sábado, 27 de agosto de 2011

El falso primer contacto (Gea Salvaje: Cacería de bichos)

El falso primer contacto, la gente del vacío

La Humanidad parece estar sola en el universo, no se ha encontrado civilizaciones alienigenas, ni ruinas ni culturas florecientes, nada. Algunos piensan que las hubo en un pasado remoto, tan remoto que los estragos del tiempo han borrado cualquier impacto que pudieran tener sobre sus mundos; otros postulan que se ha podido encontrar inteligencia alienigena pero que los humanos no hemos sabido reconocerla al ser totalmente distinta a la nuestra. Unos pocos ponen a los enormes corales de Onyx Kitar y los gases sonoros de Vow como posibles ejemplos de vida inteligente.

La mayoría sencillamente piensa que solo en nuestra pequeña bola de barro se dio vida inteligente.

Solo una vez se creyó en la posibilidad real de que fuera hubiése una raza distinta a la humana, fue el falso primer contacto que tuvo lugar mil años después del nacimiento de la U.L.H.

Una nave de exploración espacial de la duodécima Flota de la U.L.H estudiaba los enormes cúmulos de asteroides del sistema HateCraft cuando varios miembros de la tripulación apostados en la plataforma de recreo (que tenía una amplia cristalera que permitía admirar el espacio) vieron una figura humanoide volar entre los asteroides con grandes alas. Los sistemas de la nave no registraron nada pero si uno de los bots que realizaban una inspección rutinaria del casco, la grabación de apenas 4 segundos permitía discernir una figura antropomorfa con grandes alas moverse por el espacio.

Cuando el vídeo llegó a los políticos de la U.L.H se formó una enorme comisión (la comisión Contacto) que analizó cientos de grabaciones similares en búsqueda del escurridizo ser. No se encontró gran cosa, algunas sombras sospechosas y poco más...por supuesto la grabación se filtró y la Red Eter se llenó enseguida de foros y debates donde millones de personas analizaban vídeos donde supuestamente había pruebas irrefutables sobre la existencia de la gente del vació (como fueron llamados a raíz de un exitoso comic). Poco a poco la moda fue perdiendo fuerza pero nunca murió, la emoción que provocaba la posibilidad que hubiese otra raza ahí fuera era demasiado fuerte.

Pasaron doscientos años sin nuevos contactos, esta vez fue encima de un enorme asteroide que atravesaba el sistema Kraxol II. Pero no era solo uno sino varias docenas que parecían estar realizando tareas de minería espacial, extrayendo agua y gas del interior del asteroide. Cuando una lanzadera oficial de la U.L.H se acercó para entablar contacto los misteriosos seres fueron abandonando el lugar junto con todo su equipo y desaparecieron; de todos modos se obtuvieron nuevas grabaciones para que la comisión trabajase durante años.

Las especulaciones recobraron fuerza; se hablaba de una raza completamente espacial, adaptada a los rigores del vacío, un organismo capaz de sobrevivir en el entorno más hostil conocido. Miles de horas de telentretenimiento se dedicaron a debatir sobre sus posibles fuentes de alimento, de que uso daban a los asteroides, de cual podía ser su sociedad o cual era su composición genética.

Un siglo después la gente del vacío abandonó una vez más las tinieblas y se dieron a conocer cuando aparecieron para ayudar a unos naufragos espaciales a llegar a un mundo seguro; aquellos afortunados comerciantes hablaron a la prensa de criaturas altas y fibrosas, con extraños trajes negros que formaban una especie de piel negra y que adornaban con bellos motivos. Afirmaban que parecían mantener conversaciones silenciosas entre ellos, además parecían entender perfectamente el Unidad aunque no dijeron ni mu.

Y tan rápido como llegaron, arreglaron los sistemas de la nave y la pusieron en marcha, se fueron.

Diez años después el misterio quedó resuelto cuando un equipo de minería espacial encontró una necrópolis en el interior de un gigantesco asteroide; era una auténtica ciudad llena de cuerpos de gente del vacío, muertos por alguna causa desconocida y que nadie había recuperado. Los bellos pasillos de piedra y metal de aquel lugar maravilloso conducían a jardines donde extrañas plantas generaban calor y oxígeno, campos de cultivo y plantas de maternidad donde en cápsulas de cristal se pudrían cuerpos de niños extraños ,pero sin duda humanos, junto a los de adultos enfundados en trajes negros. Era un lugar triste y avanzado, el refugio cuasi-autónomo de casi diez mil seres humanos que prosperaban en el vacío, donde nada se tiraba y una ciencia muy avanzaba dada solución a problemas casi insalvables: gravedad y atmósfera sin gastar enormes recursos energéticos, por ejemplo.

-Esta maravillosa portada de Alex Ross es la que me inspiró hace muchos años a la hora de dibujar a la gente del vacío.

Las autopsias revelaron que aquellos humanos eran incapaces de marearse y no parecían sufrir ninguna clase de perdida de masa osea y muscular, sus pieles eran capaces de bloquear los rayos cósmicos en gran medida para evitar los problemas se derivan de la exposición del cuerpo humano a estos. Sus trajes, maravillas nanotecnológicas que nadie parece capaz de reproducir bloquean el resto y además permiten crear enormes alas con las que volar por el espacio, habitats en miniatura que mantienen a un humano expuesto al vacío y toda una larga serie de utilidades necesarias para moverse por él.


Nadie sabe el origen de este pueblo enigmático pero humano, se habla de proyectos corporativos descontrolados, de comunidades científicas abandonadas durante el colapso, de los restos de una flotilla nómada...

Se ha intentado establecer contacto con ellos para intentar integrarlos en la U.L.H pero pese a que han tenido lugar más de un centenar desde entonces no ha sido posible, tampoco se ha logrado acceder a una de sus ciudades espaciales.

De momento estos vagabundos cósmicos siguen siendo un misterio.

De momento seguimos solos.


1 comentario: