lunes, 14 de noviembre de 2011

Gea Salvaje: Kapelas Rojas

Los Basajaun tienen pocas colonias y todas ellas muy dispersas, en primer lugar carecen de una población lo suficientemente elevada que necesite la colonización de otros mundos (los últimos censos de la U.L.H indican que el indice de soltería Basajaun es de los más elevados del Grupo Local y que el acceso al matrimonio se da entre los 27-31 años habitualmente, hay pocos estudios sobre el tema que de momento ha captado la atención de pocos demógrafos); pero casi tan importante como esto es que los Basajaun prefieren colonizar mundos que se parezcan al suyo: montañosos, lluviosos y con buenas masas forestales. Y no abundan precísamente.


Carl-03 es uno de esos raros mundos, un satélite de cierto tamaño (algo menor que la Tierra) con un único continente muy agreste, abundante vida marina y ricos depósitos de minerales raros...que los colonos apenas se han dignado en explotar prefieriendo seguir con sus actividades tradicionales de pesca y manufacturación de maquinaria de calidad (en un pasado naves pero después de la ocupación Imperial se han decantado por fabricar armas y armaduras para uso militar). Los colonos procedían todo Basajaun y la mayoría habían servido en el ejército, fueron escogidos debido a la proximidad de Carl-03 con varios mundos frontera (si es que en el espacio existe tal cosa) del Imperio de Cassiopeia. Durante los primeros cien años la colonización se desarrolló con tranquilidad, el Imperio estaba pasando por un momento de crisis y de posterior reconstrucción liderados ya por la actual dinastía Akar (ver Imperio de Cassiopeia); pero nada dura para siempre, y cuando tienes a un vecino como los imperiales mucho menos.

A finales del largo invierno de Carl-03 los colonos vieron como su pequeño cielo se llenaba de naves de guerra, luego sus calles de tropa de ocupación; el Metaprimado Mar Gonza lideraba una expedición de conquista que se presentaba como fácil y corta, y es cierto que durante el primer año la cosa de desarrolló sin problemas: los basajaun se habían rendido sin apenas ofrecer resistencia y parecían haber aceptado un gobierno imperial así como la paulatina imposición de la cultura de Cassiopeia. La U.L.H no podía ayudar, de momento, a los basajaun pues el suyo era solo uno de los tantos mundos que de pronto habían caido ante un refortalecido Imperio.

Ya se estaban preparando las instalaciones mineras y las “granjas” de esclavos y la flota de guerra había sido destinada a otro sistema, solo el acorazado Gloria de Akar junto con su pequeña escolta fue dejado en orbita. Una fuerza mínima parecía más que suficiente para someter a unos pocos cientos de miles de colonos cobardes.

Pero los colonos solo estaban preparándose para librar una guerra bajo sus propios terminos.

Un año y 3 días después de tomar el satélite dos explosiones se llevaron por delante los repetidores Eter de la fuerza de ocupación, los cuarteles de las dos únicas ciudades de la colonia saltaron por los aires, y una docena de asaltos ocuparon las principales defensas orbitales a base de acero y plomo para luego dirigirlas contra la pequeña flota. En menos de dos días los Imperiales vieron como se cambiaba la situación del juego cuando libraban una guerra sin cuartel contra un enemigo que le había golpeado de forma tan brutal y repentina; mermados, sin mando alguno ni posibilidad de llamar a los refuerzos se vieron obligados a capitular al cabo de dos semanas. Es de justicia decir que de no haber estado al mando Mar Gonza (que acabó sus días aullando como un gorrino mientras su lanzadera caía contra el mar envuelta en llamas) probablemente el plan de los colonos no hubiese salido a delante, su mando incompetente e incluso negligente costó al Imperio un mundo y doscientas mil vidas.

Las tropas que liberaron Carl-03 no poseían uniformes militares standar y durante los primeros días de combates optaron por llevar como signo distintivo una kapela (un sombrero tradicional basajaun) rojo. Desde entonces se convirtió en el emblema de las fuerzas de defensa del mundo.

Cuando el Imperio intentó contactar con el Metaprimado para exigirle un tributo adecuado para costear la construcción de un nuevo palacio para los Emperadores solo recibió un escueto mensaje: “Venid cuando queraís”.

Y lo hizo, claro que lo hizo...pero esta vez los Basajaun, y la U.L.H, estaban preparados, Los siguientes años fueron de constante guerra, Carl-03 era un agujero negro que se tragaba los recursos del Imperio, ya no importaba tanto el mundo sino el honor del Imperio y la solidez de sus principios. Los Emperadores no podían permitir que un mundo de colonos advenedizos, granjeros ignorantes de un planeta atrasado dentro de la “decadente” U.L.H resistiese antes los Primeros, el ejército que unirá a la Humanidad bajo un solo mando. La U.L.H bombardeó con propaganda sobre la feroz resistencia de Carl-03, guerrerando junto con soldados de mil planetas distintos, ante el cruel dominio de Cassiopeia los mundos ocupados, muchos de los cuales se habían levantado una y diez veces en armas. En Carl-03 estaba en juego mucho más que la vida de una pequeña colonia, una auténtica pugna ideológica y los Kapelas Rojas estaban en la primera linea.

Finalmente los Emperadores decidieron retirarse de Carl-03 a regañadientes, los avances conseguidos por los Akar estaban en peligro, la estabilidad del mismo Imperio se desvanecía ante el brutal derroche que suponían las constantes campañas.


Así es como se forjó la identidad de una de las tropas más prestigiosas de las Flotas de la U.L.H, hombres y mujeres leales a su mundo, a sus tradiciones marciales y a su odio contra el Imperio. Los Kapelas Rojas son la tropa de élite que abandona Carl-03 cada vez que la U.L.H lo necesita, uno de cada diez soldados entrenados en la superficie montañosa es escogido para formar parte de un cuerpo que ya tiene varios siglos de tradición y cuyo distintivo sigue siendo una sencilla kapela de lana. Y mucha potencia de fuego.

Suelen llevar a cabo operaciones quirúrgicas en terreno enemigo golpeando duro y sin piedad en un punto en concreto para luego retirarse con rapidez antes de que el enemigo se pueda reorganizar: secreto de personal clave, sabotaje de instalaciones orbitales, asalto de convoys de tierra, misiones de distracción, etc...


La Flota que está activa en la Tierra dispone de 4.000 efectivos de este cuerpo de élite. Se espera que su presencia sea un elemento intimidatorio que afecte a la moral de las tropas Imperiales que tarde o temprano llegarán. De momento varios destacamentos han sido enviados a la superficie del planeta y no han vuelto ni establecido comunicaciones con la Flota, mal asunto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario