martes, 29 de noviembre de 2011

Gea Salvaje: La Ruptura Secreta (Whil’lë )

Tienes un aspecto...estupendo.

Hace siete mil años los humanos descubrieron el Espacio Blanco, una dimensión extraña donde los viajes a velocidades superiores a la de luz son posibles entre otros muchos “milagros”, y no tardaron en empezar a investigarlo destinando a muchos de los mejores cerebros de la época; uno de los grupos que investigó el Espacio Blanco fue un selecto equipo del Segundo Reino Sublime de la extensión Mediterranea bajo el mando de Turan Yg Xercla, una anciana mujer de escasa humanidad pero increíble intelecto.

El equipo de Xercla trabajó durante cinco años bajo una enorme presión y con un presupuesto infinito, el Segundo Reino quería toda la ventaja frente a sus adversarios y el Espacio Blanco podía ser la clave para ganar la guerra secreta que libraba con potencias como la Luz Iluminadora o el Merkelato Económico Norte. En instalaciones secretas cientos de personas trabajaban noche y día ante la atenta mirada de Turan Yg Xercla: las primeras sondas que viajaron por el Espacio Blanco que consiguieron regresar a la Tierra fueron lanzadas, y recogidas, desde el nucleo científico dos del Reino Sublime; incluso se tanteó el uso bélico del Espacio Blanco “lanzando” bombas de vacío contra centros civiles del Merkelato.

Al quinto año Turan estaba cerca de un éxito, sus especialistas habían encontrado emisiones de una nueva energía en el Espacio Blanco y tras dos años de preparativos ya estaban listos para intentar explotarla para alimentar sus instalaciones; era el proyecto Ruptura. Si el experimento resultaba era más que probable que el Reino Sublime obtuviese una fuente de energía que acabase con su dependencia de la energía nuclear y las centrales solares de la Luz Iluminadora.

Cuando Turan pulsó el botón que abriría una ruptura en nuestro espacio para conectar con el Espacio Blanco...y entonces el nucleo científico cero, el más secreto de todos, desapareció de la faz de la Tierra durante unos segundos. Cuando apareció de nuevo el equipo científico y demás personal presente había cambiado, a simple vista seguían siendo los mismos pero ya no eran del todo humanos, algo en el Espacio Blanco los había transformado en otra cosa, un nuevo escalón evolutivo. O un paso atrás, como si un muro se hubiese derruido abriendo un camino hacia una posible evolución que pudo ser o no fué.

O sencillamente mutaron de formas terribles, y punto.



Tras el incidente los mutados eran conscientes de los cambios sufridos, su capacidad de cambiar de forma humana a otra distinta (todas distintas) era lo de menos, sus mismas almas y mentes eran muy muy extrañas, aquello les dolía como nunca ningún hijo de la Tierra ha sufrido; la mayoría se volvió loca y tuvo que se suprimida por la minoría que había conservado un mínimo resquicio de cordura. Los 66 supervivientes, con Yg Xercla a la cabeza, elaboraron un complejo engaño para ocultar la verdad, informaron que el proyecto había sido un fracaso y este fue clausurado. Convencidos por la habil oratoria de la peligrosa mujer de que eran el futuro de la humanidad los 66 hijos secretos del proyecto Ruptura decidieron que su misión era la de ascender a su raza, solo los fuertes sobrevivirían al cambio y una nueva especie de individuos extraordinarios surgiría de las cenizas.

Oficialmente desmantelaron la maquinaría pero en realidad solo fue desplazada a un complejo privado aún más secreto, los experimentos se reanudaron pero algo había pasado, los sujetos de prueba no cambiaban, no se podía replicar el proceso que los había “elevado”. Tras comerse a todos los testigos, pues habían desarrollado un hambre insana, decidieron que había que encontrar un nuevo camino, para ello construyeron una red de comunicaciones privada alternativa a la Red Eter para su propio uso y se diseminaron por el espacio humano en expansión en busca de una forma, o muchas, de convertir a los humanos en algo más. Además, los horrendos habitos alimenticios de los Hijos de la Ruptura hicieron necesario que se desperdigaran por el Grupo Local donde sus asesinatos y secuestros no llamasen mucho la atención aunque se vieron obligados a desplazarse constántemente, pasaron a formar parte de las leyendas negras de toda la humanidad como el devorador del Cinturón de la Benignidad, el Payaso Devorador de la Estación Minera 0056 de Triw'n, o el violinista sonriente de Glob.

Gobiernos coloniales, juntas directivas de grandes Corporaciones, Universidades de miles de mundos, a lo largo del todo el Grupo Local, incluso después del Colapso, estaban bajo la atenta visión de los Hijos de la Ruptura en su busqueda eterna de cambio y alimento.


Aunque no está confirmado hay muchos miembros de la Ruptura Secreta que creen que alguno de los suyos está detrás de la catastrofe que sufrió la Tierra, pero nadie está seguro y nadie dijo nada.


