jueves, 26 de abril de 2012

Cronica de nuestra 2º partida en Gea Salvaje

Antes de Semana Santa dirigí la 2º partida de mi campaña de Gea Salvaje...aunque por motivos huelguisticos solo acudieron 2 de mis 5 jugadores a la partida: Adrian e Iban, con sus respectivos basajauns el 10º de Graviparacaidistas. Faltaron a la cita el bueno del Josebas con su Kapela Roja llamado Kristo Rey, Marta (que andaba con el novio así que tenía bula) e Isak, quien llevaba todo el día combatiendo la reforma laboral.
Pero no pasa nada, un par de pnj's y fuera.
Esta vez los Cazadores debían infiltrarse en un puesto de avanzada científico del Imperio de Cassiopeia, descubrir que diantres estaban tramando, mangar lo que pudiese ser información de valor y petar el sitio con una pequeña bomba, de esas muy muy potentes que hacen honguitos.

Dibujo mierdoso de una basajauna, no sé que es lo que lleva en la mano pero quería aprovechar que una vez una extremedidad superior aceptable para ponerle algo sencillo para no joderlo del todo. Nótese su femenino vello en los brazos.

El caso es que tras un ajetreado viaje, en el que murió el jefe de operaciones siendo el siguiente en la cadena de mando Iban, con ataque de divertida fauna voladora carnívora en mega enjambres asesinos llegaron a las proximidades de la base imperial y se dispusieron a violar su seguridad...pero algo iba mal, el lugar parecía abandonado la flora loca, sobretodo unas plantas en forma de barril y gran tamaño. No había ni rastro de los imperiales ni de electricidad alguna.
Cutre dibujo de un Kapela Roja

Siguieron investigando, no había rastro de científicos, soldados o esclavos, aunque si hubiesen ido a ciertas zonas de la base quizás hubiesen descubierto los desperfectos provocados por un tiroteo. Da igual, se infiltraron en el edificio principal y tras descubrir la investigación de los imperiales, así como los cuerpos de algunos extraños humanoides de Gea Salvaje, dieron con un ascensor que llevaba a una enorme gruta, llena de aquellos dichosos barriletes. 
Ahí se toparon con el casco de un soldado y pudieron recuperar lo último que registró su camara.

¿Que? ¿Plagio? ¿Lovecraft? Yo no hablar tu idioma.


¡Tocaba correr!
Los barriletes resultaron ser inteligentes pero algo torpes, de modo que aunque les mordieron  y dispararon con las armas de los imperiales muertos, devorados, pudieron huir y activar la bomba. Aunque les costó un horror y acabaron traumatizados ¡me llamaron cabrón! tampoco entendieron como los barriletes podían emplear armas, y menos lanzacohetes (vale, igual ahí la imagen mental de todos rozó lo bizarro, aún me acuerdo de ello y me hecho a reír).

Por lo demás CdB sigue confirmándose como uno de mis sistemas de juego favoritos para esto de la Cifi, me permite crear lo que quiera y es superadaptable. Aunque si tuviese unos putos dados fudge la cosa iría mucho más rápida.
Y eso es todo por ahora.
Gea Salvaje de momento descansa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario