martes, 28 de junio de 2011

La Unión Libre Humana, un coloso en el vacío

Hace dos mil años diez sistemas de la Pequeña Nube de Magallanes se unieron para protegerse de las agresiones que sufrían por parte de un belicoso imperio espacial llamado sencillamente el Orden, un poderoso estado totalitario que buscaba homogenizar todos los mundos de su orbita de poder aplastando sus culturas para imponer la suya propia. Durante casi 60 años los distintos Regidores habían impulsado una conquista brutal mediante la superioridad espacial que le proporcionaba sus enormes destructores y el uso de una infantería pesada leal y muy bien equipada.

Reunidos en el planeta Prosperidad los representantes de aquellos diez mundos tan distintos sentaron las bases para lo que sería la potente Unión Libre Humana del futuro. Aunque compartían pocas cosas en común pronto aprendieron que para sobrevivir debían trabajar en armonía y aprovechar las ventajas que les aportaba su diversidad: las avanzadas factorías de Ibtrup I produjeron avanzados graviparacaidas que supieron aprovechar los temerarios comandos de Basajaun, los mineros de Mirada del Titán proporcionaron minerales que administraban los meticulosos burocratas de Prosperidad, en el vacio vertieron su sangre juntos tripulantes de naves espaciales de Taurala y Nef'ka. Como una hidra de multiples cabezas pronto pasaron de defenderse al ataque.

El monolítico Orden pronto empezó a sufrir graves derrotas al enfrentarse con un enemigo que en realidad era muchos pero que actuaban al unísono, incapaz de reaccionar con efectividad ante la disparidad de problemas que le planteaban y de administrar sus recursos de la forma adecuada pronto se vió en apuros, la cosa no hizo sino empeorar cuando muchos de los mundos que estaban bajo su poder se empezaron a rebelar y a unirse con el enemigo. Aunque los aliados llevaban la delantera en la guerra veían sus recursos estirarse al límite y recibieron a aquellos mundos con los brazos abiertos, nuevas tropas y naves se añadieron a su arsenal, más minerales y tecnologías alimentaron la maquinaria de guerra, una enorme riqueza humana se unió para derribar al Orden. Cinco años después del inicio de la alianza en Prosperidad las naves de los aliados rodeaban Kariot, el planeta central del Orden, del interior de sus panzas metálicas desembarcaron un millón de soldados de más de 50 mundos distintos que tomaron los principales espaciopuertos del planeta y asediaron los nucleos del gobierno imperial. En un mes solo quedaba en manos del Regidor del Orden una megaciudad situada en el corazón del montañoso continente occidental, los discursos y las conversaciones privadas de aquel hombre que se recuperaron después hacen ver que se sentía muy seguro de poder resistir protegido por 200.000 soldados, una poderosa red de defensa y sus mejores generales.

Un comando compuesto por basajaunes, ecliparos y traidores kariot le dieron muerte la misma noche que destruyeron los generadores geotérmicos de la ciudad, luego el poderoso ejercito reunido por los alidos obligó a los altos mandos del Orden a rendirse. En el espaciopuerto situado en la capital imperial los líderes de los distintos mundos firmaron la Constitución de la Unión Libre Humana escrita durante los 3 años anteriores. El germen de la mayor potencia humana jamás vista en el espacio ya había crecido, durante los dos milenios siguientes jamás pararía de hacerlo.



La U.L.H no tiene un gobierno centralizado, cada mundo (planeta, sistema, estación espacial autónoma u flota nómada) se gobierna a si misma y dispone del control de sus colonias (las cuales pueden independizarse con relativa facilidad aunque es algo raro hasta pasado varios siglos), tienen sus propias leyes aunque sus relaciones con otros mundos si están regidas por la Constitución (que busca evitar la preponderancia de un mundo sobre otros aunque eso es muy dificil). Una Asamblea compuesta por representantes de cada mundo se reune diáriamente en una enorme estación espacial llamada Unidad (que cada siglo ha de ser ampliada) para decidir sobre los problemas que afecten a los mundos de la U.L.H como las guerras, las disputas coloniales o de explotación de sistemas de asteroides. Pese al enorme tamaño de U.L.H este sistema funciona bastante bien gracias a una enorme red de comisiones que se encargan de otros asuntos compuestos por representantes de los mundos afectados asistidos por juristas y economistas especializados.

La otra herramienta del poder de la U.L.H son sus enormes flotas espaciales, no solo son un potentísimo recurso militar sino también diplomático, económico y científico, pues están compuestas por naves factoría, naves coloniales, estaciones científicas y cruceros de pax (diplomáticos), no solo por potentes naves de guerra, cazas y transportes de tropas. Grupos de decenas de naves atraviesan el espacio buscando nuevos mundos donde instalar lotes de colonos de todos los mundos del grupo local u otros ya habitados con los que abrir canales diplomáticos.

Eso si, aunque la guerra no es una sus principales funciones las flotas son perfectamente capaces de desatarla con brutal rapidez. La flota que actualmente se dirige a la Tierra está compuesta por 79 naves de gran tamaño, centenares de transportes orbitales y cientos de miles de efectivos humanos de todo tipo, sea lo que sea lo que les espera abajo los líderes de la expedición creen estar preparados.

2 comentarios:

  1. Osea que por lo que cuentas la flota de la ULH avanza hacia la Tierra y los telediarios no dicen nada?

    ResponderEliminar
  2. mmmm estas dandole caña a CDB e?

    yo tambien cejas cejas

    starship troopers + starcraft + CdB...
    23 paginas de cuaderno..

    como diria uno que yo mese

    BUA HA HA HA HA (o algo asi)

    ResponderEliminar