domingo, 22 de abril de 2012

Metro 2033


Año 2033, hace casi 20 años las bombas cayeron sobre la Tierra y la arrasaron matando a miles de millones, pero en el Metro de Moscú sobreviven más mal que bien docenas de miles de supervivientes o descendientes de que se cobijan en las antiguas estaciones de la enorme ciudad. Cada estación vive a su manera, con su sistema político, ideología y economía, se han formado auténticas naciones que se identifican con determinadas redes de tren y se dan auténticas guerras, de momento hay paz.
En la superficie irradiada la vida abunda, una vida extraña y adaptada al nuevo entorno, una vida que ahora amenaza con invadir la red metropolitana...si el joven Artyom no consigue evitarlo, para ello le espera un terrible periplo, un viaje a lo largo y ancho del metro hasta llegar a Polis, la última ciudad.

Debo decir que Metro 2033, de Dmitri Glujovski (un autor bastante joven, nació en 1979), me ha gustado mucho, la suya ha sido una lectura que me ha capturado no solo por la asombrosa distopía subterránea del Metro y la cautivadora superficie irradiada, la fascinante idea de que las estaciones puedan ser tan distintas las unas a las otras aún cuando apenas les separan unas horas a pié, y la extraña fauna mutante que asola el mundo, ni sus personajes...sino como consigue darle sentido a todo ello, a veces de forma escalofriante con los relatos de los supervivientes. Hay momentos en los que dices "Cojones, esto pasaría así, sin duda".
Y por debajo de todo ello, como en toda buena obra de ficción, una amarga denuncia social y política, un alegato contra la insensatez armamentístico, sobre la Rusia posterior a la URSS, sobre como los mitos han seguido ahí y el peso que tienen aún, sobre los horrores de la Historia de la nación, de como hay cosas que no cambian nunca, ni aunque todas las bombas caigan sobre el mundo.También hay una amarga reflexión sobre la vida y sus sinsentidos...y de como las historias noveladas tienen una estructura que no es real, de como encaja todo a la perfección cuando en el mundo real no es así.

Glujovski ha creado un universo fascinante y terrible, oscuro y claustrofobico, donde no hay salida y se pierde la esperanza. Sus personajes secundarios son sólidos, incluso los que aparecen poco (como Hunter), y las bestias mutantes terribles, inteligentes y todopoderosas en algunos casos. La novela consigue meterte el miedo en el cuerpo, hacerte sentir incomodo, ahí abajo hay muerte y ahí arriba también...

¿Lo malo? Dos cosas:
1) El protagonista es un pelele sin apenas personalidad que se deja llevar por los acontecimientos, que salva el culo de forma milagrosa no una sino TRES veces por lo que podríamos llamar mediación divina. Es un mero vehículo para visitar el mundo de Metro 2033, nada más. Una pena, Artyom es un pelele que solo sirve para que compartamos con él la fascinación que le producen los lugares que visita a lo largo de su periplo.

2)  En ocasiones la historia se ve ralentizada hasta volverse tediosa. Y si buscáis acción no hay demasiada, no es un Fallout. Además, no de deja de ser la historia, ir de A a B y vivir para contarlo, todo sobre railes (perdonadme el chiste).

Resumiendo: lectura recomendada pese a sus fallos; inteligente y terrorifica. En cuanto pueda me pillo Metro 2034.

7 comentarios:

  1. Yo estoy con el 2034 y es la leche, por las 100 páginas que llevo, tiene mucha más acción. Te lo recomiendo 100%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial Dungeon Master, en cuanto pueda le hinco el diente.

      Eliminar
  2. ambos 2 tanto metro 2033 y 2034 estan basados en los juegos o son personajes diferentes?

    ResponderEliminar
  3. Por lo que se, los videojuegos están basados en los libros, y no al reves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son bastante anteriores, por lo menos el 1º.

      Eliminar
  4. Hace poco ha salido otra historia de metro 2033. No recuerdo como se titula, la verdad, pero parece que el autor ha encontrado un filón porque la cataloga como "del universo de metro 2033". 2034 no lo he leído todavía, aunque lo tengo en casa en el montón de pendientes.

    ResponderEliminar