores) usamos mucho la historia , sobretodo zonas o espacios temporales que la gente desconoce. Yo prepara hace una un tiempo donde la tipologia de los humanos era eslava y su mundo muy parecido con mitologia y eventos historicos muy parecidos. Lo mejor de esta entrada es el tema de bibliografia xD Pero yo soy mas de Benasard y de Jose Enrique Ruiz Domenec.

    ResponderEliminar