miércoles, 27 de abril de 2011

Gears of war: breve resumen de la historia de Sera


Como ya he dicho en otras ocasiones uno de mis proyectos roleros que nunca parecen arrancar es adaptar el universo Gears of War para hacer un juego de rol de acción-terror post-apocalíptico; pero creo que con el CdB la cosa podrá al fin empezar a funcionar. De modo que me voy a liar la manta a la cabeza y de vez en cuando subiré información sobre el trasfondo para que lo vayáis conociendo y viendo las oportunidades roleras que veo en él.
Y empezamos por una breve historia de Sera, espero que os guste.

Durante un tiempo Sera vivió en silencio tras una guerra que duró todo un milenio marcando el fin de la Edad del Armaggedon y dando paso a la Edad de Plata. Los seranos dejaron a un lado la violencia, reconstruyeron su mundo alzando ciudades maravillosas, proyectando las ciencias y las artes hasta cumbres jamás soñadas. Hubo guerras y se forjaron imperios…pero nada como lo vivido durante la Edad del Armaggedon se volvió a repetir.

Pero la Edad de Plata dio paso a la Edad del Silencio cuando pese a todos sus avances, pese a resolverse prácticamente todos los grandes conflictos por la vía pacífica, el aumento de las libertades y el descenso del crimen, pese al esplendor de las artes, las ciencias y todos los ámbitos de la cultura, los seranos fueron totalmente incapaces de hacer frente a su demanda energética. El petróleo y el gas estaban prácticamente agotados, la energía nuclear era evidentemente insuficiente…entonces la doctora Helen Cooper descubrió como aprovechar la imulsión, considerada hasta el momento como una mera curiosidad científica, para conseguir energía mediante el proceso de masa ligera. Fue en la Edad del Silencio cuando un socialista radical fundó un partido minoritario que en unas cuantas décadas se convertiría en la CGO.


Este fue el fin de la Edad del Silencio y el arranque de las Guerras del Pendulo, cuando las economías globales se vieron en crisis , debido en primer lugar a la aparición de una nueva y eficiente fuente energía, y luego a la desigual distribución de la imulsión; pronto comenzaron a invadirse para conseguir asegurar el control sobre el recurso más importante del planeta. Durante este largo conflicto que duró 79 años los seranos redescubrieron la guerra y dirigieron sus prodigiosos avances de eras anteriores a la perfección bélica, aprendieron a convivir con la guerra como si siempre hubiese estado ahí.

La devastación arrasó de nuevo el planeta, las maravillas de las épocas pasadas fueron barridas bajo oleadas de sangre, tormentas de plomo y lágrimas; la humanidad de dividió en dos grandes bloques: la CGO (Coalición de Gobiernos Ordenados) dirigida desde Tyrus y la URI (Unión de Repúblicas Independientes). Solo cuando un oficial de Tyrus llamado Adam Fénix se cansó tras leer la horrible penuria soportada por los soldados al mando de Victor Hoffman en la Puerta de Anvil (un asedio de 100 días en el que murió la mayor parte de la ciudad) y decidió diseñar un sistema satelital que obligase a los políticos a dejar de derramar sangre de forma gratuita y fácil, que los intimidase, tuvo las Guerras del Péndulo su punto de inflexión. Casi 20 años después el Martillo del Alba fue puesto en funcionamiento, un arma capaz de desencadenar una destrucción total sin que nadie pudiese detenerle ¿Cómo hacer frente a un haz de energía que surgía del mismo espacio?

La CGO ganó gracias a este artefacto y todo el planeta pasó a estar bajo su dominio, el sueño del mundo-gobierno estaba cada vez más cerca pese a las reticencias de los derrotados, Sera volvió a conocer la paz por primera vez en 8 décadas.

Duró 6 semanas.

Con el Día de la Emergencia y la llegada de la Horda locust la humanidad al completo se vio cara a cara con su extinción, ni siquiera entonces supo unirse y los distintos estados decidieron actuar por su cuenta frente a una fuerza que no podían detener. Tras un año de horror genocida el presidente de la CGO Richard Prescott tomó la decisión de devastar todo el planeta menos la muy defendible zona de Ephyra (capital de Tyrus) dando a los seranos una semana de gracia para cobijarse en dicha zona, fueron Victor Hoffman y Adam Fénix quienes activaron el Martillo de Alba y esterilizaron su propio mundo para evitar que los locust volviesen sus industrias y recursos contra ellos. El 90% de la población superviviente fue barrida de un plumazo pero eso no destruyó a los locust, que se cobijaban bajo tierra(en la Hondonada, una especie de Infraoscuridad de la que resultaron ser nativos), ni dejó a la CGO como única potencia humana sobre Sera puesto que varios millones de humanos sobrevivieron y dieron la espalda a aquellos que intentaron freirlos junto con los monstruos que mutilaban a sus hijos y reducían sus vidas a escombros.

Y la guerra Locust no acabó hasta que 16 años después los humanos destruyesen Jacinto, su último refugio, llenando la Hondonada de agua de mar...pero durante esos 16 años vivieron toda clase de penurias, tomando decisiones duras y penosas, perdiendo terreno hasta perder la mayor parte de los dominios por los que sacrificaron a sus congeneres y recluyéndose en Jacinto.

Solo entonces los humanos pudieron empezar a pensar en recomenzar de nuevo...sin saber que posiblemente habían llevado a la superficie algo mucho peor que la horda Locust.

No hay comentarios:

Publicar un comentario