Lo cierto es que durante miles de años los Hijos de la Ruptura han jugado con la vida de cientos de millones de personas a lo largo y ancho del Grupo Local, su propia red les permitía viajar por el Espacio Blanco, y ninguna de las grandes potencias del espacio se ha librado de esta maldición: los campos de genecrianza del Orden, el campo B-01 de Epsilons en Aq'Ik, el laboratorio prohibido de Leon, la flota de Rukal el genecista loco; a lo largo y ancho de todos los dominios de la Humanidad han intentado llevar a cabo sus locos planes, sin éxito, solo mutaciones descontroladas, babeantes homocidas, nada de los poderosos futuros amos del cosmos.

De momento.


Tras la apertura de Gea Salvaje 56 Hijos de la Ruptura se reunieron para decidir como actuar, Yg Xercla abogó por actuar asegurando que en la locura terraformadora que asoló el planeta generando millones de nuevas formas de vida imposible estaba la respuesta que buscaban; por otro lado el especimen conocido como Borgal Tack afirmó que unas pocas bestias inmundas no podían ser la respuesta, los Hijos de la Ruptura no buscaban nada que no fuese la perfección y en un experimento de laboratorio salido de madre no iban a encontrarla. Al final la posición de Yg Xercla fue la aceptada y ella junto con otros 12 Hijos se desplazaron hacia la Tierra.


Hijos de la Ruptura en Gea Salvaje


-Yg Xercla: inteligente, cruel y metódica, esta mujer apenas perdió nada cuando se convirtió en una Hija de la Ruptura hace miles de años, humanidad y compasión le quedaban bien poca, el mundo solo era un inmenso laboratorio para ella, un campo de juegos donde demostrar que tenía razón. Con el tiempo y el cambio esta criatura solo amplió su concepción de laboratorio a todo el Grupo Local: convirtió colonias en enteras en campos de prueba, compró individuos peculiares a lo largo de todo el espacio para viviseccionarlos, contaminó con gas alucinógeno las reservas de aire de toda una flotilla para ver sus reacciones ante el “despertar” de nuevos sentidos, mutó a la población de docenas de pequeñas estaciones a lo largo de toda la U.L.H con compuestos basados en la tecnología RECONS, y esto es solo el principio. Xercla es la peor de los Hijos, la más malvada y segura de si misma, a protagonizado miles de relatos terrorificos que solo captan una mínima parte de lo que es capaz esta ancianita que en un solo microsegundo pasa a ser el peor horror que puedas imaginar.


-Aser Ha Guirrian: cuando era solo un humano le consideraban lento, gordo y feo, solo apto para tareas simples de mantenimiento...como pudo acabar de fontanero en el nucleo científico cero es un misterio imposible de resolver. El cambio no le transformó del todo, siguió siendo horrible y gordo pero ganó en velocidad, fuerza y crueldad, sin ninguna actitud más allá del despliegue de fuerza bruta se transformó en un “soldado” de los hijos, en una maquina de matar ideal para acabar con sus adversarios y eso le gusta. Aser ha sido destinado a Gea Salvaje a las órdenes de Murtenkan Tolmen,es tan idiota que está feliz de volver a casa.

Aser tiene hambre...

-Murtenkan Tolmen: un hombre guapo e inteligente entra en la sala, capta toda la atención con su hermosa voz y enorme carisma, habla con la autoridad de alguien que parece incapaz de cometer un error, entonces sonríe y horas después te echas a llorar porque en ese momento acabaste en sus garras, en una mesa de laboratorio donde profana tu cuerpo y destruye tu alma con esa misma sonrisa. Tolmen es un genio ansioso de mejorar la especie humana, cree que los millones de vidas que ha destrozado han sido los sacrificios necesarios para salvarnos de nuestra propia mediocridad, ha investigado durante milenios y cree que en la tecnología secreta de la Tierra puede estar la solución, los resultados con lo que robó a esas absurdas IA's de la Hegemonía del Halo son satisfactorios, solo necesita algo de la vieja genialidad de sus tiempos mozos, la que yace olvidada en algún laboratorio en extasis.


Notas:

-Los Whil’lë de Gea Salvaje presentan muchas más mutaciones que los de otros universos de CdB, no tienen porque tener cuernos aunque algunos individuos como Tolmen si los tienen; añádeles extrañas mutaciones a tu gusto, que cada uno de los bastardos que componen la Ruptura Secreta sea más asqueroso que el anterior. Además muchos tienen amplios conocimientos científicos.

-Son cambiaformas, su forma humana es la de un humano normal, generalmente con aspecto de ser un científico o un técnico. El coste de esta facultad es variable, pero recuerda que la forma base de un Hijo de la Ruptura es la monstruosa.

-No solo se comen los cerebros, también absorben la sangre así como otros elementos útiles, como el calcio, del cuerpo humano dejando tras de sí una carcasa quebradiza. Algunos Hijos de la Ruptura, como Aser, directamente se comen el cuerpo entero.

-Los Hijos de la Ruptura no vuelan (-25 PD) pero si tienen Regeneración 4 (25 PD).

-Su forma humana es "fija", la misma que tenían cuando cambiaron, lo mismo pasa con su forma monstruosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario