jueves, 19 de mayo de 2011

Cinco años sin mi aitona

Hoy hace 5 años que el cáncer se llevó a mi abuelo, luego iré al cementerio a dejarle unas flores pero quiero hacerle un pequeño homenaje en mi blog que para algo es mío.
Se llamaba Claudio García Zavala, Claudio (Claude) también es el nombre de mi padre. Por esta coincidencia mi 2º nombre es Claudio.
Durante la guerra civil él y su hermana pequeña fueron enviados a Francia a un campamento de niños refugiados, siempre tuvo muy buenos recuerdos de aquellos tiempos porque le trataron muy bien y le enseñaron el idioma a lo largo de los años de la guerra.
Al finalizar el conflicto tuvo que volver y cuando pudo se largó a hacer las américas. Fue camarero, camionero, torero en México aunque no duró mucho (le daba más pena que miedo el pobre bicho), vaquero y aprendiz de joyero en Argentina. Aprendió ese último oficio y volvió a España. Entonces conoció a mi abuela con la que tuvo 10 años de noviazgo antes de casarse, en ese tiempo montó un taller donde trabajó hasta los 80 años.
Tuvo dos hijas a las que crió con cariño, y sus nietos tuvieron el privilegio de conocerle.
Yo le debo mucho, pasé muchísimas horas con él y siempre se esforzó por entenderme, cuando cumplí los 14 años me regaló la primera edición del juego de rol del Capitán Alatriste y a los 15 el Mutant Chronicles pese a las quejas de mi madre.
"Déjale, si es lo que le gusta" decía.
Pero es lo de menos, lo importante es que tuve 17 años para conocerle, que me enseñó mucho y dejó en mi carácter parte del suyo (a los dos nos encanta contar batallitas). Heredé su buen comer (fue socio fundador de una sociedad gastronómica), un sentido del humor bastante tonto y la falta de genuino mal genio (que en mi familia abunda por parte de las mujeres), además del pelo, la piel blanca y los ojos. Su gusto por el mar, los libros, las pelis del oeste y los dibujos animados (muñecos animados los llamaba él). Y muchas más cosas de las que no soy consciente pero que forman parte esencial de mi.
Me animó con mis estudios cuando quería dejarlo todo tirado, a escribir y a entender que la vida no es mala, solo dura a menudo. Me impresionó mucho que alguien que se moría me dijese aquello.
Puto cancer.
Cinco años es tiempo, pero no te voy a olvidar nunca aitona. Ni en 5 ni en 100. Nunca.
Un abrazo.

7 comentarios:

  1. Un abrazote. Yo también he perdido un familiar a causa de cancer hace pocos años y estoy en proceso de perder a otro.

    Es un palo difícil de olvidar, te entiendo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Alberto, y lo siento mucho, tienes todo mi animo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo, trabajo y optimismo.

    Un saludo desde el Círculo ;-)

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu entrada, muy emotiva y me ha hecho recordar a mi padre, que murió a dos meses de que naciera mi hijo mayor, que cumple años dos meses despues de su muerte y ya tiene 6 añitos. El cáncer es muy puto.

    Un abrazo, compañero y no olvides nunca, porque recordarlos los mantiene junto a nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Animo, aunque esta fecha sea Dura.

    ¿Por cierto, ¿De donde eres?

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos.
    @Wulwaif: soy de Donostia-San Sebastián.

    ResponderEliminar