viernes, 4 de mayo de 2012

Monstruito para la Marca del Este: Dracozombie



Ni siquiera los dragones son inmortales, incluso ellos pueden sucumbir ante el acero o la hechicería y convertirse en un festín para alimañas y saqueadores. En ocasiones el cuerpo del dragón es reanimado mediante un vasto y complicado ritual nigromántico conocido como El Despertar de Surmanetón, entonces el mundo tiembla bajo los tambaleantes pasos de un dracozombie, el insulto supremo a la raza dracónica.
Los dracozombies presentan distintos niveles de putrefacción que depende del tiempo que pasó muerto antes de ser reanimado, de donde estuviese expuesto y de las razones de su muerte. Sea como sea son criaturas abominables, llenas de animalejos que se alimentan de su carne muerta y que anidan dentro de sus cuerpos. Ya no pueden volar ni lanzar el aliento que tenían en vida, a cambio pueden vomitar una mezcla de gusanos, baba y agua enfangada bastante letal.
Solo existen para cumplir las órdenes del nigromante que ha realizado el ritual, su existencia está vinculada a este y si por alguna razón muere se convertirán en polvo. Por ello los nigromantes suelen montarlos, para estar muy seguros al estar protegidos por un enorme zombie asesino.
Se dice que en Neferu hay ciertas pirámides custodiadas por varias de estas criaturas, tratadas como momias reales pero que en realidad no dejan de ser dracozombies. 

Dracozombie

Clase de armadura: 3
Dados de Golpe: 12
Movimiento: 6 metros
Ataque: 2 garras/ 1 Mordisco
Daño:1D10/1D10 / 3D8
Salvación: G 12
Moral: 12
Valor del tesoro: 0 (7.000 si es uno de esos dracozombies reales de Neferu)
Alineamiento: Caótico
Valor PX: 2.000

Siempre pierden la iniciativa en combate.
No pueden verse afectados por conjuros de Dormir o Hechizar monstruo.
Los clerigos pueden intentar dominarlos o expulsarlos.
El fuego les causa el doble de daño.

Toda criatura que muera por el mordisco de un dracozombie se levanta al cabo de 4 turnos como un zombie.

Vomitar: un dracozombie puede vomitar el contenido de su estomago sobre el enemigo. Este ataque funciona como el aliento de un dragón: puede lanzarlos hasta 3 veces al día y el daño que causa es igual a sus puntos de golpe.

El vomito del dracozombie es un cono de 7 metros de largo. Toda criatura que se sufra el daño completo de este ataque tendrá un -2 a sus tiradas de ataque durante 1D6 turnos debido al inmundo icor que le han echado encima.

Conjuros: los dracozombies pueden lanzar una vez al día los siguientes conjuros:
-Nube Aniquiladora.
-Revivir a los Muertos

No hay comentarios:

Publicar un comentario