domingo, 22 de mayo de 2011

Cacería de Bichos: Gea Salvaje (introducción)



Antes de irme a votar os dejo aquí lo que he ido escribiendo para mi campaña de CdB: Gea Salvaje. De momento solo es una pequeña introducción donde hablo del pasado del Grupo Local y de como han ido formándose, a ver que os parece.
Aclaro una cosita: el espacio blanco no está basado en el espacio oscuro del maestro Zonk sino en un relato corto que escribí con 14 años para la clase de Lengua y que he recuperado hace unos meses.
--------------------------

Año 10.000.

La humanidad es la ama y señora de todo el Grupo Local, y su única habitante. No hay razas alienígenas inteligentes, no hay restos de su pasado salpicando los mundos que los seres humanos visitan y habitan, no flotan en el espacio pecios con tecnologías imposibles. Solo estamos nosotros.


Hace más de 7 milenios nuestros ancestros descubrieron el modo de viajar más allá del Sistema Solar mediante el espacio blanco (básicamente, una dimensión “vacía” donde por alguna razón es posible viajar más rápido que la luz) iniciando la expansión de nuestra especie. Poco después, unos cuantos siglos, otros dos hitos marcaron nuestra historia.

El primero fue la creación de la Red Eter (cuyo “servidor” central estaba en la Tierra y repetidores en todo lugar donde habitasen los humanos) que permitía mandar de forma casi instantánea información a cualquier punto del universo (en teoría); de este modo la raza humana , los distintos gobiernos y la enorme economía espacial que habían ido surgiendo no se irían desintegrando debido a las enormes distancias del cosmos. Permitía actualizar constantemente la información relativa a la circulación de las naves espaciales y hacer segura la navegación, sin la Red Eter los viajeros se exponían a sufrir mortales accidentes debido a cuerpos espaciales, concentraciones de naves y un largo etc de peligros. La otra ventaja de la Red Eter es que daba pié a viajes automatizados, mucho más seguros que aquellos realizados por pilotos humanos y que pronto se hicieron la norma.

Los casi milagrosos ReCons fueron el segundo hito. Creadas por un genio total nacido en la Tierra llamado Chang Duato Melki estas máquinas con forma de enormes torres permitieron la terraformación de decenas de miles de mundos en apenas unos años, terraformaciones muy rápidas y especializada. Por ello se creó la expresión “mundos a la carta”.

Lo realmente impresionane de los ReCons era que no solo creaban las condiciones apropiadas para que la vida prosperase sino que la creaban: vegetación, animales, microorganismos. Todo. Mundos que eran eriales se convertían en vergeles llenos de ruido, olores y movimiento...haciendo que procesos que habían necesitado cientos de millones de años se completasen en apenas unos lustros. O cambiar, puesto que los ReCons también eran capaces de “reescribir”complétamente los mundos para adaptarlos a los gustos u necesidades de los colonos humanos, se exterminaban o mutaban miles de especies para crear otras.

Noventa años después de que el primer ReCons saliese de la Tierra esta se fue al garete llevándose consigo la Red Eter y todo lo que dependía de ella.

¿Que sucedió? La escasa información fiable que llegó a la Red Eter, y que no fué recuperada hasta pasados 3000 años, da a entender que por alguna razón los arsenales (químicos, biológicos y nucleares) de la Tierra explotaron al mismo que toda una remesa de ReCons era activada sin unos protocolos de terraformación claros. El mundo empezó a cambiar en medio del fuego nuclear y la locura, las maquinas milagrosas se volvieron locas en medio de aquel apocalipsis e intentaron terraformar aquel mundo y a todo ser vivo que ahí quedaba.

Millones de terrestres intentaron huir a bordo de naves espaciales pero fueron derribadas por el sistema automatizado de defensa del planeta que aún a día de hoy orbita alrededor de la Tierra, miles de pequeños satélites autosuficientes capaces de derribar un destructor de un solo disparo, al no poseer las últimas claves de salida y entrada del planeta. Solo las naves que minutos antes de las explosiones habían saltado al espacio blanco las tenían, pero con la caida de la Red Eter se perdieron en aquella dimensión. Alrededor de la Tierra permanecen aún los restos de estos desdichados, aquellos que fueron derribados como los que decidieron dejarse morir antes que bajar al infierno de loca mutación que había debajo de ellos.

