martes, 24 de abril de 2012

Se acercan los exámenes...y mi cerebro se ha puesto las pilas...

...en lo que no debe.
En menos de 23 horas me he puesto a fantasear con dos conceptos lúdicos que ya veré si plasmo algún día y que dejo aquí para que no se olviden, o para que otro los aproveche mientras yo dejo que se pudran.

1) Un juego donde aguerridos soldados carlistas combaten hombres lobo liberales, que primero están bajo el control de los isabelinos y que por razones varias acaban completamente descontrolados. La primera y última linea de defensa del pueblo son unos cuantos miles de muchachotes de Antiguo Régimen con boinas rojas.
¿Un hijo espiritual del Club de la Estaca? Sin duda.

De momento hay un dibujo pendiente de escaneo y una chorrada que colgué para goce y descojone de mis compañeros de clase. Me da que da para un relato pulp majo...un juego de rol no porque ya empezaría a repetirme y plagiarme a mi mismo.


Los lobos llegan ya hasta los pueblos, aullando, ansiando despojar. Recorren nuestra tierra como si fuese suya, no respetan nada ni a nadie.
Brilla la codicia en sus ojos de depredador, aullan mentiras. Nos llaman bárbaros, esclavos, brutos, ignorantes y retrógrados, pero esas no son las peores.
Bajo sus garras los pueblos del Reino sufren, ellos ladran, pues no hablan, una palabra que pervierten.
Libertad.
Su falsa reina nos quiere despojar de nuestro mundo, vendernos a mercaderes y banqueros.
Libertad.
Nos han robado nuestras leyes y nos quieren arrebatar nuestra cultura.
Libertad.
Nos niegan el rey que pedimos y queremos.
Libertad.
Alejan a Dios de nuestros corazones, lo encierran en templos de fría piedra.
Libertad.
Buscan convencernos de arriba es abajo y que bueno es malo.
Libertad.
Nos dejan desnudos para que nos rompamos el lomo en sus factorías y dicen que es progreso.
Libertad.
Aullan mil veces esa palabra.
¿Que saben ellos sobre la libertad?
Libertad es poder elegir que cadenas portas. Lo llamen o no progreso el suyo es un collar de sabueso que no queremos. Las nuestras son más cómodas.
Bajan los lobos.
Ya llegan, oigo como sus garras rozan la tierra que no han trabajado, arrasan los campos. Masas enormes, peludas y sanguinarias.
Lo de los lobos no era una bonita alegoría. Hablo de malditos hombres lobo, esbirros de los Liberales. Enemigos del pueblo. Hijos de Satanás. No me preguntes de donde los han sacado pero existen, una superstición no puede matar tanto...hombres y ovejas, niños y bueyes. Les da igual, esos idiotas han liberado mil horrores sobre el Reino.
Y son condenadamente grandes, fuertes y brutales.
Algunos sentirían miedo.
Yo no.
Soy un Carlista, tengo mi boina roja y a Cristo Rey de mi parte, además de 20 amigos bien armados. Y se pongan como pongan ellos solo son perros grandes y muy salvajes. Si quieren ganar esta guerra que usen soldados, mientras iremos de caza.
Casi puedo oler su aliento. Noto sus ojos clavados en mi, y yo le devuelvo la mirada.
Tenso el dedo y me preparo.
21 estallidos que son solo uno.
Cuando descargamos juntos el fuego de nuestros rifles devolvemos el sentido al mundo.
Luchamos por Dios, la Patria y el Rey. Luchamos por nuestra libertad.
Por mucho que perviertan la palabra.
Y por eso no tengo miedo. Aún cuando se levantan, malheridos y furiosos, no tengo miedo.

He de admitir que los carlistas del siglo XIX son un grupo que despiertan mis simpatías, al fin y al cabo y a grandes rasgos lo único que muchos de ellos buscaban era defender su modo de vida, el modo de vida mayoritario en aquel momento frente a una reforma liberal bastante más autoritaria de lo que la gente cree, que buscaba "modernizar" el país a martillazos y llenando los bolsillos de unos pocos por el camino. Un poco como le paso al pobre José Bonaparte, solo que los isabelinos no tenían la excusa de no entender el país. Y que el pretendiente Carlos solo buscase sentar sus posaderas borbónicas en el trono tampoco es algo que se me escapa.
Que luego derivasen en lo que derivaron ya es otra historia.

2) Por otro lado adaptar el universo Fallout al CdB, añado que segundos antes de pensar esto unos críos me dieron un balonazo...con unas cuantas lineas sobre la Donostia post-apocalíptica. El cerebro de Odón Elorza en un Frasco, los Legionarios necrófagos asentados en el Sagrado Corazón, el Parque Igueldo como un lugar maldito, una secta médicos obsesionados con los gérmenes en los hospitales, la Real Sociedad robótica jugando un partido eterno contra si misma, etc...

Todo muy de la tierra, creo que me he cansado de beber del mundo anglosajón...o que necesito unas vacaciones de verdad.

Y ahora voy a ver si descanso un poco para ponerme a estudiar.

3 comentarios:

  1. Lo del Fallout CdB... MOLA...

    Lo de los Licántropos Isabelinos... me suena muy "Anexo al Club de la Estaca", siguiendo la línea de MdT, donde primero te enseñan a llevar un humano, luego un vampiro y luego un licántropo... U_U... Aparte de eso, que soy Repúblicano y la dinastía Carlista me da urticaria... xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho, creo que me plagio a mi mismo así que mejor lo dejo.
      Por otro lado, los carlistas del XIX que tienen mis simpatías son los hombres del campo que salieron a defender de un modo u otro sus intereses ante una minoría, no sus reyes (que era Bobones, no existe una dinastía carlista XD).

      Eliminar
    2. Si tú entiendes lo que he querido decir me quedo tranquilo por pegar patadas a la historia... Ya lo siento xD.

      Por otra parte... Insisto, CdB Donosti-Fallout... me mola... xD

      Eliminar