sábado, 2 de julio de 2011

Leyendo rol donde sea

Ayer fui al dentista a que me sacaran la última de mis muelas del juicio, un monstruito que me estaba haciendo la vida imposible, y como soy un chico precavido llevaba en mi mochila mi manual de Rogue Trader por si las moscas, que siempre se pasa más tiempo deseado en la sala de espera. Para mi sorpresa me hicieron pasar enseguida a la sala de intervenciones (o lo que sea que haya en los dentistas) donde me pusieron el babero e instalaron en la silla.
Pasé 23 minutos ahí tirado, olvidado ¿Me aburrí?
¡La cosa más gozosa para leer que he visto en mi vida!

Nada, que para algo soy un aguerrido rolero, saqué el manualito de la mochila y leí durante toda mi espera, en total tranquilidad. No hay nada como disfrutar con las descripciones de la Extensión Koronus mientras suena muy bajito jazz, se oye el ruido de algún tétrico aparato perforando/limando/taladrando la dentadura de alguien, y rodeado de dientes y calaveras, nada mejor para entrar en el ambiente del oscuro Milenio Siniestro. Hasta había cables por doquier.
Lo cierto es que tengo que hacerme con una silla de dentista para leer, que cosa más cómoda ¡la bandejita del instrumental podría servir para dejar el móvil o un refresco/ cerveza/ agua! Encima tiene una luz regulable que se puede colocar como se quiera.
¡Ya sé que quiero por mi cumple!

3 comentarios:

  1. Jajajjaja, qué buena idea, la silla de mi dentista tiene una minifuente que podría rellenarse con refresco...

    ResponderEliminar
  2. Oye, si quieres pregunto precios y demás, que mi hermana trabaja en una consulta. Igual hasta es asequible XD

    ResponderEliminar
  3. Aunque sencilla la idea, una gran entrada, me he permitido emularla "en casa" espero que no te importe :)

    http://mitosisrol.blogspot.com/2011/07/leyendo-rol-donde-sea.html

    ResponderEliminar