lunes, 12 de marzo de 2012

Redescubriendo "Necrorama"

Este viernes un buen amigo que tiene una nutrida biblioteca a base de libros que le ido dejando se fue al Merkelato y me ha devuelto algunas cosillas, incluida una que le pedí expresamente: Necrorama. Hacía ya bastante que estaba en su poder y llevaba varias semanas dándome vueltas en la cabeza, sobretodo desde mi reencuentro con Kult (juego del que bebe mucho).
De paso digo una cosa, no sé si el juego si en marcha pero el último aporte para el juego salió en 2010 y desde entonces Iron City está silenciada.

Lo cierto es que me lo compré por Lulu hace la tira y pese a leérmelo varias veces no acabó de cuajar entre mis habituales tiradados ni tampoco supe sacarle provecho al manual. Ahora tras leérmelo de nuevo, en apenas en unos días pues es un libro pequeñito que se lee de un tirón, he de reprenderme por no haber insistido para dirigir Necrorama. Buen sistema, una ambientación única y mucho sentido del humor. Muchísimo.

¿Y de que va? Pues en algún lugar de la realidad existe una ciudad llamada Iron City y un poder llamado Abraxas ¿o Abraxas es Iron City? Bueno, el caso es que Iron City está poblada por demonios que controlan el cotarro y viven de las almas que ahí acaban, y de paso putean a los zombies sin almas que hacen funcionar Iron City, además de unas criaturas llamadas Necrolitos que viven obligados a obedecer a los más poderosos de esos demonios (los Santos Patrones). Y Iron City vive casi sincronizada con la Tierra, pero con retraso y en el momento actual sigue reflejando de forma oscura los años finales del XIX y los años 30-40 del XX. Con salvedades, porque hay lugares perdidos que viven anclados en épocas más anteriores...o posteriores, o de otras realidades, lo que Abraxas/ Master quiera.

Los no-muertos y los demonios conviven con extraña normalidad y sucesos extraños se suceden, como dinosaurios o villanías steampunk, en una ciudad viva que mantiene un extraño equilibrios cósmico con la fuerzas que en ella se revuelven. Una ciudad infinita, con infinitas rarezas y que alberga selvas misteriosas, templos aztecas en las vías del metro, pantanos con rednecks...una ciudad donde la brujería más oscura convive con el racismo y la brutalidad política de la primera mitad del XX.

Y en este extraño paraje nuestro jugadores deberán adentrarse en misterios brujeriles y demoniacos mientras viven un periodo de especial tensión en la City, con las sociedades secretas (o no) a cara de perro.

¿Y los personajes? Generalmente Necrólitos, una especie de no-muerto alquímico al servicio de un Santo Patrón y más le vale no irse de listos o su Fecha de Caducidad (El momento en el que su Reloj de la Muerte diga se acabó; si como en Spawn) expirará; quizás su destino sea acabar devorado por un Demonio o alcanzando posiciones de poder, o quizás recuperar su alma y volver a ser humana... quien sabe.

¡No me digáis que no parece un lugar cojonudo donde jugar!



2 comentarios:

  1. Vaya, precisamente hace unos días me puse a pensar qué habría sido de este juego.
    Gracias por la minireseña. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda casualidad, a ver si el autor da señales de vida y Iron City se anima de nueva.
      Gracias por pasar Jack.
      ¡Un saludo!

      Eliminar