miércoles, 23 de noviembre de 2011

Partida de cumplegiros de la MARCA DEL ESTE


Hacía tiempo que no dirigía a mi equipo de novatos, bueno en realidad la última fue el mes pasado, y como iba a ser mi cumplegiros decidió organizar una pequeña partidita especial de nuestro juego por defecto: Aventuras en la Marca del Este. Por ello después de comer unos sabrosos bocadillos en la Taberna de los Mundos, bar decorado con mapas (incluido el de la Tierra Media, de ahí que nos guste tanto) y que no anda mal de precios, nos dirigimos raudos y prestos tras tomar un té a la residencia de varios de mis jugadores para empezar la aventura de hoy: El despertar.


La historia comenzó con los festejos posteriores a la ejecución de los últimos partidarios de Connox, el villano que sumergió Robleda en una guerra civil con no-muertos recorriendo las calles incluidos siguiendo las ordenes de un oscuro patrón, incluidas varias pruebas con jugosos premios: justa, tiro con arco, pelea a mano limpia y la tradicional caza del gorrino. Incluí estas pruebas para dar algo de color a la partida y de paso darles la oportunidad de hacerse con varios objetos que les proporcionasen una ayudita extra en vista a los peligros que les tenía preparados; hubo momentos de interpretación con Albina (la clériga de Mikel) pidiendo un caballo para Vespasiano (el brutal guerrero que había ganado dos de las pruebas) a la multitud para que pueda participar en la justa o el pique entre Hammer el enano (Isak) con un campesino en el tiro con arco.


Al finalizar las justas, donde Vespasiano arrolló al pobre Ultor (el paladín de Iñigo, de nivel inferior y peor equipado), un teniente de alcalde de Robleda les propuso un jugoso negocio: deberían ir y capturar/ traer cabeza de uno de los últimos partidarios de Connox, Graco Flavio (si, saco los nombres de mis apuntes de historia) que desde hace semanas, antes de la guerra civil, se encontraba en las montañas Liafdag tras pasar varios días en la villa de Avecielo (punkipunto para el que descubra de donde saqué este nombre), a cambio les financiarían parte de su futura expedición a la Fortaleza Perdida de los enanos / Dhuz K'dan . Tras una corta renegociación y comerse el cochino en su posada favorita, la Doncella Inocente, emprendieron camino.

Más o menos por aquí el bueno de Vespiasiano se fue, su jugador, que prefiere permanecer en el anonimato, tenía que estudiar.


Cuando llegaron a Avecielo tras varios días de marcha la noche estaba ya próxima; tras hacer varias preguntas descubrieron que Graco había contratado a dos docenas de jovenes del pueblo para un trabajo en las montañas, algo grande a juzgar de los carros llenos de trastos que se llevaron con ellos. Además, iban acompañados de un extraño grupo de criaturas. Tras beber hidromiel optaron por pasar la noche en la posada local, esa noche fueron atacados por un misterioso atacante (un goblin ninja) pero solo Midgard (el ladrón de Esti) oyó al asaltante, y en vez de luchar con él se dedicó a intentar despertar a sus compañeros, al final el ninja se largó. Estaba claro que algo pasaba

Siguieron el rastro de los carros por el bosque se adentraron en la espesura, ahí les asaltó un hombre cuervo/ tengu amenazándoles si seguían iban a lamentarlo. Y claro, uno no es aventurero si se acojona a la primera de cambio, y menos si el que amenaza es un cuervo de mierda...pero claro, el muy simpático iba acompañado de un ogro zombie armado con un tsetsubo que surgiendo de la tierra les pilló por sorpresa. El combate fue encarnizado, los golpes llovieron y solo un feroz ataque exitoso de Midgard puso fin a la criatura, que tras pifiar perdió su arma que aplastó a una inocente ardilla. Su cuerpo se convirtió en cenizas.

No sería la última vez que lo verían.


Magullados y ya más alerta prosiguieron con su misión, pronto se encontraron con una enorme excavación arqueológica abandonada donde encontraron un diario, además de un esqueleto de dragón rodeado de extrañas runas y craneos de enanos y elfos descansaba en el suelo. Era una emboscada, claro, y tras ser rodeados por los monstruosos mercenarios fueron visitados por Gracco, vestido de forma estrafalaria, quien les dijo que ya era tarde y que nadie podría evitar el resurgir de los Ancianos Dragones. Tras tanta chachara animó el esqueleto del dragón.

Y claro, los heroes sucumbieron ante él. Tras un rápido ataque cayeron ante el dragón, hubieran perecido de no ser por la aparición de un mago ermitaño llamado Fandral, primo perroflauta de un tal Gandalf, que les rescató. Además, la bestia estaba ocupada arrasando Avecielo.

Tras contarles que Gracco era un adorador de los Viejos Dragones (si, el Skyrim es muy fuerte en mi) y que pretendía resucitar a Kalastrak, una feroz bestia muerta hacía 20.000 años, e iniciar una nueva era de terror escamoso, todo muy cthulhuoso si. Les dijo que debían explorar el cauce del río y esperar a unos antiguos compañeros que pronto llegarían.

Así introduje a dos jugadores que acababan de llegar: Joseba (jugador de Felanas, el elfo armado con un palo) y Adrían (que lleva a Pancho, el mediano ballestero).

Ya en el río se inició un nuevo combate, esta vez con el orco ronin y el ninja que estaban “dándose un baño juntos”; el orco tardó en caer y el ninja al verse superado acabó huyendo...cansados y doloridos no vieron lo que se les vino encima ¡el ogro volvió! Además, el ninja se dedicó a atacarles con shurikens envenenados y un ahogador, que bautizaron como el Señor Manoplas, se abalanzó sobre Pancho. Y hubiera muerto de no ser por el retorno del único, inigualable y terrible Vespasiano que reventó de una hostia al ahogador. Luego se enfrentaron al ogro, que cayó al poco aunque sus cenizas fueron llevadas por el agua, y consiguieron eliminar al ninja.

Parecía que tenían vía libre. Tras buscar un poco encontraron tras la catarata una mina donde trabajaban esclavizados los jovenes mozos de Avecielo, el kenku le esperaba. Tras iniciar un combate con una bola de fuego Midgard se ocultó en las sombras y comenzó a desplazarse para apuñalarlo por la espalda, de mientras al pobre le cayeron dos críticos que lo dejaron medio lelos y hubiese caido enseguida de no ser por el retorno del ogro. Una vez más, la última.

Midgard apuñaló al hombre ave y el ogro no tardó en caer, aunque hiriese de gravedad a varios personajes. La vía estaba libre, Flavio esperaba tras unas puertas de piedra.

A estas alturas 3 jugadores tuvieron que irse y solo Vespasiano, Pancho, Felanas y Albina se quedaron para salvar el día.

En una enorme estancia que olía a antigüedad, con ruinas del lejano pasado restauradas por los esclavos, y un suelo que temblaba con los latidos de algo que quería salir, se encontraron con Flavio. El anciano murmuraba algo sobre un “último sacrificio”, pista que Pancho ignoro con vildad: disparó al viejo chiflado que murió con una sonrisa en los labios.

El último sacrificio ya había sido realizado.

Kalastrak el azul, mermado y debilitado tras 20.000 “muerto” pisaba de nuevo el mundo, solo unas inútiles bestejuelas menores se interponían entre él y los vastos reinos que, una vez recuperado, podría saquear.

Se inició el combate.


Tras unos primeros ataques sobre Vespasiano, descendiente de un asesino de dragones (el jugador ha ido perfilando la historia del personaje a base de comentarios y dado en el camino mucha personalidad a nuestra Marca) y Falanas, el primero marcó el destino de la bestia cuando consiguió un crítico con su maza de dragón (si, esa que sale en la primera aventura del manual pero que desde un principio cambié para que fuese algo más) y al sacar un nueve en la tirada de daño despertó el poder que en ella esperaba, la maza era Atronadora de Dragones. Todo 9-10 obtenido en la tirada de daño obligaba a tirar de nuevo el daño, tres nueves seguidos y un cuatro más bonificador por fuerza y el crítico se convirtieron en una cantidad brutal de daño. Kalastrak quedaría muy mermado aunque el combate se prolongaría algunos turnos más, Felanas con su palo y Pancho con su ballesta colaboraron al daño mientras Albina curaba con sus poderes clericales. Con bastante sudor y una baja potencial, Albina, que quedó en solo en susto, la criatura cayó.

Tras repartir un jugoso tesoro, aquellos 4 valientes que lucharon contra el dragón bien merecían su premio, y mucha experiencia la partida concluyó.


Quedé muy satisfecho, todos nos lo pasamos muy bien y mis jugadores disfrutaron mucho; además, llevé algunos de mis mapas y miniaturas para dar algo de color y espectacularidad a la partida porque generalmente es algo que no hago salvo en mi campaña de Rappan Athuk, el dragón azul creo que gustó mucho. Lo cierto es que tenía ganas de ponerlo en una mesa, es una figura preciosa. Si, es cierto que Kalastrak no fue todo lo destructivo que debería pero el combate fue pese a todo desafiante y divertido, de modo que cumplió su función. Igual en un tiempo vuelve ya reestablecido y con ganas de revancha. Ahora los personajes tienen algo más nivel y están más curtidos, los jugadores van pillándoles el truco y creo que pronto serán capaces de asumir nuevos y más terribles retos.


Pues eso, con ganas de volver a dirigir ¡aunque no sea mi cumple

¡VICTORIA!
Por cierto ¡feliz día del friki hispánico a todos, compañeros!

8 comentarios:

  1. Si, es una chulada de bicharraco, solo le falla la lengua de lagartija que tiene colgando de un lado de la boca pero bueno.
    Por cierto, se llama Jordi porque lo compré en Barcelona. Kalastrak es solo el nombre del personaje que "interpretó" en la partida.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por jugar a la Marca, chicos. Fantástico!!!

    ResponderEliminar
  3. JUER!

    Varias cosas:

    1- ¡Que pedazo de colección de minis que tienes compañero!
    2-Ese mapa me ha molado y mucho.
    3- Que envidia de poder jugar jaja, que yo hace mucho que no puedo :-/

    Un Abrazo Compañero!

    ResponderEliminar
  4. Una cronica muy divertida

    Yo todavía no he probado en mesa Aelmde

    ResponderEliminar
  5. Steinkel: Muchas gracias a ti y a los tuyos por el juego, hombre!

    Dungeon Master: jejejje.
    1-Si, la verdad es que tengo muchas minis ,esas que salen solo son una pequeña muestra. Lo cierto es que quien más las usa es mi primo pequeño para jugar...junto con sus Gormitis.

    2-¿A que mapa te refieres?

    Rotxo: Gracias por tus palabras, y si te digo la verdad nosotros no jugamos en mesa, las miniaturas y el mapa las usé más que nada para dar algo de espectacularidad a la partida. Y porque me hacía ilusión usar el dragón.

    ResponderEliminar
  6. Los dos primeros, muy grandes y muy resultones, son comprados o hechos??

    ResponderEliminar
  7. Venían con las aventuras de cuarta edición, creo que los dos corresponden a "La fortaleza del Páramo Sombrío" ¡ya me gustaría a mi saber y luego poder hacer mis propios mapas!

    ResponderEliminar