sábado, 9 de julio de 2011

Los viajes de Tuf, R.R Martin se va al espacio

Aunque la inmensa mayoría hemos conocido a R.R Martin por su Canción de fuego y hielo hace ya muchos años (en esa época extraña llamada los ochenta) que el señor con barba escribió una serie de historias de ciencia ficción protagonizadas por Haviland Tuf, sus gatos y la enorme nave llamada El Arca, la cual es una portentosa máquina capaz de crear vida a la carta, ecosistemas enteros o ejemplares aislados, un prodigio de una era pasada.
Tuf es sin duda uno de los personajes más carismáticos que podemos encontrar dentro de la ciencia ficción, no se parece en nada a un joven y gallardo héroe de acción que recurre más a la acción que al cerebro para resolver los problemas. No, este singular personaje es un coloso de piel blanca estrictamente vegetariano, amante de la cerveza y del buen comer, devoto amante de los gatos (nadie es perfecto) y que rehuye el contacto físico con sus semejantes no gatunos; paciente, culto, sagaz y muy inteligente sabe hacer frente a sus problemas (en los que se mete sin tener que hacer uso de la fuerza (la mayoría de las veces). A mi me recuerda muchísimo a Sheldon Cooper de The Big Bang Theory. Entrañable y carismático como pocos, Tuf es un protagonista singular para una historia singular.

El universo en el que Martin mueve a Tuf es un futuro cercano donde el peso del contenido especulativo del autor recae sobre el peso de la ecología y la terraformación dentro de nuestra sociedad, de como las pequeñas alteraciones dentro de un ecosistema pueden destruirlo o de los peligros que la superpoblación entraña para la supervivencia de la vida. Pero también es un libro que me ha hecho reflexionar sobre una frase de Arthur C. Clarke " Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia", tras la lectura de los relatos de Tuf servidor cambiaría magia por poder divino...porque al final el protagonista, tan alejado ya antes de poseer El Arca del resto de los humanos, se convierte gracias al poder de la nave en un dios creador, y si quiere, o no tiene cuidado, destructor.
Pero ante todo Los viajes de Tuf son una lectura muy amena, divertida e inteligente, que entretiene tanto como hace pensar (lo cual es una virtud muy extraña en los autores de hoy en día), con grandes personajes, criaturas pintorescas y creíbles, mundos exóticos y mucha diversión. Parte de las ideas de mi ambientación para Cacería de Bichos (Gea Salvaje) han sido sacadas de las vivencias del bueno de Tuf en las entrañas del Arca: el descontrol de las maquinas terraformadoras, la ambición humana por poseerlas para sostener su crecimiento, los riesgos de la dependencia tecnológica. Ah, y la primera historia, La estrella de la plaga, viene siendo una particular visión del clásico bichejo (en este caso bichejos) se comen a los humanos entrometidos.
Una lectura que recomiendo a todo el mundo que quiera leer un libro inteligente de ciencia ficción.

2 comentarios:

  1. Hey! Este libro tiene buena pin... Un momento! No te gustan los gatos???
    http://1.bp.blogspot.com/-wmuScjqt6o0/TgOf57jMEwI/AAAAAAAAAQ4/8d4y_iVv0jU/s320/infinito-desprecio.jpg

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de los mejores libros de ciencia ficcion que he leido en mi vida. El universo creado por Martin está lleno de vida y cosas curiosas. Otra novela de Martin situada en el mismo universo es La Muerte de la Luz, aunque no llega al nivel de los viajes de Tuf. Discrepo en que sea un futuro cercano, yo lo veo muy lejano, es más, hubo un imperio humano que cayó tras una enorme guerra, y solo despues de varios siglos se están volviendo a conectar ciertas zonas del universo. Lo dicho, un universo muy logrado y que da mucho en que pensar.

    ResponderEliminar