domingo, 16 de octubre de 2011

Joe el Bárbaro: magistral comic fantástico

Joe el bárbaro es un comic de auténtica fantasía obra del escritor escocés Grant Morrison (All Star Superman) y el dibujante londinense Sean Murphy (al que no conocía y que ha resultado ser un auténtico crack); aunque la premisa es algo bizarra el comic resultante es una delicia: un chico con una crisis de hipoglucemia alucina (o no...) con un mundo fantástico basado en su propio entorno y vida para sobrevivir durante una tormenta en su búsqueda de un refresco que le aporte glucosa.

La historia desde el principio comparte bastantes puntos en común con la novela La historia interminable (admito que nunca me la he podido terminar, no es mi rollo): nuestro joven protagonista es un chico cuyo padre ha muerto en Irak/ Afganistan y que vive con su madre en una casa que pueden perder, en el colegio está apartado del resto y se ve abocado a los abusos de un grupo de matones por lo que prefiere abstraerse dibujando la historia de un héroe llamado el Caballero de Hierro y haciendo su vida en solitario. Durante una excursión al cementerio de veteranos los susodichos matones deciden que quieren chocolate y le mangan su aporte de glucosa, estalla una tormenta y la crisis hipoglucémica también. Joe acaba teniendo una flipante alucinación donde sus juguetes son los habitantes de un bellísimo mundo fantástico, basado en su propia casa, que está siendo arrasado por Muerte, para salvarse deberá salvarlos y descubrir que quizás pueda de nuevo oír la voz de su padre.

Grant Morrison escribe con habilidad una historia bella, divertida y muy muy fantástica (ya podríamos aprender muchos intentos de escritor de este señor) con un desarrollo bastante típico pues no deja de ser la historia de un viaje protagonizado por el héroe profetizado para salvar al mundo/ a un chaval del coma pero con un tratamiento tan especial que consigue una lectura fresca y sorprendente. El como usa el desarrollo de los acontecimientos en la casa de Joe en paralelo a lo que sucede en la alucinación enriquece la lectura de forma bestial: las escaleras por las que tiene que bajar son en el otro mundo un abismo, si se deja abierto el grifo nacen ríos, etc...La historia ocupa 6 números pero en realidad solo ocupa una media hora en "la vida real" pero que dura mucho más en el mundo fantástico, lo suficiente para convertir en héroe a nuestro protagonista.

Joe es un personaje entrañable, un chico normal que está flipando en colores y lo sabe...pero que también es consciente de encontrarse en peligro de muerte si no se toma el refresco pronto; no es un héroe del estilo de Conan, Elric, Aragorn, ni siquiera es un Frodo...pero sabe ser valiente cuando toca y es lo suficientemente ingenioso como para salir al paso de la mayoría de sus problemas. Los otros personajes también son bastantes estereotipados pero Morrison consigue hacerlos únicos, divertidos y entrañables, destaco al protector de Joe: una rata antropomorfa con un peculiar sentido del humor y una espada del quince.


Ya he comentado que no tenía ni idea de quien era Sean Murphy pero después de leer Joe el bárbaro debo de poner fin a tamaña afrenta. El tipo no es bueno, es MUY bueno, un dibujo con un estilo propio muy estilizado y espectacular, con páginas dobles para quitarse el sombrero y el cuero cabelludo; consigue además dibujar un mundo precioso con un nivel de detalle altísimo, no en vano todos los juguetes de Joe y posteriores habitantes de Jueguilandia están basados en modelos reales que recrea al detalle). Muestra además un gran detalle de la composición y de los juegos de perspectiva asombroso, sobretodo cuando contrapone los dos mundos.

Y al tipo que ha puesto el color, Dave Stewart, merece un premio, en serio.

¿Lectura recomendada? No ¡Lectura obligada!

3 comentarios: