miércoles, 6 de julio de 2011

Transformers 3: mala pero te ríes

-No, no es un efecto digital aunque sea tan expresiva como uno.

Spoilers a GOGO

Señores y señoras, ir al cine recién desmuelado no es una buena idea. Que lo visionado dure dos horas y media hace que sea una idea aún peor. Pero bueno, uno es así de masoca por puro fan del universo Transformers.

No penseís que estoy hablando de una película, no, Transformers 3 en realidad es una infinita sucesión de escenas más o menos molonas unidas por algo que parece ser un guión, todo ello adornado con unos efectos digitales apabuyantes que recargaran vuestros órganos visuales de tal forma que estos acabarán irritados.

Los robotos gigantes que se dan de hostias se verían magnificos de no ser por varios problemillas:

1-Sin contar a Optimus Prime, Sentinel Prime, Megatron y el pajarracobot que da vueltas por ahí dudo que el resto tenga más de un par de lineas de diálogo. Hay personajes que apenas abren su boca cibernética, y cuando lo hacen dan ganas de matarlos porque parecen sacados de la película original de las Tortugas Ninja: expresiones como “Dar caña” abundan y averguenzan. Apenas tienen personalidad y sus muertes no son merecedoras ni de un par de frases (joder, muere Ironhead y Optimus no dice ni mu, ni siquiera un “Esto es por Ironhead" cuando se ahostia con su asesino).


2-¡SALEN MUY POCO! Cojones, es flipante que en una peli llamada Transformers los humanejos (por mu sersis que sean) salgan más en pantalla haciendo tonterías o promocionando al glorioso ejército de los USA. Solo decir que en la épica batalla final en las ruinas humeantes de Chicago (¿por qué Chicago? Nadie lo sabe cuando se han pasado media cinta en Washintong) los autobots (con la excepción del glorioso Optimus Prime, quien pese a matar mucho no deja de hacer el IDIOTA ENROSCANDOSE EN UN CABLES DURANTE 20 MINUTOS) apenas pintan nada y solo los caballeros de la armadura de kevlar parecen hacer algo que no sea cascar.


3-Aparecen autobots nuevos de debajo de los pedrolos que nadie sabe muy bien de donde salen y porque deberían importarnos. Resalto la existencia de un horror robótico con la jeta de Einsten, que gracias a los dioses muere horríblemente.


Pero por fortuna no todo es malo en cuanto a los robotos, los diseños son geniales (si olvidamos al Einstein) y están muy bien hechos, destacado el nuevo aspecto perroflautico de Megatrón: con la cabeza abierta por una coz recibida en la 2º cinta, el cuerpo de lleno de cadenas cruzadas, una manta por encima y pinchos...solo le falta el perro y la flauta ¡hasta se queda sentado en el suelo mientras a su alrededor ruge una brutal batalla!

No, en serio, mola mucho porque está hecho una mierda. Ah, y ya no es nave rara sino camión cochambroso, puta crisis...

Las pocas escenas que merecen la pena son las que tienen cybertronianos, y ahora Miguel Bahía nos deja ver/entender un poco que pasa cuando hay bofetadas.


¿Y los humanos? La inmensa mayoría da asco: Shia laBeouf tiene un personaje que a ratos es humano (no acepta estar en el paro y ser un poco don nadie cuando ha salvado el mundo dos veces) y luego solo un montón de emociones apretadas con pura neurosis culpa de un guión infame, y cuando hay escenas de acción toda personalidad queda olvidada para convertirse en un heroe.

La nueva cachonda que sustituye a la pedorra y yanotansexy Megan Fox es una pedazo de rubia llamada Rosie Huntington-Whiteley que solo sirve para decorar los planos de Miguel Bahía poniendo morritos y posturitas. Si el personaje de Megan Fox tenía algo de personalidad y un pasado, el de la rubia solo goza de un esbozo, pero le regala su conejo (de peluche) a Shia nada más aparecer. Es que Miguel Bahía tiene un humor tan fino como los chistes de Mistetas.

Si este modelo (maniquí) de Victoria Secrets piensa de verdad que va a tener una carrera como actriz gracias a Transformers (¿lees esto Pilar Rubio?) va flipada, lo unico que va a producir en su carrera salir junto con LaBeouf moviendo el conejito (de peluche) es disparar el número de pajas que va a provocoar.

También salen muchos soldados de las anteriores entregas haciendo de soldados invencibles que dejan a la altura del suelo a sus aliados Autobots, son muy soldados y muy guays, matan muchos robotos malos con la avanzada tecnología de la paz del Tio Sam y sus trajes de ardilla voladora (que Bay se encarga de enseñarnos lo avanzados, molones y flipandis que son durante 6 minutos). No tienen personalidades pero son muy leales a susnosquenosecuantos. Pasemos.

Vale, sale Turturro y si, su personaje es uno de los mejores de la peli, te ries mucho y se nota que el tipo se lo pasa teta interpretando al agente retirado de S-7; además ahora es rico y tiene un guardaspaldas alemán interpretado por Alan Tudyk (Wash en Firefly), el tipo está loco a lo “recuerdos del Vietnam” y tiene gags bastante divertidos.

Tambien sale una Turturra con la que Turturro tuvo algo en el pasado y con la que puede tener turturritos si quieren. Que salgan en la cuarta entrega, por favor.


Los malos...bueno, aquí hay de todo. Megatrón queda apartado cuando aparece Sentinel Prime, un científico loco con aires de nazi y 30 niveles de guerrero y solo al final de la peli eleva el perfil (manipulado por la rubia, tócate los pinrreles, si es que tiran más dos glanduras mamarias que dos unidades de tiro) para, si, lo has adivinado, cascar ante Optimus. Los demás Decepticons son aceptáblemente chulos y hay uno que es un gusano de Dune mezclado con una hidra, ni tan mal.

También sale un malo humano que es malo por ser malo, aún cuando es evidente que el plan de los robotos del Mal es potencialmente perjudicial para su salud el tipo sigue ayudándoles. Y su maldad es muy evidente porque es odioso.


¿Algunas palabras sobre el guión? No, solo hay una sucesión de sitios donde pasan cosas y se dicen idioteces.


Y aunque parezca lo contrario ¡os recomiendo esta...cosa si quereís pasar dos horas y media sin pensar, viendo unos efectos y diseños espectaculares, una chica muuuuy guapa y a un robot perroflautico luchando contra un acojonante Optimus Prime! Es como ver a dos canguros practicar boxeo vestidos de payasos mientras suena Mi carro, absurdo pero entretenido.

Pero si quereís ver una peli de verdad id buscando otra.


1 comentario:

  1. La metáfora canguro-escobaril me mata.
    Una razón más para NO verla pagando...

    ResponderEliminar