lunes, 13 de junio de 2011

Fin de semana en Castres, fin de semana de lecturas

Buffff, me he pasado el finde visitando a mi familia en Francia, en el vibrante burgo que es Castres (¿no os suena? suerte que tenéis malditos) donde el clima es infernal y el tedio la norma. Vamos, que buenos mal que me he llevado lectura (una novela y 3 manuales) porque sino me hubiese convertido en un vegetal. Aunque he aprendido a jugar al ping-pong...eso me entretuvo durante unas 3 horas antes de verme obligado a sacar la artillería.
La novela estaba francamente bien: "Más allá de las sombras", el cierre de la trilogía del Angel de la Noche que recomiendo a todo el mundo. La primera era una mezcla entre novela negra con la historia de un aprendiz de asesino (perdó, Ejecutor) en un mundo de fantasía oscura donde se mezclan elementos de occidente y oriente con mucha gracia (aprende Anima, aprende) y la épica no estaba muy presente...pero el cierre es todo lo contrario, ya no es muy noir que digamos, la historia aunque es excelente es más convencional, y hay un tono muy acusado de alta fantasía patente desde el segundo tomo pero sin elfos ni chorradas, todo sigue siendo muy oscuro y violento. Un cierre digno para una gran trilogía aunque pierda lustre en comparación para las dos primeras novelas.
¿Y roleramente? Bueno, un poco de todo. Eso si, he hecho espalda como un cabrón.
En un acto de masoquismo frenético decidí meter el dichoso "Anno Domini" que pulula por mis estanterías desde....¿2006? sin que haya terminado por leérmelo, y esta vez tampoco ha sido. No sé, tiene un algo que se me hace insufrible y no son solo los dibujos o que lo vea injugable, o peor: el título. Es empezar con el sistema y pasar a leerme el trasfondo a base de saltos, para luego mandarlo a freír porras y sacar otro manual. Tiene pecado (hawhaw, menudo chiste me acabo de marcar...ejem, si) que un libro sobre demonios que invaden la Tierra en el año 1000 d.C en un apocalipsis que obliga a unos pocos a luchar a la desesperada me tire tantopatrás, pecao del gordo.
El segundo tomo ,que me he leido de cabo a rabo, ha sido el "Rogue Trader" (edición francesa): el juego de rol de corsarios espaciales del lejano futuro con cables y calaveras de warhammer 40k. Es una maldita MARAVILLA que pide una campaña sandbox como la copa de un pino, la tarde del sábado aproveché que tenía pasta para ver si en Castres había algún suplemento del RT y nada, eso si, revistas de tuning mierdero a puntapala (exterminar exterminar). En fin, a ver si me animo a mi mismo y a mis camaradas roleros a montar campaña de RT, soñar...
¿Y el tercero? el tochísimo "Aquelarre" (dos kilos doscientos de pura bestialidad medieval, he sacao un brazaco que ni Nadal hoygan) al que tenía ganas de hincar el diente en profundidad, y enterito ha caído también dedicándole todo el domingo y parte del lunes (5 horas de viaje para retornar a Donosti son muuuuchas horas para leer). Solo puedo decir que es una lectura muy gratificante a la par que divertida, mis primos me miraban como si estuviese loco cada vez que el personaje de sor Recareda aparecía. Ganas de dirigirlo aumentando mucho, cosa que nunca me pasó con la primera edición que compré, la de Ediciones Pandora.
Ah, antes de terminar, he descubierto que mi tío fue rolero de joven y que aún conserva sus manuales de D&D de hace...ni idea, mucho ¿acaso esta en el haber de mi ilustre familia un tesoro rolero? A ver si lo encuentra y me los lega, pues me da que a mis primos el rol no les va nada de nada de nada.
Si, estaba tan aburrido que intenté convertirlos pero no hubo forma. Soy un predicador desastroso.
¡Un abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario