jueves, 24 de mayo de 2012

Fantasía diferente: Brutal legend


Brutal Legend es un juego peculiar, me lo compré con la idea en mente de catar un Hack & Slash metalero, con Eddie Riggs (estupendamente doblado por Santiago Segura) rajando y petando demonios, emos y glam metaleros en un orgía de sangre al son de los Judas...y resultó tener un poco de ello, un tanto de estrategia en tiempo real, algo de juego músical (a la hora de desencadenar el poder del Metal con la guitarra) y un tanto de conducción por el mundo. Lo cual me decepcionó un poco al principio pero terminó por ayudar que disfrutase mucho del juego.

Pero sin duda lo que más me gusto de Brutal Legend fue la ambientación ¡y es que es soberbia! Quiero decir, pensaba que cogiendo el mundillo del Heavy Metal (artistas, musica, portadas, etc) solo iban a conseguir una macarrada sin más ni más. ERROR, enorme error...la Era del Metal que Double Fine creó es un mundo tenebroso de Espada y Brujería, un enorme continente sembrado de las ruinas de una Era anterior en la que los titanes regían el mundo y a todas las bestias que ahí moran, pero que con su marcha (alcanzando un estado mayor de existencia, muy zen) todo ha quedado en manos de un terrible Imperio de demonios masoquistas que crearon sin querer a los humanos, para esclavizarlos queriendo.



En la Era del Metal los humanos son gobernados por una serie de Caudillos que rigen sobre las últimas tribus libres ¿y quienes son esos caudillos? Pues versiones fantásticas de algunos de los artistas más importantes del Heavy Metal. En la imagen superior podéis ver al Maestro Muerte, una suerte de chamán curandero que a base de tocar su bajo puede curar a todos aquellos que no se encuentren ya detrás de las puertas de la muerte, interpretado por el bueno de Lemmy Kilmister. Y también hay un mago ¡un mago! que es el Guardián del Metal, Ozzy Ousborne claro, que es quien permite mejorar el equipo de nuestro protagonista.

Estos caudillos gobiernan sus tribus, cada una de ellas con sus propias particularidades: los headbanger son un grupo de brutos que pelean a base de cabezazos (letales tras generaciones de headbangers dedicados a romper con la mollera la dura piedra de las minas bajo los látigos de los demonios).
Además la Era del Metal tiene su propia flora y fauna, que es...brutal. Enormes bestias del metal salidas de ¿Kiss? capaces de lanzar fuego, erizos con púas de hierro largas como espadas, murciélagos con cabeza humana que se cagan en tu madre, no muertos nacidos de los desesperanzados (que usan música gótica), arboles con flores en forja de soga, arboles de la birra, jabalís motorizados, etc...solo hecho de menos dragones rojos con ametralladoras.

La historia cuenta además con un rica mitología, que arranca con un mundo a oscuras gobernado por los horrendos Primeros en la más completa oscuridad, hasta que Ormagoden, una bestia de fuego y metal que trajo la luz haciéndoles huir a las profundidades de la Tierra, y que termina con la historia de la Gran Rebelión contra los demonios dirigida por el gran caudillo Riggnarok...que acabó como acabó debido a un viejo mal nacido de las lágrimas de una diosa.
Bastante poético y macarra al mismo tiempo, la verdad es que merece la pena echar un ojo a las Leyendas (contienen spoilers de la trama principal).


Brutal Legend pues resultó ser un curioso experimento, como juego funciona y demostró que se pueden contar historias clásicas de fantasía, no deja de ser la historia de un extraño que descubre un viejo poder en un tierra oprimida que ayuda a liberar del mal, con nuevos elementos, de forma original y si, divertida. Si uno se para a pensar un poco Eddie tiene algo de John Carter  (ese que es de Marte) con otro tanto de Conan/Kull y Luke Skywalker.
Dije pensar un poco...igual un mucho.
Una pena que la franquicia no tenga la pinta de continuar porque la Era del Metal parece un lugar divertido y donde se pueden contar grandes historias. Tiene magos, tiene monstruos, chamanes, bárbaros, demonios, brujería, espadas, profecías, monturas de leyenda (EL QUITADRUIDAS), villanos, imperios malvados, magia, peligros... difícil de definir más allá de decir que es Espada y Brujería y Metal.

Yo sigo manteniendo que con el Mazes &  Minotaurs se puede intentar hacer sin romperse demasiado la cabeza un sistema de juego para BL.

8 comentarios:

  1. Tranquilo, el día en que nos pongamos Alberto_orco y yo con el Macarras & Motos tendrás tu sistema (madre) para hacer todas las macarradas que quieras con Dethlock a todo volumen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡YUUUUUUUHUUUU!
      Mejor Judas Priest, no hay nada como conducir el Quitadruidas mientras atropellas demonios sonando Electric Eye en el místico reproductor de música.

      Eliminar
  2. Me encanto el juego cuando lo pude jugar hace 2 años pero se me hizo corto y las partes de "batalla campal" las habria llevado de otra manera. En serio el juego te deja con un final de ¿esto es todo? parece que le faltan al menos 3 horas de juego o una segunda parte (que no va a tener)
    Por lo demas la ambientacion es "brutal" en esa mezcla de edad Hyborea con toques heavys y sin duda alguna mereceria la pena jugarla en una partida de rol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mecánica de ejércitos me pareció una idea mala, tendrían que haber hecho algo rollo Dinasty Warrior, con el bueno de Eddie en medio del mogollón rajando enemigos junto al resto de la Gira, realizando tareas para que no pare el flujo de tropas.
      Y esa segunda parte...si Gigatrón vuelve, quien sabe.

      Eliminar
    2. Yo de hecho fue lo que pense con los videos, "esto tiene pinta a Dinasty warrior debe de molar" pero despues me lleve un chasco combinado con el final de ¿ya?
      Una lastima pese a que se le puede perdonar por la cuidada ambientacion y el diseño de los escenarios. Pero no creo que veamos segunda parte el guionista/director esta muy ocupado haciendo barrio sesamo y juegos de Kinnect

      Eliminar