De tal modo la Tierra se quedó aislada mientras un caos terraformador cambiaba a absolútamente todas las formas de vida, no solo las nativas sino las traídas de cientos de mundos “naturales” encontrados en el vasto universo; el resultado de todo aquello aún es una incognita. Enviar ayuda era imposible, y de todas formas las cosas fuera de nuestro mundo hogar también se pusieron feas; solo los habitantes de Marte (llamados comunmente areanos) pudieron hacer algo: observar con potentes telescopios lo que les sucedía a sus vecinos. Pero por muy potentes que fuesen aquellos artefactos no les permitieron ver con detalle lo que sucedía en la superficie a los habitantes del planeta.

La caida de la Tierra, la perdida de la Red Eter y la destrucción de la única fábrica de ReCons del universo fueron un desastre para el resto de la humanidad. La economía se hundió debido a que era imposible llevar a cabo ninguna actividad comercial entre sistemas lejanos, miles de mundos dejaron de pronto un día de recibir recursos de los que eran dependientes, muchos murieron entonces y han sido olvidados. Las terraformaciones avanzaron a un ritmo más lento, pero los esforzados humanos no se resignaron y comenzaron a intentar replicar el casi arcano funcionamiento de los ReCons; con muchísimo trabajo y sin poder mejorar nunca el resultado original consigueron empezar a producir copias de la maquina de Duato Melki.

Aunque muchos mundos supervivientes fueron incapaces de mantener la avanzada tecnología que en su día disfrutaron y tuvieron que volver a estadios tecnológicos y sociales más primitivos, los hubo que siguieron progresando en este aspecto y evitaron el estancamiento tecnologico. Otros decidieron que aquel modo de vida les había fallado y buscaron alternativas de vida.

Fuese como fuese, la humanidad sobrevivió y logro prosperar.

Los viajes eran más inseguros y precisaban de mayor preparación, ya no era solo cuestión de conectarse a la Red Eter y disfrutar del viaje, pero siguieron existiendo. De hecho, poco a poco, se fueron reestableciendo relaciones entre sistemas “vecinos” gracias a viajes cortos realizados por unos cuantos valientes, ambiciosos u desesperados. Establecían vías de comunicación que facilitaban los viajes aunque eran más lentas y menos fiables que la Red Eter. Pero desde luego era mejor que nada.

Tras 3000 años los avanzados habitantes del planeta León consiguieron resucitar la Red Eter, casi por accidente, saber muy bien como y provocando más de un susto en los habitantes del Grupo Local que empezaron a recibir información del pasado. La Red Eter planchó durante varios días los modestos canales de información que se habían ido abriendo y aunque los prejucios por esta acción fueron grandes los beneficios lo fueron aún más

El espacio volvía estar abierto, con el tiempo los viajes largos volverían a ser posibles; los mundos volvían a poder comunicarse. Y la humanidad volvió a dar pasos hacia una reunificación con la aparición de enormes organizaciones como la Hegemonía del Halo, el Imperio de Casssiopeia, las Ligas del Triangulo, y la mayor de todas: la Unión Libre Humana. Pronto esta última formaría una gigantesca federación de mundos que abarcaría gran parte del Grupo Local gracias a un poderoso cuerpo diplomático, una ideología muy aperturista que abraza la diversidad y una abrumadora potencia militar (cierto es que la U.L.H prefiere la diplomacia a la fuerza pero no se anda con chiquitas si se le fuerza a emplear las armas). La diversidad cultural de la Unión está presente en todos los aspectos como ya veremos en el siguiente capítulo.

3 comentarios:

  1. Tiene gancho. Me gusta la idea de que la tierra sigue existiendo, pero que nadie sabe qué ocurre allí.

    ResponderEliminar
  2. ke tal esta el CdB?
    podrias publicar una critica y demas

    ResponderEliminar
  3. CdB está de narices, haré la reseña en cuando tenga la edición física porque leer en PDF me cansa mucho.
    Es muy adaptable y sirve para cualquier ambientación de cifi que te puedas imaginar, "Gea Salvaje" es una mezcla entre space opera y post-apocaliptico y por lo que leo no voy a tener ningún problema para pasar lo que tengo en mi cabeza rizada al juego. Te lo recomiendo totalmente.

    ResponderEliminar